Carnaval | V Premio Emilio López

Kike Remolino: “El virus no va a empañar el honor tan grande que me supone este galardón”

  • “Si no puede ser este año pues cuando sea lo recogeré. Ya tengo pensadas cositas para el acto"

  • "Para el grupo fue un subidón que nos lo concedieran"

Kike Remolino durante una entrevista celebrada en 2019. Kike Remolino durante una entrevista celebrada en 2019.

Kike Remolino durante una entrevista celebrada en 2019. / Julio González

Kike Remolino siempre ha tenido un especial cariño al Premio Emilio López. Durante sus primeras ediciones, un pasodoble que le dedicó el autor al periodista desaparecido preludió las actuaciones ganadoras. Este año podría, al fin, interpretar esa letra y otras como merecedor del galardón. Sin embargo, la pandemia de coronavirus que impide las celebraciones multitudinarias ha provocado que el acto de entrega se posponga hasta encontrar el momento ideal, sin virus y con la alegría de poder compartir abrazos y acercamiento social. “¿Qué le vamos a hacer? La actualidad manda. Han venido las cosas así”, decía Kike, que rápidamente apuntaba que “no obstante el coronavirus no va a empañar el honor tan grande que he sentido al recibir este premio. Primero por lo que significa como gaditano y carnavalero, y luego por la persona que le da nombre, que para mi significa mucho”.

Al preguntarle cómo se tomó su grupo la elección del jurado indicó que “fue un subidón. Es un premio que para nosotros significa mucho. Juan Carlos Aragón decía que teníamos que conquistar a la gente de fuera desde dentro, desde nuestra forma de hacer las cosas, desde el gaditanismo. Siempre se ha escrito desde Cádiz, y el que quiera entendernos pues que se preocupe en hacerlo. Yo veo que poco a poco estamos volviendo a eso, y me gusta, porque es lo que he vivido. Así que este premio en el grupo fue un subidón, repito. Aparte que se nota que aunque el premio es joven es muy codiciado, porque la gente te felicita, compañeros de peso en la fiesta, que te dicen que este premio hay que tenerlo en cuenta por todo lo que supone. Cuando me llamaron para decírmelo fue una alegría tremenda. Lo reconozco. Se me subió el estómago, como esos momentos en que se coloca el jurado delante del escenario y dice la frase de marras”.

El autor de ‘Los encaidenaos’ incluso estaba dándole vueltas a la actuación en la entrega del premio que cada año se celebra en el Baluarte de los Mártires. “La cabeza mía no para, y me gusta sorprender, así que algo tenía pensado, pero si Dios quiere pues ya lo haremos. Hay que pensar en positivo. Si no este año pues el que viene o cuando sea. El caso es poder recogerlo y disfrutar todos recordando a Emilio junto a su familia”, dijo.

¿Y es optimista de cara al Carnaval 2021? “En ese aspecto no soy muy optimista, la verdad. Estoy a verlas venir. Lo primero es lo primero: la salud. Ayer precisamente estaba viendo un reportaje de un teatro que lo habían preparado quitando butacas para que estuvieran por parejas, demostrando que eran convivientes, y se veía el patio de butacas que parecía que había caído una bomba. Yo me encuentro eso al abrir telón en el Falla y me da algo. Imagino que habrá que esperar acontecimientos, que muevan ficha los dirigentes, que veamos cómo evoluciona la pandemia esta y que la desescalada vaya viento en popa, que no haya rebrotes y entonces podamos pensar en el futuro con más certezas”.

Igual el Carnaval de Cádiz se ve sometido a un paro biológico forzoso. “Pues igual sí. Un reseteo para todos que igual nos viene hasta bien. Lo que pasa que no puedes prohibir a la gente hacer una agrupación. No me como el coco ahora mismo por eso, aunque claro que te vienen ideas y procuras guardarlas”, reconoce.

Pese a esto no ha dejado de componer. “Juego con la guitarra, hago pamplinas, pero nada más, porque luego ve uno las noticias y se le quitan las ganas de todo. Espero poder cantar dentro de algunas semanas y darle vidilla a ‘Los encaidenaos’, porque me da mucha pena ver que ha conectado con el público, más allá del premio que nos hayan dado en el Concurso y que no ha estado mal. Pensé que nos íbamos a hartar de cantar, ya no por el dinerito, aunque nunca viene mal, sino por esa conexión. Da pena no disfrutar con la gente. Teníamos previsto cantar en Barcelona, Madrid, Zaragoza, la parte de Alicante, Murcia… todos los fines de semana cogidos, y es una lástima. Porque era una comparsa muy para gente nuestra que está fuera. Da mucho coraje”.

Su grupo tampoco lo lleva bien. “Es un grupo que todos estamos trabajando por suerte pero nos gusta juntarnos y vernos. Igual no llevar un ritmo tan alto como el que llevábamos en los 90 pero de vez en cuando salir a cantar apetece, sobre todo un año que sabes que has acertado”.

Y eso que pensar en ensayos se hace difícil. “Pues sí. Porque hay dudas. Está todo tan ambiguo que ya no sabes si podemos reunirnos 15 tíos. Hasta que no salga el Pedro Sánchez y diga: ea señores, ya podéis ensayar; o el Simón ese, con la voz que tiene".

Kike tampoco sabe cómo habría llevado Emilio tanto confinamiento. “Uff… Emilio era muy de pasear, no sé yo si le llegan a decir que no podía pisar La Caleta como se lo hubiera tomado. Igual se hubiera escapado por las noches, cualquiera sabe. Era Cádiz puro, salir y hablar, encontrarse a gente camino del Diario. Así lo recuerdo”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios