Cadiz CF

¿Hay proyecto sin Quique Pina?

  • El club trabaja en la preparación de la próxima temporada en el caso de que Muñoz se viera obligado a retomar la gestión deportiva · El recorte presupuestario, marcado por los administradores, será enorme

Comentarios 13

En la actual situación del Cádiz hay que contemplar todos los escenarios posibles y uno de ellos es que Quique Pina no regrese como dueño ni como gestor de la sociedad. En este punto, Antonio Muñoz Vera se vería obligado a vender la entidad -poco probable- o a retomar la gestión deportiva o, en su caso, delegarla en el actual consejo de administración. Actúe el máximo accionista en solitario o lo haga la gente de su confianza, el proyecto del Cádiz CF 2012-2013 estaría marcado por una austeridad más propia para lograr sin problemas el objetivo de la permanencia en Segunda División B. Lejos de la ambición de la campaña recién acabada.

La incertidumbre sobre el futuro del Cádiz es grande, demasiado grande, pero desde el seno de las entrañas del Ramón de Carranza donde trabaja el equipo humano que forma la entidad se trabaja para dar forma a ese proyecto que estaría marcado por la austeridad. Tomando como referencia la opción más lógica y económica, el actual secretario técnico, José Manuel Barla, debe ser la persona que ya le esté dando vueltas a la nueva idea, con limitaciones por doquier, pero no deja de ser nueva.

Barla parte de la confección de una plantilla casi al completo en la que sólo continúan Aulestia, Dieguito y Moke. Es decir, que hay buscar mucho que sea bueno, bonito y muy barato. Este escenario no deja muchas puertas abiertas en las que entrar para dar forma al proyecto, por lo que el perfil de la futura plantilla sería el de jugadores de la zona con salarios muy bajos. Si hace un año, cuando todavía no se esperaba el desembarco de Quique Pina, se hablaba de unos salarios entre 1.500 y 2.400 euros mensuales, ahora las cifras serían inferiores. Si la estimación es que el fichaje mejor pagado cobraría unos 2.000 euros, resulta difícil pensar en un proyecto con jugadores de peso. La crisis del club manda y el presupuesto sufrirá un brutal recorte marcado por las circunstancias y por los tres administradores concursales, que deben hilar muy fino para mantener la viabilidad de la sociedad.

Con un presupuesto habitual en la categoría de bronce pero desconocido en el Cádiz por los recortes extremos, las miradas apuntan a futbolistas gaditanos que militan en equipos de Segunda B e incluso en conjuntos fuertes de Tercera División. Más que nunca no se puede vender un buen contrato, pero sí la ilusión y el prestigio -cada vez más reducido por las circunstancias- de vestir la elástica amarilla.

Y en todo este proyecto difícil de asimilar, la cantera surgiría desgraciadamente no por convencimiento del club, sino por necesidad al ser jugadores de la casa cuyo coste es bajo y se adecuaría al proyecto. La puerta que lleva años cerrada a cal y canto se abriría porque es el único camino posible si la gestión deportiva depende de nuevo exclusivamente de Muñoz o del actual consejo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios