El mazazo me llegó con el crepúsculo matutino. En el día de ayer, al alba. Al otro lado del teléfono, Manolo Morillo: "Enrique, nuestro amigo Juan nos ha dejado -para siempre- esta madrugada".

Una sacudida inesperada ante el fallecimiento de un amigo de los de verdad, Juan Gallego. De esos que te cuesta definir porque no abundan, de esos con los que te atrevías a hablar como contigo mismo. Honesto y honrado a carta cabal. Meticuloso y exquisito en el fondo y en las maneras. Buena persona.

Presumo de haber conocido a Juan a través de nuestros hijos. Desde la guardería de Las Margaritas fueron compañeros de estudios y travesuras. Ellos fueron nuestro nexo de unión, la razón de nuestra solida amistad, que perdurará en nuestras almas.

¡Cuántos acontecimientos infantiles Juan! De todos -neófitos-, salimos airosos, o al menos eso creíamos. ¡Y qué me dices de aquellas tertulias interminables tras esos encuentros periódicos con Manolo, José Antonio y Fernando! Es lo que me quedo Juan, tras este vacío. Te has ido callado, sin hacer ruido, como acostumbrabas en tu devenir. Esa era tu manera de ser y así te hemos querido.

La tolerancia y la justicia de la que hacías gala era de las que ya, por desgracia, no se lleva. Si los ciudadanos practicasen entre si la amistad, no tendrían necesidad de la justicia, llegó a decir un filósofo griego.

Desde que te conozco pensé que Cicerón tenía razón cuando declamaba: "la honradez es siempre digna de elogio, aún cuando no reporte utilidad, ni recompensa ni provecho". Siempre la llevaste a gala y la defendiste a capa y espada. Era tu razón y tu motivo para continuar, pese a las adversidades en los últimos meses, junto a Milagros, Juan Antonio y Álvaro.

Tan solo una cosa Juan, cuando bajo el manto de La Soledad recorras el Viernes Santo las calles de El Puerto, acuérdate de los que nos quedamos aquí; en cuanto puedas, dale a mi padre el abrazo que hace poco nos dimos en tu casa. Y sobre todo, descansa en paz, amigo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios