Entrevista con la coordinadora de la 34 Feria del Libro de Cádiz Carmen Moreno: "La Feria del Libro de Cádiz se hace para la ciudadanía, no para el bienestar de nadie"

  • A un par de días de concluir la 34 edición de la fiesta de las letras, la directora del evento realiza un primer balance de una feria a la que han faltado algunas librerías de la ciudad

La coordinadora de la 34 Feria del Libro de Cádiz, Carmen Moreno. La coordinadora de la 34 Feria del Libro de Cádiz, Carmen Moreno.

La coordinadora de la 34 Feria del Libro de Cádiz, Carmen Moreno. / Jesús Marín

–Un primer balance, ¿cómo está resultando esta Feria del Libro?

–Un poco agotadora pero porque yo creo que también las elecciones han influido mucho en que todos apuremos los plazos lo más posible, desde las entidades que colaboran hasta las propias editoriales. Y por eso los flyers han salido más tarde, por ejemplo. Una feria en campaña no se lo recomiendo a nadie. Y, por otro lado, para mí la feria siempre resulta muy gratificante porque te encuentras con el gremio de los libreros, con los lectores, y conoces gente dentro de las instituciones que quieren hacer cosas.

–El año pasado se mejoró en visitas con respecto a la edición anterior, ¿cómo va la afluencia este año?

–Creo que va igual o mejor que el año pasado, las presentaciones se han llenado la mayoría, pero sí es cierto que el año pasado había mucha aglomeración de pronto, en el patio había momentos donde se juntaba muchísima gente, y este año ha sido un goteo incesante pero nunca se ha visto el patio rebosante. En ese sentido, ha cambiado un poco el perfil del visitante.

–Hábleme de ese perfil, ¿cómo es el visitante de la feria?

–Pues hay mucha gente que viene a la feria, y está muy bien, a pasear; y este año creo que la gente ha venido a comprar. También creo que ha servido un poco que este año hay mayor diversidad, en el sentido de que hay más editoriales independientes, hay cosas más raras que la gente normalmente no encuentra en librerías. Yo hablo con los libreros todos los días, porque a mí me preocupa que la gente ponga aquí su stand para perder dinero, y me han estado diciendo que van mejor las ventas que el año pasado. Así que aunque no es que podamos decir “vaya exitazo la feria”, creo que ha habido un goteo de gente que ha estado comprando. Además de un cambio de perfil en el sentido de la edad. Este año está viniendo mucha gente jovencísima a muchas de las presentaciones que hemos hecho. Y ese es un perfil muy nuevo con el que estamos muy contentos.

"Pienso que hay que acordarse y dar las gracias a quien está, a quien hace el esfuerzo de estar"

–¿A qué se debe esa captación?

–Mira, yo pienso que una feria del libro, además de que tiene que ser una fiesta donde impere el buen rollo, la camaradería y las risas, también tiene que servir para que gente que dice no me gusta leer venga aquí y encuentre su libro por primera vez. Por eso la feria debe ser un gran muestrario. En ese sentido, pienso que aunque tengamos a gente que ya leía, a los que no queremos perder y que son básicos para nosotros porque también nos ayudan a encontrar lectores nuevos, también hay que traer cosas diferentes para ese público nuevo, joven. Los grandes, autores y editoriales, ya están ahí, y hay que traerlos, y en eso habría que replantearse hacer un mayor esfuerzo económico, pero también hay que fijarse en qué autores y editoriales están consumiendo la gente joven. Y lo que está claro que los autores que han venido a esta feria son gente de primer nivel aun siendo muy joven, gente que lo está petando en España y que agotan ediciones en un mes, Haizea M. Zubieta, Alejandro Martínez, Clara Peñalver, Cristina Morales... Gente muy joven que está arrasando y que atrae a gente muy joven. Creo que era necesario hacer ya ese cambio generacional aunque sé que cuesta mucho.

–Hay librerías que no están en la feria, ¿qué ha pasado?

–No te voy a mentir pero también quiero desmitificar una cosa, realmente las que faltan son dos librerías, con mucha entidad, eso sí. Plastilina, por ejemplo, ha venido un año de 34, no podemos decir que se haya ido, es que nunca ha estado. El caso de Quorum y Las Libreras pues pienso que cada uno en su casa sabe lo que hay, para mí es absolutamente respetable que no hayan querido venir por las razones que ellos tengan. ¿Sería deseable que estuvieran? Por supuesto, porque son un engranaje básico. ¿Se les echa de menos? Pues, aunque te digo que muera lo que muera todo vive, también es importante que ellos estén en la Feria del Libro. Y luego está el caso de Juan Manuel Fernández (Manuel de Falla) que hace tres años que se fue por motivos muy personales y yo creo que a Juan Manuel todos le echamos muchísimo de menos porque siempre ha tenido un grado de implicación brutal y se le puede pedir consejo y siempre tiene una palabra amable. Yo creo que lo que ha sucedido no debería suceder. Creo que hemos perdido de vista que la Feria del Libro de Cádiz se hace para la ciudadanía no se hace para el bienestar de nadie, ni de un Ayuntamiento, ni de una persona, ni siquiera de las librerías. Y creo que también que los desacuerdos se pueden limar y hablar. La mano está tendida, esperemos que vuelvan y, ojalá, los problemas que ellos han argumentado para no venir se solucionen pronto y regresen a su casa, que es ésta.

–¿Da más satisfacciones que disgustos coordinar la feria?

–Este año no sabría qué decirte (ríe)... No, lo que pasa es que amo mucho lo que hago y me vuelco en cuerpo y alma y cuando algo me duele, me duele mucho, y cuando me satisface, me satisface mucho. Yo pienso que hay que acordarse y dar las gracias a quien está, y nunca pararse a pensar en quien no está, y no es por nada, no es por hacerles de menos, sino por agradecimiento a quien hace el esfuerzo de estar. La gente que está en la Feria del Libro es gente que hace piña, gente que cuando cierran sus stand se quedan a tomarse una cerveza juntos, en el barra que ha puesto La Casapuerta que, por cierto, ha sido otro gran impulso a la feria desde el año pasado. Y todos ellos, todos los que están, hacen un esfuerzo tan tremendo... Te puedo asegurar que han puesto el corazón y el alma en esto, y que han debatido, han comentado y han promovido ideas y han intentado ayudar. Merecen el mayor de los respetos y apoyos. El nuestro, desde luego, lo tienen. Así que da muchas satisfacciones. Este año ha sido un poco más duro porque se nota la ausencia de dos mastodontes del libro en Cádiz pero todos seguimos adelante.

–Un deseo para el año que viene, si seguimos aquí en la feria

–Que rememos todos en el mismo sentido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios