Elecciones municipales Cádiz | Debate electoral La otra cara detrás de las cámaras

  • Los candidatos y sus equipos muestran una imagen muy diferente a la que se ve en la televisión tanto en la previa como en los momentos posteriores al debate

Los equipos de los candidatos siguen el transcurso del debate en un plató secundario de Onda Cádiz. Los equipos de los candidatos siguen el transcurso del debate en un plató secundario de Onda Cádiz.

Los equipos de los candidatos siguen el transcurso del debate en un plató secundario de Onda Cádiz. / Julio González

Comentarios 0

Cada debate es una batalla pública para la conquista del voto. Cada duelo dialéctico es una oportunidad para intentar convencer a los gaditanos. Por ello, no se podía escapar ningún detalle en el debate organizado por Onda Cádiz y Diario de Cádiz. Había mucho en juego, lo que se notaba en el ambiente de la trastienda.

Una tensión que se palpa, pero que a la vez se sobrelleva. Aunque existe mucha responsabilidad delante de las cámaras, lo que se vive detrás de ellas nada tiene que ver con lo que el espectador ve en sus casas. Las peleas públicas se transforman en relaciones más humanas y alejadas de la confrontación. Dos papeles que se separan en la esfera privada.

Incluso, el debate da para alimentar un anecdotario que sirve para relajar las tensiones antes de la pelea. Como sucedió entre los candidatos de Adelante Cádiz, José María González Kichi, y el PP, Juancho Ortiz, al llegar a las instalaciones de Onda Cádiz. Kichi se desplazó en un taxi con la publicidad de la candidatura de Juancho. “Vienes en mi coche”, le llegó a soltar el alcaldable popular en un tono distendido. Pero las cargas también se le volvieron en contra a Juancho, ya que llegó a los estudios con dos enormes carteles para enseñarlos en el debate –incluso, mostró hasta un tuit–, por lo que Kichi le dijo que si iba a “decorar el despacho” con ellos.

Uno a uno, los candidatos fueron llegando al plató de la televisión municipal, siendo recibidos por la gerente de Onda Cádiz, Inmaculada Macías; la coordinadora de contenidos de Onda Cádiz, Ana Zambrana, y el director de Diario de Cádiz, David Fernández. El primero en llegar fue el candidato de Ciudadanos, Domingo Villero, que estuvo acompañado por su responsable de prensa, Teresa Curado. “Yo voy a ir por mi vereda”, contaba el alcaldable de la formación naranja en los instantes previos al debate.

Fran González (PSOE) fue el candidato al que más se le veía en la cara la responsabilidad de lo que le suponía este debate. De hecho, nada más llegar a Onda Cádiz se metió en uno de los platós junto a su jefa de prensa, Ana Álex, y el secretario de organización local, José Ramón Ortega, para repasar un mar de apuntes que llevaba consigo.

Ningún detalle podía quedar al azar. Por ello, también había que repasar el plató, como hizo el responsable de prensa del PP, Sebastián Ruiz, antes del inicio. El equipo popular lo completó Ignacio Romaní, mientras que por Adelante Cádiz estuvieron José Vicente Barcia, David Navarro y un militante. “¡El último debate ya!”, exclamaba Barcia ante la sucesión de encuentros que se han dado en las últimas dos semanas.

Con la entrada de Ortiz y Kichi en el plató comenzaron a sucederse los chascarrillos para liberar los nervios. “Esto no parece un debate, parece un tribunal”, espetó el candidato del PP aludiendo a su profesión de abogado. Por su parte, Barcia se insuflaba ánimos con ironía: “Esto lo vamos a ganar”. Ortiz no se quedó atrás al interrogarle sobre si “tú o yo”.

Con el inicio del debate, los equipos se trasladaron al plató contiguo para seguir su desarrollo a través de una televisión. Ante la pantalla se sentaron todos los asistentes menos Sebastián Ruiz, que prefirió contemplarlo apartado del resto para seguir trabajando en las tareas pendientes de la campañas. “Chano, no vale tirar pelotitas de papel”, le dijo la responsable de prensa del PSOE, a lo que le contestó: “Ana, a ver si las vas a tirar tú que estás detrás”.

Este ambiente distendido se transformó en silencio una vez que arrancó el debate, rompiéndose solo con los comentarios al oído y algunas risas contenidas.

En el corte de la publicidad, los asesores regresaron al plató para dar las últimas indicaciones.“Necesito a mi mánager”, bromeó Ortiz, apareciendo rápidamente Ignacio Romaní para darle las últimas consignas. “¿Hay que esperar a meter toda la publicidad?”, preguntó Kichi ante el desconocimiento de lo que es una grabación.

La tensión desapareció con la foto final. Incluso, se acabó produciendo una charla distendida entre Fran González y Kichi fuera de Onda Cádiz cuando minutos antes habían protagonizado varias disputas. ¿Estarían negociando? Todo se sabrá a partir del lunes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios