Gumersindo Ruiz

Reducir la recaudación sería irresponsable

Tribuna Económica

05 de abril 2022 - 01:43

No he visto destacado en los medios que la calificación crediticia del Reino de España mejora y se estabiliza en el nivel A, respaldando la política fiscal en estos momentos de extrema dificultad, con necesidades y exigencias que no cesan, ya sean ERTE, avales, gasto sanitario, de defensa, y ahora las subvenciones al consumo energético.

En España el 33,3% de los impuestos lo pagan las rentas del trabajo, 3,7% del capital, y 11% las empresas, el 32% es impuesto al consumo, y 10% impuestos especiales, entre los que se encuentran los hidrocarburos -hay que recordar que el 22% ya se va en subvenciones por tipos reducidos y devoluciones-. El peso de los ingresos sobre el producto es en España el 34,6%, una presión fiscal menor que la de Alemania, 38,8%, Italia, 42,4%, o Francia, 45,4%. Por otra parte, quien pida reducir impuestos debería decir quién quiere que pague menos, y qué gastos e inversiones significativas quiere eliminar -no anecdóticas, sino en cuantía relevante-; reclamar una menor elusión fiscal sería quizás más razonable y justo. Los gobiernos autónomos y locales, que participan a la mitad de todo esto, no van a renunciar a tener buenos presupuestos en sanidad, además de otros, necesarios o superfluos, que proporcionan, siempre y en cualquier circunstancia, votos.

Cuatro ideas sobre el tema. Una, que en las pandemias y guerras unos se arruinan, y otros se enriquecen; no hay como seguir las carteras de los gestores de inversión, y ver empresas con ganancias importantes en inmobiliario y servicios públicos, industriales, TIC, energía y materias primas, y finanzas. Así pues, de la misma manera que quién no tiene beneficios no paga impuestos estatales, no hay motivo para bajarlos a quien sí los obtiene. En segundo lugar, la economía política conservadora siempre ha estado en contra de las subvenciones e intervenir en los precios, pues en los mercados unos países y empresas aprovechan la escasez a costa de otros países y empresas, y al contrario en los años en que las materias primas eran ridículamente baratas. Tercero, los impuestos energéticos tienen el sentido secular de contener el consumo y favorecer la eficiencia, y la subvención debería ser para reducir coste de capital en inversiones y para familias de muy baja renta. Y cuarto, aunque cada gobierno hace lo que puede para frenar precios, en tiempo de guerra es ingenuo esperar que funcionen los mercados, lo que podría ser la búsqueda de un precio de equilibrio se convierte en la más codiciosa de las especulaciones, y la única manera de bajar a corto plazo los precios es crear expectativas bajistas reduciendo sustancialmente el consumo.

Sería ridículo defender los antipáticos impuestos, pero nunca olvidaré 2013, cuando un buen amigo y ministro responsable, subió fuertemente la imposición a rentas en contra de su pensamiento liberal conservador. Estaba tan compungido que casi tuve que consolarlo, aunque ese año soporté la mayor presión fiscal de mi vida, y es que en los impuestos y en tantas cosas significativas, como diría John Wayne en una expresión no particularmente muy profunda: "Una mujer -o un hombre- tiene que hacer lo que una mujer -o un hombre- tiene que hacer".

También te puede interesar

stats