Cádiz CF | Análisis La sartén por el mango

  • El líder sigue mandando en la Liga con autoridad pese al último revés

Javi Navarro, con el balón ante Iribas en el partido del Cádiz contra el Fuenlabrada. Javi Navarro, con el balón ante Iribas en el partido del Cádiz contra el Fuenlabrada.

Javi Navarro, con el balón ante Iribas en el partido del Cádiz contra el Fuenlabrada.

No hay motivos para la preocupación. Lo que no entraba dentro de lo normal era que el Cádiz CF tuviese una ventaja de diez puntos sobre el tercer clasificado (los dos primeros ascienden a Primera División por la vía directa), reducida ahora a siete tras el desarrollo de la 18ª jornada. El universo cadista se estaba malacostumbrando y la situación actual se ajusta más al guión.

En cualquier caso, siete puntos continúa siendo un margen considerable, oro puro, aunque la Liga es tan larga que puede pasar de todo. Disfrutar una semana más del liderato es lo que toca pese a la decepción de la derrota en Fuenlabrada. Que nadie olvide que el Cádiz CF no se baja del trono. El primero de la clase durante 11 jornadas consecutivas.

Cada equipo aún debe pelear por 72 puntos en los 24 capítulos restantes y además queda toda la segunda vuelta (sin olvidar los tres partidos de la primera), la parte más dura de un torneo que se hace interminable. La hora de la verdad llegará en el último tercio. Mientras, paso a paso más allá de alguna pifia puntual.

El que piense que el Cádiz CF va a dominar la Liga sin despeinarse está abocado a llevarse un disgusto de campeonato porque el equipo amarillo no es tan superior al resto ni los demás son tan inferiores como refleja la tabla. Está más que probado que cualquiera le moja la oreja a cualquiera. En el momento en que haya equipos que se adentren en una racha positiva, la lógica apunta a una reducción de las distancias.

El Almería y el Huesca, con un par de victorias consecutivas, ofrecen indicios que vaticinan una dinámica positiva. El reto del Cádiz CF es tratar de mantener las diferencias, una misión harto compleja porque no puede ganar siempre y además las bajas empiezan a convertirse en un serio problema.

El entrenador, Álvaro Cervera, recurrió en Fuenlabrada a jugadores poco habituales en el once inicial como el canterano Javi Navarro, el defensa Rhyner y el atacante Caye Quintana. Y cuando miró al banquillo tiró de Davi Querol, casi inédito esta temporada, e hizo debutar a Luismi Quezada. Movimientos de circunstancias que al final influyen cuando faltan piezas relevantes.

Las ausencias, algunas de calado como las de Juan Cala, Marcos Mauro y Salvi, a las que se unen secundarios de peso como Iván Alejo y Nano Mesa, se acaban notando.

El Cádiz CF sigue teniendo la sartén por el mango. Son tres los partidos de ventaja sobre los perseguidores más cercanos. Siempre positivo. En Fuenlabrada se unieron una serie de circunstancias adversas: numerosas bajas, una expulsión temprana, un arbitraje de corte casero (ya es conocido cómo se las gasta Ais Reig), un mal partido en general, sin presencia en ataque (ni un tiro a puerta) y un grave error defensivo que acabó costando muy caro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios