Jerez Indemnizan a la familia de un anciano que murió asfixiado con un cinturón en un asilo

  • El hombre, de 81 años, falleció en 2016 al ahogarse con el sistema de sujeción que lo ataba a su cama

  • El centro Suite La Marquesa y la familia han llegado a un acuerdo extrajudicial por el que la viuda y las tres hijas serán indemnizadas con 90.000 euros

Fachada exterior del centro geriátrico Suite La Marquesa, en Jerez. Fachada exterior del centro geriátrico Suite La Marquesa, en Jerez.

Fachada exterior del centro geriátrico Suite La Marquesa, en Jerez. / Pascual

Un anciano de 81 años y usuario del centro geriátrico Suite La Marquesa, en Jerez, falleció en julio de 2016 asfixiado con el propio cinturón de sujeción mecánica que lo ataba a la cama.

Hoy, casi tres años después, la familia y los responsables del asilo han llegado a un acuerdo extrajudicial por el que la aseguradora de Geriátricos Urbanos, S.L ha admitido que hubo mala praxis y ha indemnizado a la viuda y a las tres hijas del fallecido en la cantidad de 90.000 euros por el fatal desenlace. En esta causa, la familia ha sido representada por el abogado José Luis Ortiz.

El caso se remonta al verano de 2016, cuando F.M.F., de 81 años de edad, estaba ingresado en el centro residencial Suite La Marquesa de Jerez. Debido a las convulsiones que sufría, tenía prescrita la contención mecánica mediante cinturón de sujeción durante el horario nocturno.

La mañana del 9 de julio de 2016, el perno de sujeción de la barandilla de la cama de F.M.F. se rompió, por lo que dicha pieza fue enviada a mantenimiento, tal y como recoge el libro de incidencias del geriátrico de ese día. Por lo tanto, explica el abogado de la familia, no se sustituyó la barandilla por otra nueva ni se cambió la cama, sino que se volvió a enviar la misma cama con el mismo defecto

A más abundamiento, señala el letrado, se dio la circunstancia de que durante esa noche del 9 de julio, a pesar de que el usuario estaba inmovilizado al tener pautada la contención mecánica, no fue visitado por el personal de guardia.

Así las cosas, mientras el paciente dormía, se giró y sufrió una caída de la cama al no disponer de una correcta barandilla lateral de sujeción. El anciano quedó suspendido de la cama a la altura del cuello y del pecho mediante el cinturón de sujeción, lo que le provocó una asfixia mecánica. "La muerte fue lenta y agónica", subraya el abogado de la familia. "Nadie del personal de servicio del geriátrico fue a socorrerlo".

La muerte por asfixia no fue inmediata, insiste Ortiz. "Lo demuestran las diversas heridas que presentaba el hombre en las piernas y en la espalda, lo que se hace constar por la policía científica en el informe del levantamiento de cadáver".

La familia del fallecido demandó a Suite La Marquesa pero el geriátrico prefirió no pleitear, reconoció la mala praxis así como la infracción del protocolo de contención mecánica, en tanto que la cama del residente no estaba en buenas condiciones de uso para salvaguardar la integridad física de la persona sometida a dicha sujeción. En concreto, la cama tenia doblado el perno de la barrera lateral de fijación y, por tanto, no retenía al anciano si éste se deslizaba por un lado de la cama, que es lo que finalmente ocurrió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios