Pablo Durio

pdurio@diariodecadiz.com

El partido Socio-lista

El PSOE de Mara Rodríguez se ha convertido en el compañero de viaje perfecto para Adelante Cádiz

Mara Rodríguez abraza al alcalde José María González tras el Pleno de Investidura. Mara Rodríguez abraza al alcalde José María González tras el Pleno de Investidura.

Mara Rodríguez abraza al alcalde José María González tras el Pleno de Investidura. / Joaquín Hernández Kiki

La noche del 26 de mayo el partido Adelante Cádiz veía allanado el camino de los próximos cuatro años al frente del Ayuntamiento; si bien seguían en minoría (por un concejal), la más que improbable unión entre los partidos de la oposición (PP, PSOE y Cs) vaticinaba un cuatrienio con menos dificultades que las que habían atravesado desde 2015 hasta esa noche de mayo. Pero posiblemente pocos en Adelante Cádiz, y en el resto de las fuerzas, vaticinaran esa noche del 26 de mayo que el camino iba a ser tan fácil. Hasta la fecha, Adelante Cádiz está viendo cómo sin apenas remangarse, sin mayores dificultades aparentes, está sacando adelante todo lo que se propone.

Lejos queda ya aquellas reuniones, negativas y segundas convocatorias del pleno de organización de 2015, cuando el acuerdo entre las fuerzas sobre las asignaciones económicas y otras cuestiones parecía por momentos imposible. Lejos esas reuniones en consejos de administración en las que la oposición se unía y desbancaba a Podemos de la gestión de la entidad. Nada de eso ocurre hoy en día, desde esa noche del 26 de mayo.

La clave para entender la situación actual está en el PSOE y en el giro que a nivel interno ha dado desde el día de las elecciones, donde cosechó un resultado inesperado y más que negativo (empeorando el ya de por sí horrible resultado de 2015). El PSOE ha cambiado el modo de concebir su participación en la política municipal gaditana, entendiendo que el papel que debe desempeñar ahora es el de apoyar al equipo de gobierno en –por ahora– todas las cuestiones.

Conviene señalar que este giro se ha visto favorecido con la salida del grupo municipal del anterior líder, Fran González, mucho más reacio a conceder apoyos en el mandato anterior. La salida de González y la llegada al liderazgo de Mara Rodríguez –que ya en su día sonó como posible candidata a la Alcaldía en 2019– ha supuesto un cambio total en el grupo.

El resultado electoral, por un lado, y el cambio de líder, por otro, basan este giro que está experimentando el PSOE desde mayo a esta fecha. Al contrario que en los cuatro años anteriores, los socialistas ahora aprueban cualquier propuesta que el equipo de gobierno plantee y evita cualquier tipo de crítica.Mara Rodríguez ya lo adelantó durante su intervención en el pleno de investidura, donde renunció a presentarse a la elección y entregó los votos de los cinco concejales socialistas a José María González (con quien se fundió durante la sesión en un cariñoso abrazo). Luego llegó el Pleno de Organización, en el que se dejó entrever que Adelante Cádiz y PSOE habían alcanzado un acuerdo, en el que una de las claves es la liberación de Rodríguez como concejal (única de la oposición con esta condición, por decisión propia de los portavoces de PP y CS, que renunciaron a esa liberación) o el incremento de las asignaciones a los grupos y a los concejales no liberados.

En aquel pleno de organización, el pacto Adelante Cádiz–PSOE alcanzó su evidencia más notable cuando se votaron los miembros del consejo de administración de Eléctrica de Cádiz, que repartieron a partes iguales estos dos partidos, dejando fuera al principal grupo de la oposición (PP). Una maniobra que incluso el PSOE intentó repetir en Zona Franca, aunque en esta ocasión no contó con el apoyo del equipo de gobierno, que favoreció que todos los grupos estuvieran representados.

En la conformación de los distintos consejos de administración de las empresas y organismos municipales se ha evidenciado esas buenas relaciones entre equipo de gobierno y socialistas. Prácticamente en todos los consejos se han creado alianzas entre los dos partidos para asegurar la gestión de Adelante Cádiz, pese a que la oposición sumaba más consejeros. Hasta tal punto llegan esas relaciones, que el PSOE ha asumido la vicepresidencia de alguna de estas empresas (como ha ocurrido en Aguas de Cádiz o en el Consejo Local de la Mujer, por ejemplo).

El apoyo del PSOE ha incluido un pliego del Intituto Municipal de Deporte (para la limpieza de instalaciones) que contaba con informe negativo de Intervención, que indicaba la posible falta de legalidad de algunas cuestiones del pliego y que alertaba sobre la insostenibilidad del IMD si ese contrato saliera adelante.

En todo este tiempo, el PSOE ha rebajado enormemente el tono de sus comunicaciones e intervenciones, mostrándose siempre como un partido colaborador con el gobierno y constructivo, motivos en los que basa su posición actual de apoyo casi incondicional a Adelante Cádiz.

Tal es la relación entre los dos partidos en este inicio de mandato, que en algunas comunicaciones del Ayuntamiento el PSOE ya aparece justo por detrás de Adelante Cádiz, saltándose el orden habitual de representación (en el que el PP está por encima de los socialistas, aunque sea por un solo concejal).

El PSOE se ha convertido, por tanto, en el perfecto compañero de viaje de Adelante Cádiz en este nuevo mandato corporativo. Atrás quedaron los presupuestos bloqueados, las empresas y organismos municipales ‘retirados’ a Podemos y dejados en manos de Ciudadanos, el cruce de acusaciones, las críticas... Lejos están los líderes de ambas formaciones, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, y su imposibilidad de llegar a un acuerdo (en este caso para que el PSOE gobierne el país). El nuevo PSOE está alineado totalmente con el equipo de gobierno. Es, en manos de Mara Rodríguez, el socio ideal.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios