Larga cambiada

Carlos Benjumeda

cbenjumeda@diariodecadiz.com

Pena de olvido

EL Pleno de este miércoles decidió suprimir del callejero portuense los nombres de Daniel Ortega y Manuel Fernández Moro, una propuesta presentada por Vox que fue apoyada por el Partido Popular y Ciudadanos. En su propuesta, Vox reclamaba la creación de un monumento, calle o plaza dedicada a la “reconciliación nacional”. A mi entender, es muy discutible que después de más de 40 años de democracia haga falta construir un monumento de estas características, y menos aún en El Puerto, donde han pasado por la Alcaldía líderes y concejales de todos los colores políticos.

Por fortuna, tampoco existe entre la ciudadanía un ambiente de enfrentamiento, conflicto alarmante ni nada que se le parezca. La formulación de la propuesta parece por lo tanto extemporánea en la situación de un país integrado en Europa y con unos valores de convivencia asentados en un Estado de Derecho.

Menos histriónica, la segunda parte de la moción contemplaba la eliminación de dos calles rotuladas recientemente por iniciativa del Foro por la Memoria Histórica: una dedicada al médico comunista Daniel Ortega, Hijo Adoptivo de la Ciudad y diputado durante la Segunda República, y otra a Manuel Fernández Moro, que fue alcalde de El Puerto en dicha etapa histórica.

Ambos eran republicanos y sufrieron la represión durante y tras la guerra civil. Fernández Moro fue asesinado en los primeros días del golpe militar. Había sido elegido democráticamente como primer edil y a día de hoy su cuerpo sigue sin aparecer. Daniel Ortega ejerció de médico durante años en El Puerto y compaginaba su actividad política con la asistencia a personas sin recursos.

Desempeñó un papel relevante en la guerra civil, participando en la fundación del Quinto Regimiento, al que el poeta portuense Rafael Alberti dedicó algunos poemas. Fue condenado a la pena de muerte por la dictadura tras un juicio sumario en Cádiz, después de la guerra. Aunque durante años formó parte de los “olvidados” por motivos ideológicos, a principios de los 80 el Ayuntamiento recuperó su memoria y rotuló una calle con su nombre en la barriada de Santa Clara, que desapareció con la construcción de los nuevos bloques junto a la ermita.

La moción presentada por Vox y apoyada con una leve modificación por PP y Cs conllevará la desaparición de estos nombres del callejero portuense, imponiendo a sus titulares la pena de olvido.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios