Noelia Vera | Candidata de Unidas Podemos al Congreso por Cádiz "Falta de coherencia es la que ha demostrado el PSOE"

  • “Lo importante es centrarnos en el mayor drama de la provincia de Cádiz, la situación de emergencia laboral”

  • "Si el PSOE tiene voluntad de hacer lo que ha prometido millones de veces con planes de empleo, ahí nos vamos a encontrar”

  • "No se le puede dar lecciones a UP de cuidar a los cuerpos de seguridad, sobre todo en Cádiz, con un guardia civil de candidato”

Noelia Vera en el paseo Duque de Nájera, junto a la gaditana playa de La Caleta. Noelia Vera en el paseo Duque de Nájera, junto a la gaditana playa de La Caleta.

Noelia Vera en el paseo Duque de Nájera, junto a la gaditana playa de La Caleta. / Julio González

Si los políticos no dialogan lo suficiente en Madrid, a ver si lo hacen en Cádiz. Este es el objetivo de esta sección, denominada Cinco en raya, en la que, hasta el viernes día 8, cada cabeza de lista al Congreso por Cádiz de los partidos con representación parlamentaria afrontará tres preguntas de cada uno de sus adversarios. La tercera en someterse a este cuestionario es Noelia Vera. La portuense afronta, con tantos procesos electorales, su cuarta vez como cabeza de lista en Cádiz en unas elecciones generales. La candidata de Unidas Podemos se enfrenta expectante al cuestionario de resto de candidatos por la provncia y termina sin que ninguna de las preguntas de sus compañeros y rivales en el Congreso le haya causado especial sorpresa.

Las preguntas de Fernando Grande-Marlaska (PSOE)

-Sin querer hacer propaganda de nuestro eslogan, ¿por qué Ahora sí cree el líder de su partido, Pablo Iglesias, que será posible un Gobierno progresista si lo han negado hasta en cuatro ocasiones? (dicho en una última entrevista en Jerez)

—Nosotros no hemos negado nada. De hecho llevamos cinco o seis meses intentando formar un gobierno progresista entendiendo que sin un resultado mayoritario, sin una mayoría absoluta del Partido Socialista, el Partido Socialista tendría que haberse trabajado llegar a acuerdos con el resto de formaciones políticas. Y nosotros entendíamos que por cuestiones programáticas con quien más se podía acordar era con nosotros. Eso, desde la campaña del 28 de abril, se lo dijimos a Pedro Sánchez por activa y por pasiva y de hecho le preguntamos en varias ocasiones en público y en privado que con quién quería pactar. Nunca Pedro Sánchez lo dejó claro. Nos llamaba socio preferente a la vez que le pedía la abstención y la colaboración a Ciudadanos y al Partido Popular y siempre estuvieron en una posición bastante ambigua. Sin embargo nosotros siempre nos mantuvimos en las mismas, creíamos que lo mejor para España y lo mejor para el 11 de noviembre siempre va a ser tener un gobierno progresista fuerte. No solo va a valer con el PSOE, va a necesitar más fuerza para poder sacar medidas programáticas. Y le sigo recordando que eso es lo que votó la gente, y le recordaría al PSOE y a Marlaska esa militancia suya gritando en Ferraz que con Rivera no y que sí se puede.

-A primeros de año Navantia-San Fernando arrancaba con el simbólico corte de plancha el contrato de las corbetas. ¿Siguen pensando que es un error haber logrado faena valorada en 1.800 millones de euros para cinco años y generado empleo a 6.000 operarios por año?

—Lo que pienso es que es una falta de respeto ignorar las propuestas alternativas que están proponiendo los propios trabajadores para Navantia para la supervivencia de los astilleros de Cádiz. Creo que han ninguneado durante muchísimo tiempo, desde la Junta de Andalucía y desde el Gobierno del Estado, al sector naval, que debería haber sido considerado un sector estratégico. Y hay muchísimas propuestas hechas por los propios trabajadores, ya ni siquiera por un partido político como el nuestro, para que la sostenibilidad de Navantia sea cada vez más estable. Pero lo han ignorado. Un partido político y un Gobierno nunca puede dar a elegir a sus trabajadores entre comer, tener trabajo o contribuir en una guerra. Nunca debería ser esa la alternativa que le dé un Gobierno a unos trabajadores como los gaditanos. Sin embargo lo que debería haber hecho es estudiar las 123 propuestas que le dieron los trabajadores para que Navantia sea una empresa sostenible.

-El máximo referente de su partido en la Bahía de Cádiz, el alcalde de la capital gaditana, criticó la compra del chalet de Pablo Iglesias, quien en una entrevista reciente en este periódico decía que había que intervenir el mercado de la vivienda. También renunciaba, curiosamente, en esa entrevista al uso de la palabra casta, que consideraba ya solo un término pedagógico. ¿No adolece Podemos de falta de coherencia? ¿Hacia dónde ha evolucionado ese partido que presumía de haber surgido de las plazas del 15-M?

—Falta de coherencia es la que ha demostrado el Partido Socialista cuando dice que va a derogar la reforma laboral y luego no deroga la reforma laboral. Incoherencia es cuando el PSOE dice que va a publicar la lista de las personas que se han acogido a la reforma fiscal de Montoro y luego dice que no se puede; una incoherencia es cuando el Partido Socialista firma con Unidas Podemos que se va a intervenir el mercado del alquiler para que sea un derecho accesible para todos los ciudadanos de Cádiz y al final dicen que no se puede porque es una medida intervencionista; falta de coherencia es cuando dice el señor Marlaska propiamente dicho que va a derogar la Ley mordaza y luego dice que no se puede. Esto no es una cuestión de coherencia sí, coherencia no; sino de los hechos y de lo que haces todos los días y lamentablemente el Partido Socialista nos ha acostumbrado prometer ciertas cosas en campaña, incluso a firmarlas con luz y taquígrafos como hizo Pedro Sánchez en la Moncloa delante de toda la prensa de este país y resulta que luego no se puede hacer nada de lo que ha firmado. Eso es una incoherencia y eso es lo que deberíamos plantearnos. Insisto todo eso lo firmó el Partido Socialista y son compromisos hechos por ellos. Yo le preguntaría que por qué no se puede.

Las preguntas de Mª Carmen Martínez (Ciudadanos)

-Si se da la situación tras el 10-N, ¿pactarían con Más País, el partido de Errejón?

—Nosotros pensamos que hay que sacar adelante un gobierno progresista en la proporción de los resultados de las urnas el 10 de noviembre. Eso evidentemente no es una cuestión de Partido Socialista y Unidas Podemos porque evidentemente hay más partidos que entiendo que se acercan más a nuestras propuestas económicas y sociales que disputan también esa posibilidad. Por lo tanto que las urnas digan y a partir de ahí construir un gobierno progresista en función de los resultados que la gente elija.

"Las grandes empresas son bienvenidas, pero entre otras cosas si pagan sus impuestos aquí”

-Acaba de afirmar que pactaría con Más País ¿esto no es lo mismo que ya conocíamos bajo las siglas de Unidas Podemos? ¿Se sumaría UP al acuerdo de Estado con las medidas que plantea Ciudadanos en su programa para acabar con la precariedad?

—A lo primero, eso se lo tendrían que preguntar a Íñigo Errejón, que es el que ha decidido formar un proyecto diferente al de Unidas Podemos, entendiendo que en Unidas Podemos no se sentía cómodo. Yo no puedo hablar por Íñigo. A lo segundo, por supuesto que no. Nosotros no compartimos con Ciudadanos ninguna parte de la hoja de ruta económica que plantea para solucionar los problemas de este país. Con Ciudadanos hemos intentado, y creo que se puede llegar a acuerdos, en materia de regeneración democrática, por ejemplo, como la construcción de una nueva ley electoral, que creo que sería lo justo que en este país sucediera, que una persona tuviese un voto y valiese lo mismo vivas donde vivas. Pero en políticas económicas no. Ciudadanos pactó con el Partido Socialista, en ese pacto de 2016, que el salario mínimo lo iba a subir un 1%. Nosotros lo hemos subido a 900 y lo queremos seguir subiendo hasta 1.200, esa es una diferencia abismal. Ellos consideran que tiene que estar en el Congreso de los Diputados Marcos de Quinto, que es uno de los grandes directivos de Coca Cola, y nosotros pensamos que quien tiene que estar en el Congreso es una de las afectadas por los ERES e injusticias laborales que se han producido dentro de Coca Cola. Por lo tanto tenemos visiones económicas completamente diferentes para este país.

- ¿Es consciente de que la creación de empleo depende en gran medida de la implantación de grandes empresas en nuestra provincia y no de los gobiernos?

—Las grandes empresas son bienvenidas, pero entre otras cosas si pagan sus impuestos aquí.

Las preguntas de María José García-Pelayo (PP)

-En el caso de un Gobierno PSOE-Unidas Podemos, ¿qué actitud mantendrán en relación a proyectos vitales para la provincia en los que mantienen posturas enfrentadas como es el caso del parque tecnológico industrial Lógica?

—A mí me encantaría poder haber cumplido lo que habíamos pactado en los Presupuestos Generales del Estado y era el gran acuerdo programático al que llegamos con el Partido Socialista. Allí firmamos muchas cosas que tendrían una traducción directísima en la provincia de Cádiz y en las familias de Cádiz, como por ejemplo la subida del salario mínimo a 900 euros, que afecta a más de 30.000 gaditanos y gaditanas, eso es una medida estrella. Nosotros proponemos que hay que hacer un nuevo modelo productivo, que hay que hacer un proceso de transición energética para convertir nuestras industrias en el epicentro de la industria sostenible, creemos que eso es una cosa que nos une al PSOE y de tener voluntad política para aplicarla en Cádiz, con los recursos naturales que tenemos, sería maravilloso. Nosotros tenemos muchísimos desacuerdos con el Partido Socialista pero creo que hay otros en los que sí podemos llegar a acuerdos. Por ejemplo, en Interior, lo que propone Marlaska con respecto a Salvamento Marítimo o los centros de internamiento de extranjeros, que para nosotros son cárceles encubiertas que ellos quieren mantener, no. Pero hay otros que sí. En lo de Lógica, bueno, tendríamos que discutirlo, pero insisto que yo creo que lo fundamental ahora es centrarnos en el mayor drama de la provincia de Cádiz y es admitir que estamos en una situación de emergencia laboral. Partiendo de esa base y si realmente el PSOE tiene voluntad de hacer lo que ha prometido doscientas mil millones de veces con planes de empleo para la provincia, si tiene la voluntad política de hacerlo desde luego ahí nos vamos a encontrar.

Noelia Vera durante la entrevista con Diario de Cádiz. Noelia Vera durante la entrevista con Diario de Cádiz.

Noelia Vera durante la entrevista con Diario de Cádiz. / Julio González

-¿Piensa imponer el veto a los contratos militares en los astilleros de Navantia de acuerdo al posicionamiento contrario a éstos que defienden públicamente?

—Yo le diría a la señora Pelayo que no se vuelva a levantar de una mesa de trabajo con los trabajadores y trabajadoras de esta provincia que están proponiendo alternativas de empleo tanto para astilleros como para el resto de la Bahía de Cádiz, como por ejemplo el proyecto sostenible para Las Aletas, que serían más verdes y darían trabajo a muchísima gente en Cádiz. Creo que lo primero que tiene que hacer es no levantarse de las mesas de trabajo y no darle a la espalda a los trabajadores. Segundo creo que es una irresponsabilidad, y le respondo lo mismo que al PSOE, dando por hecho que se parece mucho su posición en este punto, que no se debería dar elegir a la gente de Cádiz en colaborar en una guerra o poder trabajar y poder vivir, porque eso me parece bastante cruel y bastante inhumano.

-¿Cómo valora los graves altercados ocurridos en Cataluña en los últimos días? ¿Piensa su grupo apoyar la declaración institucional que se está presentando en los ayuntamientos de la provincia y en la Diputación para apoyar a los cuerpos de seguridad?

—Yo sinceramente creo que de cuidar a los cuerpos de seguridad del Estado al que no se le puede dar lecciones es a Unidas Podemos. Y sobre todo en la provincia de Cádiz, porque para eso tenemos a un guardia civil de candidato. Creo que cuidar a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado es primero garantizar sus condiciones laborales, no dejarlos en la cuneta a los 45 años cuando todavía son muy válidos para proteger a los ciudadanos y creo que habría que utilizarles para proteger a los ciudadanos y no echárselos encima para dar porrazos cuando no eres capaz de gestionar una situación política como deberías hacer siendo diputado y siendo representante público. Creo que ahí es donde está la principal diferencia, y en concreto Cataluña, pues lo tengo clarísimo. Primero que una diputada por Cádiz o candidata a diputada por Cádiz me pregunte por Cataluña aquí me parece llamativo, y segundo que lo haga sabiendo que somos fuerzas políticas diferentes y que no vamos a alimentar el odio. Nosotros lo que decimos es que ya basta de conflicto, de tirarse los trastos a la cabeza y la Constitución a la cabeza. Y más vale que nos sentemos y empecemos a hablar como personas racionales que deberíamos ser.

Las preguntas de Agustín Rosety (VOX)

Para ustedes España es un estado plurinacional, un “país de países”, en palabras de su líder. ¿Cuántas naciones exactamente forman España? ¿Tienen todos esos supuestos pequeños países derecho a hacer un referéndum de independencia o solo lo apoyan en el caso de Cataluña?

—Le diría que se leyese la Constitución, que se va a dar cuenta que es la propia Constitución que se supone que defiende la que dice que España es un país de países y que es plurinacional y que tenemos múltiples nacionalidades que hay que respetar. Y a lo segundo le diría lo mismo, que se lea la Constitución y que a partir de ahí piensen en qué propondrían ellos.

"Le diría (a Rosety) que se lea los tratados internacionales antes de hacer comentarios de otra época”

Ustedes han permitido terminar con la injusta situación que sufren nuestros soldados y marineros que no han ganado la condición de permanente y se ven obligados a abandonar las Fuerzas Armadas a los 45 años. Sin embargo, en el pacto de investidura que ofrecieron al PSOE el pasado julio ustedes no incluyeron ni una medida para mejorar la situación de los veteranos. Habiendo faltado una vez a su palabra en este asunto, ¿qué motivos tienen nuestros veteranos para creerles a ustedes esta vez?

—Creo que una vez más quien me pregunta peca de ignorancia. Entre otras cosas porque esa fue la única enmienda que conseguimos apoyar, incluso en los presupuestos generales de Montoro del PP, a través de una enmienda que metimos Unidas Podemos y que al final suscitó el consenso de todas las partes. Y era precisamente dotar de recursos a las fuerzas de seguridad del Estado para equiparar sus condiciones laborales. Entonces le diría (a Rosety) que se lea un poco el diario de sesiones para que vea que eso no había que pactarlo porque ya estaba aprobado.

Una de las medidas de su programa electoral es “cerrar los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE)”. Según ustedes, ningún modelo de privación de libertad de las personas es adecuado para la recepción y acogida de inmigrantes. ¿Cerrarán ustedes los CIEs existentes en la provincia y detendrán la apertura del CIE que está previsto abrir en Algeciras para antes de 2022? Sin la existencia de este tipo de centros, ¿cómo pretenden ustedes gestionar la avalancha migratoria que sufre el Campo de Gibraltar?

—Para empezar no es ninguna avalancha, eso es racista, es xenófobo; eso es estar viviendo en una España de hace 30 o 40 años. Y segundo, por supuesto que cerraríamos los centros de internamiento para extranjeros y que no queremos que se construya ninguno más. Entre otras cosas porque lo dice el Tribunal de Derechos Humanos, que está diciendo claramente que estamos violando los derechos humanos dentro de esos sitios que son cárceles encubiertas. No lo digo yo, lo dice la ONU. Entonces, le diría otra vez más que se lea los tratados internacionales antes de hacer comentarios de otra época. Y nosotros lo que haríamos lo tenemos clarísimo: lo que dicen las organizaciones de derechos humanos y las organizaciones que llevan tanto tiempo en Algeciras, en Tarifa y en nuestras costas haciendo recepción de inmigrantes. Primero tener un protocolo de acogida. Tenemos que acoger, no criminalizar, y tener en cuenta que la situación de cada uno que cruza una frontera es diferente, que se hace una identificación seria de la situación en la que se encuentra. Y en otro orden de cosas cumplir con una orden y un compromiso que ha firmado España, con una orden de la Unión Europea, que es atender a los refugiados que vienen de zonas de conflicto. A mí me encantaría que ningún dirigente de Vox un día tuviese que huir de una guerra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios