Según la Declaración de Derechos Humanos, la voluntad del pueblo expresada a través de las elecciones es indispensable para la autoridad del gobierno. En este mismo sentido se pronuncia la Constitución española. Es cierto, que la democracia no se reduce a las elecciones, pero estas son irrenunciables. Aquí en Andalucía acaban de celebrarse elecciones al Parlamento, con el resultado conocido y ya a las pocas horas del escrutinio, Podemos convocaba una manifestación de protesta disconforme con los resultados electorales e inmediatamente se unieron colectivos feministas, LGTBI, IU, SAT, con este mismo propósito. El SAT tiene previsto rodear el Parlamento de Andalucía el día de la investidura y supongo, por lo que tienen manifestado, que no es para vitorear al presidente del Gobierno andaluz, si es que en dicho día, el candidato propuesto por la presidenta del Parlamento, Juan Manuel Moreno, resulta investido. En ningún lugar he leído ni oído (especialmente a Maíllo y Teresa Rodríguez que han personalizado declaraciones invitando a protestar por los resultados) que hubo pucherazo, ni la mínima queja respecto de la limpieza de las elecciones. El principio de la aceptación de los resultados electorales supongo que no depende de que estos resultados coincidan con lo que uno ha votado. No les niego a los convocantes y a los que asistan a las manifestaciones de protesta su derecho a hacerlo, (derecho al pataleo) pero es indudable que deben seguir su propio consejo, si es que gritan ¡fuera fascistas!

El ejercicio del gobierno en Andalucía por PP y C´s y el apoyo parlamentario de Vox, necesitará de una gran dosis de paciencia y de buena fe. Si no se esmeran en conciliar posturas y evitar "postureos" será un gobierno efímero, con la consecuencia de que los tres grupos quedarán inhabilitados en lo sucesivo para el electorado. La tarea es grande y difícil y tendrán que ordenar sus prioridades. Hay 301 o 209 entes instrumentales, según se cuenten los nominales o los vigentes, que suman 27.297 empleados, de los 270.094 totales del sector público. Ni los entes ni menos las personas pueden borrarse de un plumazo. Más fácil sería la renovación del Consejo de la televisión andaluza con 15 consejeros, que se encuentra pendiente hace muchos años y, de paso, mejorar la programación de Canal Sur.

La Secretaria Provincial del PSOE en Cádiz se queja de que el resultado de las elecciones puede poner en peligro los avances sociales. En su primera declaración, se quejaba también de que las "grandes fortunas andaluzas" no pagarían Impuesto de Sucesiones. Alguien, piadoso, ha suprimido esta declaración al día siguiente. Se trata de que no lo pague la esposa e hijos, como ocurre en casi toda España.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios