Elecciones municipales Cádiz | Los actos de campaña

El voto también se consigue por el gusto

  • Adelante Cádiz y PACMA organizan sendos actos gastronómicos para reunir a militantes y simpatizantes

El candidato de Adelante Cádiz, José María González, se hace un selfi con un simpatizante mientras que prepara un arroz. El candidato de Adelante Cádiz, José María González, se hace un selfi con un simpatizante mientras que prepara un arroz.

El candidato de Adelante Cádiz, José María González, se hace un selfi con un simpatizante mientras que prepara un arroz. / Jesús Marín

Tras un inicio fulgurante de la campaña electoral, el domingo fue un día de relax para coger fuerzas ante una semana que va a ser muy intensa, empezando en el día de hoy con la visita de la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero; el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska; y el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla. Pero antes de que la actividad se vuelva frenética, sobre todo cuando se vaya acercando el día de las elecciones, ayer fue el momento para darse un buen homenaje gastronómico.

En Cádiz ya se sabe que gusta mucho todo lo que sea gratis, por lo que la comida es un enorme reclamo para atraer al público, sobre todo si lo que se busca es conseguir votos para conquistar la Alcaldía.

Ayer coincidieron dos convocatorias políticas para seducir a sus simpatizantes tanto por el olfato como por el gusto. La principal, y la más numerosa, la protagonizó el candidato de Adelante Cádiz, José María González Kichi, con un arroz popular en al antiguo colegio Tartessos.

De esta forma, cerró el hilo argumental que abrió el pasado sábado con su visita al Ecomercado para comprar los productos con los que dar de comer a sus seguidores –aunque podría haber comenzado el viernes en su vuelta por la Plaza, en donde se le pueden haber escapado votos por no llevarse nada para hacer el arroz–. Kichi compra y Kichi cocina. Un hombre que está para todo en esta campaña.

Con un delantal con su caricatura y el lema ‘Yo soy Kichier’, el alcaldable se puso al frente de la cocina para preparar dos arroces. El primero, uno vegano con setas y champiñones ya que no hay que descuidar ninguna de las sensibilidades para que no se escape ningún voto. El segundo, con pollo para no obviar al votante más tradicional.

La comida dio juego para insuflar ánimos a las cerca de 300 personas que asistieron de cara a lo que queda de campaña electoral, que todavía es mucho. La gran mayoría eran simpatizantes, aunque algún amante del gañoteo también hizo acto de presencia para solventar el almuerzo. Además, hubo quien se llevó su propia comida para compartir, por lo que el menú fue completo.

Kichi cogió el micrófono para dirigirse a los suyos con un discurso gastronómico dividido en tres platos –la honestidad para el buen gobierno, la gente y la gestión municipal– y un postre –el freno a la extrema derecha–. Soflamas que entran mejor con el estómago lleno.

Por su parte, el Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (PACMA) también organizó una degustación vegana en el Bar Maritapaz, en la plaza Macías Retes. Los asistentes a este acto pudieron disfrutar de una berza, un plato contundente para un día caluroso.

El candidato del PACMA, Eduardo Rovira, sirve una berza a sus simpatizantes. El candidato del PACMA, Eduardo Rovira, sirve una berza a sus simpatizantes.

El candidato del PACMA, Eduardo Rovira, sirve una berza a sus simpatizantes. / Lourdes de Vicente

De momento, cualquier plato de comida es una justificación para la reunión y la petición del voto. Otra cosa será la digestión de los resultados electorales del 26 de mayo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios