Elecciones municipales en Cádiz | Debate de los candidatos a la Alcaldía Mejor no perder que ganar

  • Los candidatos se muestran muy conservadores en sus posiciones durante el debate de Onda Cádiz

  • Cada uno insiste en los mensajes que vienen defendiendo en esta campaña de cara a su electorado

La mesa de debate con los cuatro candidatos y los dos moderadores. La mesa de debate con los cuatro candidatos y los dos moderadores.

La mesa de debate con los cuatro candidatos y los dos moderadores. / Julio González

Comentarios 7

Si de un partido de fútbol se tratara, las crónicas hablarían de un encuentro muy táctico, donde los esquemas de los entrenadores se cumplieron a la perfección y donde ningún equipo quiso arriesgar con el resultado. El debate de anoche entre los cuatro principales candidatos a la Alcaldía de CádizDomingo Villero, de Ciudadanos; Fran González, del PSOE; José María González, de Adelante Cádiz; y Juancho Ortiz, del PP– emitido en Onda Cádiz Televisión y organizado junto a Diario de Cádiz, sirvió para que cada partido insistiera en el mensaje que quieren enviar a los votantes esta campaña electoral. Ninguno de los presentes se salió –salvo dos pequeñas excepciones– del guión previsto. Y es que el resultado del domingo, encuestas al margen, es tan incierto que nadie quiere arriesgar más de la cuenta posiblemente no para ganar más votos, sino para no perder los que cree tener.

Con la tensión propia de saber que se enfrentaban al gran acto de la campaña, a una última oportunidad de convencer al ciudadano indeciso o retener el voto de su electorado, los candidatos insistieron una y otra vez en sus posicionamientos y mensajes clave de su campaña.

Domingo Villero se presentó en el debate, como viene haciendo en los últimos días –quizás algo tarde– como la solución a la gestión de la ciudad tras las experiencias del bipartidismo durante los últimos cuarenta años y “del populismo” en el último cuatrienio.

Fran González optó por remarcar un triple mensaje positivo: el PSOE propició poner fin al gobierno de Teófila Martínez dando una alternativa, el PSOE ha conseguido desde su papel en la oposición sacar adelante muchos acuerdos positivos para la ciudad, y el PSOE es la posibilidad de gobierno tras la incapacidad mostrada por Podemos y Ganar Cádiz en Común.

El actual alcalde, por su parte, recibió buena parte de los disparos que se cruzaron en la mesa, defendiéndose de ello con la idea de haber gobernado en medio del “boicot y el zancadilleo constante”; además, enfocó sus mensajes especialmente a las zonas y capas sociales más bajas y a los vecinos con más necesidades de la ciudad.

Y Juancho Ortiz repitió el mensaje de la mala gestión del Ayuntamiento en estos cuatro años y de un retroceso en la ciudad después de veinte años de gobierno del PP, insistiendo en varias ocasiones –curiosamente– en los problemas de aparcamiento, que ha sido otro de los caballos de batalla de los populares antes y durante la campaña electoral.

El alcalde aprovecha la presencia del resto de candidatos para ofrecer un pacto por el empleo

En un encuentro de 75 minutos tan táctico, sólo se contabilizaron dos momentos de mayor tensión entre candidatos, tras una pausa publicitaria que trajo algo más de relajación. Curiosamente, en ambas ocasiones los protagonistas fueron los mismos: José María González y Juancho Ortiz; y en ambos casos fue el candidato popular el que interrumpió al alcalde para recriminar o puntualizar lo que en ese momento estaba defendiendo. El primer rifirrafe lo ocasionó la vivienda y la política que el Ayuntamiento llevó hasta 2015 y ha llevado hasta ahora; y el segundo, más duro, lo motivó la política social, cuando González recriminó que se use a los más débiles para intentar ganar unas elecciones. “Como ustedes hicisteis en 2015”, le respondió visiblemente molesto y señalándolo con el dedo Ortiz.

Además de Vivienda y de Política Social, también se habló sobre el modelo de ciudad, el empleo y desarrollo económico, el urbanismo y las infraestructuras. División temática que sirvió para saber cuáles eran los puntos fuertes de cada candidato, algo visible tanto por la forma de defender el punto fuerte como por el tiempo no consumido (de los cuatro minutos por cada uno de los cuatro bloques que tenía cada candidato, divididos en dos intervenciones de dos minutos cada una) en el punto más débil.

Por ejemplo, el candidato del PP remarcó su modelo de ciudad, con continuas críticas a la gestión local de los últimos cuatro años: “Que Cádiz funcione, que los servicios públicos estén a disposición de los ciudadanos, que haya más limpieza, más luz, que se pueda aparcar, parques y jardines cuidados, que el patrimonio cultural no esté cerrado al turismo, que se mantengan las instalaciones deportivas, que se gestionen los servicios públicos, que no se de la espalda a los colectivos, que se escuche a la ciudadanía...”, enumeró Ortiz, que sin embargo dejó escapar tiempo de su intervención cuando abría el bloque dedicado a Políticas Sociales.

O como le ocurrió a Villero, seguro, convincente y enérgico en su defensa del empleo lanzando numerosas propuestas y medidas, mientras que en otros espacios del debate estuvo mucho más genérico sin profundizar en el tema que se tratara. “Haga una propuesta, Villero, aunque sea una”, le llegó a recriminar el alcalde en una ocasión.

Precisamente en materia de Empleo pudo estar el momento más destacado de José María González, que puso sobre la mesa un pacto por el empleo en el que quiere integrar no sólo a los partidos de la Corporación, sino también a la Junta, a Diputación, al Gobierno central, a agentes sociales, sindicatos, colectivos... “Entre todos podemos hablar del futuro naval, del metal, del puerto, del turismo, de las energías renovables, del ecoturismo o de la economía social”, subrayó González.

En esta intervención, bien hilvanada, también sacó pecho por haber reducido el pago a proveedores —“la mejor ayuda que le podemos dar a las pymes”, dijo, frente a las propuestas de PP o Cs para los pequeños empresarios— por la defensa del suelo industrial (que ha provocado la instalación de la fábrica de Torrot donde se llegó a plantear la Ciudad de la Justicia o una clínica sanitaria), y por la municipalización y la reciente firma del convenio de trabajadores.

No faltaron en el debate los ya tradicionales carteles que salen en este tipo de actos (especialmente por parte de Ortiz, que mostró infografías de algunos de esos proyectos), o la alusión a Vox (por parte de José María González, que pidió el voto para “parar a la ultraderecha”). Y hubo quien tiró de orgullo de partido –“vuelvan a apoyar un cambio con las garantías de Pedro Sánchez en Madrid”, pidió Fran González– y quien evitó hablar de siglas –como Juancho Ortiz, que hizo un llamamiento a no hacer caso a las ideologías en estas municipales–.

No parece que tras la despedida por parte de los moderadores –los directores de Onda Cádiz, Inmaculada Macías, y Diario de Cádiz, David Fernández– haya un claro ganador del debate; de hecho, los cuatro salieron satisfechos de las instalaciones de la televisión pública porque cumplieron a la perfección el objetivo marcado por los entrenadores: a estas alturas de ‘temporada’, mejor no perder que ganar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios