34 Feria del Libro de Cádiz Los libreros que sí están en la feria

  • Establecimientos y editoriales presentes en el Baluarte aseguran que el nivel de ventas ha mejorado

Una imagen de las casamatas del Baluarte de la Candelaria durante la 34 Feria del Libro de Cádiz. Una imagen de las casamatas del Baluarte de la Candelaria durante la 34 Feria del Libro de Cádiz.

Una imagen de las casamatas del Baluarte de la Candelaria durante la 34 Feria del Libro de Cádiz. / Jesús Marín

Aunque hay algunas librerías de la ciudad que no han querido en la 34 edición de la Feria del Libro, las casamatas del Baluarte de la Candelaria siguen a pleno rendimiento durante la fiesta de las letras con los stand de varios establecimientos y sellos editoriales que continúan apostando fuerte por este encuentro.

Así, estos profesionales destacan “la importancia” de estar presentes en un evento de estas características en cuanto a la captación de nuevos públicos para sus establecimientos, además de asegurar que este año el nivel de ventas “ha mejorado bastante”.

Así lo confirma Noelia Castañeira, de la Librería Paraíso, que lleva “cinco años” participando en la feria y que habla de un balance “muy positivo” donde se ha vendido muy bien “la novela negra” y “todavía a falta del gran fin de semana que suele ser éste último”. Para la librera, además, estar en la feria supone “que no sólo el público te conozca más, también los autores y el resto de compañeros libreros”.

En el mismo sentido se expresa Ana Belén Mota, de la chiclanera Bibliopola y que tiene la experiencia de haber acudido antes a la feria con Paraíso. Mota no sólo explica que las ventas van a buen ritmo sino que asevera que “para mí es el mejor año de ventas de todos los que he estado en la feria”. Para la librera, que este año está despachando “mucho infantil y muchos libros de los autores de la programación de la feria y de nuestras firmas”, detalla, también es “esencial” la posibilidad que ofrece la feria de “estar en contacto con los lectores y con otros libreros”. “De hecho –opina– creo que se crea algo muy bonito porque clientes míos de Chiclana vienen a la Feria a buscarme y yo, por mi parte, también me llevo nueva clientela al estar aquí, incluso, hablando con los compañeros libreros también gano pues noticias sobre autores y libros que no conocía y que los incluyo en mi librería después”.

La Ratonera, de la propia Carmen y Manolo Moreno, también está teniendo “un buen nivel de ventas” y de feedback con los lectores. Al igual que Tierra Media que está funcionando “muy bien” y donde el cliente va a buscar este año “todo lo relacionado con Thanos y Los Vengadores”. “El cine está tirando mucho, se nota, y nos alegramos de que la cultura alimente a la cultura”, explica tras el mostrador Nono Romero que opina que, “sin duda, merece la pena el esfuerzo de estar en la feria, al menos para nosotros, que nos gusta colaborar con todas las iniciativas culturales: aquí, en la biblioteca provincial, en las ferias de otros pueblos...”, enumera el dependiente del establecimiento especializado.

También especializada, pero en la relación de política y cultura, es la oferta de Atrapasueños, “un nicho reducido pero que está funcionando bastante bien este año, por encima de las expectativas que teníamos”, defiende Leo Recio que tampoco duda que “merece la pena” estar en el Baluarte “para darnos a conocer aun más y para apoyar el fomento de la cultura”.

Dos motivos que también mueven a Israel Alonso, de Cerbero Editorial, sello gaditano especializado en ciencia ficción, fantasía y terror, al que, además, también le salen las cuentas de esta feria. “Hasta en el día más flojito he ganado”, asevera el editor que valora “la frescura” que este año tienen las casamatas donde “como debe ser en una feria del libro, encuentras mucha variedad, propuestas muy diferentes en cada stand”. Además, Alonso relata que “este año nos está pasando algo muy bonito, que es que están viniendo muchos grupitos de chavales jóvenes a interesarse por nuestro catálogo” y pone en valor esta iniciativa “como un lugar donde se puede hacer visible todos los actores del proceso de un libro: autores, librerías pero también editoriales y, ojalá, algún día también vengan distribuidores”.

Para Laura Jiménez, de la librería virtual La Casa del Replicante, y para la coruñesa Silvia Barbeito, con Editoriales Independientes, es el primer año la feria gaditana. Y parece que no será el último, en vistas “del resultado positivo” de las ventas y “de la posibilidad del trato directo con el público”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios