Provincia de Cádiz

Gobierno, industria y sindicatos aprueban un plan de choque para la aeronáutica

  • El objetivo es mantener las capacidades productivas y el empleo en el tejido industrial español

Concentración de la plantilla de Airbus Puerto Real el pasado mes de julio. Concentración de la plantilla de Airbus Puerto Real el pasado mes de julio.

Concentración de la plantilla de Airbus Puerto Real el pasado mes de julio. / Julio González

Representantes de los ministerios de Industria, Trabajo y Defensa, la SEPI, CCOO, UGT y la Asociación Española de Tecnologías de Defensa, Seguridad, Aeronáutica y Espacio (Tedae) han acordado este jueves dar luz verde a un Plan de Choque para el sector aeronáutico nacional con el fin de mantener las capacidades productivas y el empleo en este sector estratégico para el tejido industrial español.

Este anuncio llega el mismo día en el que el consejero delegado de Airbus, Guillaume Faury, tiene previsto reunirse con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, un encuentro que se desarrolla desde las doce de la mañana en el Palacio de la Moncloa. Por su parte, Felipe VI le recibirá en audiencia en la tarde de este jueves en el Palacio de la Zarzuela. 

Para el subdelegado del Gobierno en Cádiz, José Pacheco, se trata de "una buena noticia para la provincia de Cádiz". "Beneficia a un sector clave para el empleo y el desarrollo de nuestra tierra, siendo muy importante tanto para la industria tractora como para las auxiliares que se han visto especialmente afectadas por la crisis sanitaria, ha señalado Pacheco, que ha apuntado que "dentro del plan, hay que destacar que uno de sus ejes fundamentales es el compromiso con el empleo, teniéndose en cuenta la responsabilidad de las empresas beneficiarias en el mantenimiento de los puestos de trabajo, así como la apuesta por la formación y la I+D+i, que son claves para el futuro del sector.

En concreto, el plan define seis ejes de actuación: modernización de las plantas de producción, un fondo de apoyo a la cadena de suministro, un marco presupuestario estable, inversiones en I+D+i, apoyo a la formación profesional, y un compromiso por el empleo.

Dicho plan es el resultado de un "intenso" trabajo de colaboración entre el Gobierno, la patronal y los sindicatos para proteger a un sector estratégico que se ha visto afectado por la crisis generada por la pandemia.

"La capacidad que posee la industria española en el diseño, fabricación y certificación de aviones completos y el empleo cualificado son dos activos que muy pocos países poseen y que deben ser preservados", ha destacado el Ejecutivo.

De esta forma, las partes implicadas han acordado la puesta en marcha de un plan de modernización de las plantas de producción a través de proyectos tractores, del programa de apoyo a la inversión industrial productiva, préstamos participativos y mecanismos de apoyo financiero de ENISA, y nuevas líneas de apoyo a las pymes.

A ello se suma la creación de un fondo de apoyo a la cadena de suministro para su desarrollo y consolidación desde los Tier-2 a las empresas más pequeñas y un marco presupuestario estable para el sector aeronáutico. Los proyectos tractores podrán tener un presupuesto plurianual y el compromiso de financiación por parte del Ministerio de Industria será también plurianual.

Asimismo, el plan recoge el compromiso por el empleo. Las autoridades públicas responsables de la aplicación de dicho plan tendrán especialmente en cuenta la responsabilidad en materia de empleo de las empresas beneficiarias y su compromiso para impulsar la capacidad de la industria aeronáutica, la calidad el empleo y unas relaciones laborales normalizadas.

Además, las partes apuestan por la inversión en I+D+i, donde intervendrán tanto el Ministerio de Industria como el de Ciencia e Innovación a través del CDTI, que ya está trabajando en el diseño de un nuevo Plan Tecnológico Aeronáutico.

El Ministerio de Industria cuenta con diversos programas de I+D+i ligados a la innovación y a la digitalización de las empresas como las líneas de ayudas a proyectos de I+D+i en el ámbito de la industria conectada 4.0 y a planes de innovación y sostenibilidad en el ámbito de la industria manufacturera.

Según las partes implicadas en el plan, gran parte de la fuerza laboral del sector aeronáutico se ha visto afectada por medidas coyunturales y de restructuración en el ámbito del empleo, por lo que es vital reforzar la formación en habilidades y conocimientos demandados por el sector, con objeto mejorar la empleabilidad de las personas trabajadoras y contar con una fuerza de trabajo preparada frente a los retos futuros en el sector.

En consecuencia, en colaboración con TEDAE, sindicatos y los Ministerios de Trabajo y Economía Social y Educación y Formación Profesional, el plan propone trabajar en la actualización de los currículos formativos en sus distintas modalidades para adáptalos a las demandas de la industria, una vez estas se hayan identificado.

Momento de debilidad

El plan llega en un momento de gran debilidad para el tejido empresarial del sector en la provincia de Cádiz. Airbus anunció recientemente que la compañía aplazará para finales de año el leve incremento que contemplaba a partir de julio en la cadencia de fabricación del A320. Además pospone para más adelante la decisión sobre una posible revisión al alza del ritmo del A350.  Estas dos familias de aviones son clave para la factoría de Puerto Real y la industria auxiliar de la Bahía de Cádiz.

Ante la falta de demanda de aviones por la pandemia de coronavirus, la compañía decidió el año pasado reducir en un tercio el ritmo de fabricación del A320, A330 y A350, programas en los que participa la factoría de Puerto Real y buena parte de la industria auxiliar aeronáutica de la Bahía de Cádiz.

Airbus aplica actualmente un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en la factoría de Puerto Real. Se trata del segundo ERTE en Puerto Real después de la suspensión de contratos aprobada el pasado mes de mayo  y que estuvo en vigor hasta el pasado 30 de septiembre.

En la otra factoría del grupo en la provincia, el CBC de El Puerto, adscrita a la división de Defensa y Espacio, ya se aplica un ERTE desde el pasado 1 de noviembre que estará en vigor hasta el 31 de diciembre de 2021, siendo la única planta del negocio militar en España en la que se ha contemplado la suspensión de contratos.

Precisamente, Airbus ha planteado a los trabajadores de Puerto Real el traslado de medio centenar de montadores a las factorías de Sevilla de la división militar. La medida es voluntaria y se aplicaría hasta final de año, ofreciendo a los interesados una ayuda de 200 euros, las mismas condiciones que se aplicaron hace unos meses en el CBC de Puerto Real, según ha indicado el comité de empresa en un comunicado que suscriben CCOO, UGT y ATP, en el que rechazaba la propuesta al considerar que incumplía el convenio colectivo.

Los comités de las factorías gaditanas ya han expresado su preocupación por la “campaña de presión interna y externa” a favor de una posible venta de sus instalaciones a un tercero, según un comunicado conjunto emitido a finales de octubre, en el que incidieron en que “es evidente que el objetivo que se persigue es intoxicar y generar un clima favorable hacia las posiciones de la Dirección Central.

La alerta surgió a raíz de la publicación de que Airbus baraja aliviar su estructura en España aprovechando una posible de integración de sus tres grandes proveedores de componentes de aeroestructuras en España –Aciturri, Alestis y Aernnova–, a las que traspasaría sus dos factorías de la provincia de Cádiz.

Cabe recordar que el presidente de Airbus Operaciones en España, Manuel Huertas, admitió el pasado mes de julio que la factoría de Puerto Real es la que se encuentra en una situación “más crítica” ya que la crisis del sector ha estallado cuando estaba en plena digestión del fin del programa del A380.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios