Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Burgos

Hay quienes confunden las opiniones políticas de Burgos con los méritos indudables que tiene el periodista sevillano

En 1984 un grupo de amigos sacamos la chirigota callejera "Los cortos de manga" gracias a la ayuda de José Mari Jurado y Manolo Rocha. A través del difunto Paco Navarro le pedimos a Antonio Burgos que nos escribiera algo. De ahí salió un cuplé que Paco dictó por teléfono en la época en la que no había ni fax: "Mi prima Marisol, la fecha señalá, puso la tele en marcha pa la apertura de Gibraltar, cuanta solemnidad, iba el gobernador, con la llave en la mano según lo vimos en televisión. No se podía abrir, palante ni patrás, porque se había oxidao de tantos años estar cerrá. Mi prima que lo vio, al novio dijo así: ábreme ya la verja, no se me oxide el gustirrinín". Con el tiempo escribiría para el coro de La Viña algún que otro repertorio que obtendría primeros premios, sería hijo adoptivo de Cádiz, compartiría la autoría con Carlos Cano de "Las habaneras de Cádiz" y otros vínculos que le unen con la ciudad.

Hace 50 años, en plena dictadura, escribió "Andalucía ¿tercer mundo?" donde explicaba las causas del subdesarrollo de Andalucía, un libro que supuso para muchos el despertar de una conciencia andalucista y la comprensión de la situación de postración que vive esta tierra, al nivel de "Noticia de Andalucía" de Alfonso Carlos Comín (si levantara la cabeza y viera a su hijo haciendo el estúpido). Desde aquella época Burgos impartió su magisterio en ABC de Sevilla (decían que era un periódico de derechas hecho por periodistas de izquierda) y luego en Informaciones de Andalucía, el frustrado intento de un rotativo exclusivamente andaluz. En reiteradas ocasiones las organizaciones de periodistas pedimos que le dieran a Burgos la medalla de Andalucía, rechazado primero por el sectarismo de quienes mandaban en la Junta en la época socialista y luego por el propio Burgos. Ahora se resuelve una injusticia tremenda que nos mancillaba a todos. Hay quienes confunden las opiniones políticas de Burgos con los méritos indudables que tiene el periodista sevillano. Se puede estar en desacuerdo con algunos de sus artículos y aún así valorar su papel y su magisterio, la valentía de quien se atrevió en la Dictadura a criticar al régimen , incluida su pertenencia a la Junta Democrática en tiempos en los que la disidencia llevaba a la gente a la cárcel. Me parece una frivolidad de quien no lee a Burgos ni conoce su trayectoria los que critican esta distinción, tanto como la estrechez de miras de quienes no quisieron dársela en su momento. Felicidades, maestro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios