Preestreno en Cádiz de la película de Fernando Colomo "A que te cuento cómo acaba"

  • Dos salas de los multicines El Centro acogieron, dentro del ciclo de la Fundación Unicaja, la presentación de la cinta rodada en Cádiz

  • El director, los actores protagonistas y los participantes gaditanos acuden al estreno 

“A que te cuento cómo acaba”

Fue, el de Antes de la quema, un preestreno sencillo, sin los oropeles ni el boato que suelen acompañar otras producciones cinematográficas, pero con el calor y el desenfado que otorgan la cercanía de sus protagonistas, de los carnavaleros gaditanos que han participado en el proyecto y, por supuesto, de la tierra en que se rodó y en la que, sin disfrazarse esta vez de otra ciudad, aparece en la cinta con buena parte de su encanto y de su manera de ser a cuestas. Y es que Cádiz vivió en la noche del lunes el preestreno comercial, tras su éxito en el último Festival de Málaga, de la nueva película de Fernando Colomo. Fue en los multicines El Centro, con la proyección simultánea en dos salas abarrotadas y en una cita incluida dentro del programa Encuentro con Directores que desde hace unos meses organiza la Fundación Unicaja.

En los cines de la calle Barrié se reunió buena parte del elenco y del equipo de producción de la película para este debut gaditano que se vivió casi como si de una preliminar del Falla se tratara. Acudieron, entre otros, el director Colomo, los actores protagonistas Salva Reina y Manuela Velasco, los productores con Beatriz de la Gándara a la cabeza, Fernando Furones (autor de la banda sonora) y el Ketama Antonio Carmona, que ha regalado una hermosa canción a la película y a la ciudad. También estuvieron el grueso de los personajes secundarios de la trama, como Bruto Pomeroy, Vera Luque y su chirigota, Selu, Javi Aguilera, la chirigótica Teresa Quintero, además de algunos de los extras que aparecen en la cinta. Casi todos coincidieron en la sala ocho de los multicines donde a modo de chufla, antes de empezar la proyección, se escuchó un amenazante “A qué te cuento cómo acaba”. Un spoiler a la gaditana que, evidentemente, trajo más risas que preocupación.

Antes del inicio hubo una informal ceremonia de presentación, a pie de pantalla, donde Fernando Colomo calificó de “emocionante” el rodaje en Cádiz: “Hemos encontrado una colaboración fantástica, un ambiente extraordinario. Creo que mis siguientes películas las voy a rodar aquí”, bromeó. Salva Reina, que dedicó la proyección a Juan Carlos Aragón, destacó cómo la chirigota de Vera Luque le había acogido “como uno más”, mientras que Manuela Velasco tuvo palabras para la “preciosa canción” (y lo es) de Antonio Carmona.

También se refirió a esta canción y a la banda sonora la productora Beatriz de la Gándara, que ya estuvo presente en la primera rueda de prensa que se ofreció en Cádiz al comienzo del rodaje, y que apeló a la necesidad de ver la película completa para comprobar que no se ha querido plasmar un Cádiz de tópicos, como se ha criticado en los últimos días tras el visionado del trailer. La productora pidió especial atención para la última letra que la chirigota de Vera Luque canta en la película, e insistió en la idea que su equipo ha mantenido desde el principio del proyecto: “Esta película es un canto de amor a Cádiz”.

Y Selu tiró una vez más de humor para desvelar una exclusiva: “Yo estaba trabajando en Hollywood cuando me llamaron para rodar en esta ciudad que no conocía y que me ha encantado. Pienso comprarme una casa aquí”.

Los protagonistas volvieron a salir a escena al final de la película para un pequeño coloquio con el público asistente y en el que contaron algunas de las anécdotas vividas en el rodaje y la trastienda de algunas de las escenas. Colomo explicó cómo se había ido cambiando parte del guión a medida que iban avanzando en el trabajo: “Ha sido una película que ha ido creciendo con la colaboración de todos”. Salió a relucir la imponente seriedad del actor Manuel Manquiña (espléndido en su papel del Gallego en la película); las moscas del furgón blindado que conduce el Selu; el magnífico jamón que, como contó Vera Luque, comen en una escena que hubo que repetir tantas veces que acabó pareciendo casi de plástico más que un manjar; los ensayos en la peña La Estrella y la carnavalesca sobremesa en Candelaria; la caballa en la plaza Pinto después de algún rodaje…

La proyección arrancó risas y carcajadas en un entorno, eso sí, absolutamente familiarizado con el telón de fondo, el Carnaval, en el que se desarrolla una acción ágil y divertida que se va tornando en drama, sin perder su esencia de comedia, a medida que avanza el metraje, y el público salió satisfecho y con la sensación de que, efectivamente, hay que ver la película completa, sin quedarse en el trailer, para comprender en profundidad algunas de las expresiones. Después, como es lógico, la película puede gustar más o menos, los chistes pueden hacer gracia o no y los llamados tópicos pueden entenderse como adaptados a la trama o desligados de ella... Como cualquier tipo de humor, como el humor que Cádiz fabrica cada febrero sin dejar títere sin cabeza. Pero como avisaba la productora en la presentación, en este caso hasta la última cuarteta todo es cine.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios