Cádiz CF

Un once complicado de predecir

  • Las ausencias obligadas por sanción, el regreso de jugadores que permanecían de baja y la incorporación de los fichajes convierten la próxima alineación del Cádiz en una gran incógnita

Espino golpea el balón ante Carmona, con Sergio Sánchez atento a la acción. Espino golpea el balón ante Carmona, con Sergio Sánchez atento a la acción.

Espino golpea el balón ante Carmona, con Sergio Sánchez atento a la acción. / Marcos Piñero

El once inicial que dispondrá Álvaro Cervera sobre el tapete del Carlos Tartiere este domingo se antoja más complicado de predecir que ningún otro a lo largo de la presente temporada. Las bajas obligadas por sanción, el regreso de jugadores que eran bajas y la incorporación de los fichajes del mercado de invierno esta misma semana convierten la alineación del Cádiz en Oviedo en un auténtico rompecabezas.

En efecto, el entrenador tendrá que hacer frente al complicado desplazamiento a tierras asturianas con la ausencia segura de los sancionados Jairo, Marcos Mauro y Rober Correa. El extremo izquierdo cumplirá el próximo fin de semana el primero de los dos encuentros de castigo por su expulsión ante el Mallorca, mientras que el central argentino no podrá  intervenir igualmente por la tarjeta roja que vio contra el cuadro balear y el lateral derecho por la amarilla que le mostraron y que representa la quinta en lo que va de curso.

Pantic también se suma a los entrenos y competirá con Sergio Sánchez y Edu Ramos para cubrir el hueco de Marcos Mauro

La adversidad que siempre supone perder futbolistas en este caso encuentra cierta compensación con la recuperación de efectivos, caso de José Mari, ausente en el anterior choque por acumulación de tarjetas, y Sergio Sánchez, que al fin ya parece haber dejado atrás los problemas físicos que arrastraba desde la visita al Málaga. Del mismo modo, la incorporación de los fichajes de este mes de forma progresiva, con la presencia del lateral zurdo uruguayo Luis Alfonso Espino con el grupo en la Ciudad Deportiva de El Rosal desde el martes, la del venezolano Darwin Machís y el también extremo catalán David Querol desde el miércoles, y la del central serbio Aleksandar Pantic desde este jueves, amplían el abanico de posibilidades del técnico a la hora de confeccionar el mejor equipo posible.

En principio, la lógica indica que la baja de Correa será cubierta casi con absoluta seguridad por el otro lateral derecho de la plantilla, David Carmona. Pero para las otras dos ausencias fijas, Mauro y Jairo, sin embargo, no  hay un sustituto tan claro, sobre todo considerando que la disponibilidad de José Mari implicará casi con absoluta seguridad que el centrocampista roteño vuelva a formar tándem en el doble pivote con Garrido, una circunstancia que deja en el aire no ya la presencia sino la ubicación de Álex Fernández.

Las opciones de Cervera son numerosas. Para empezar, en el costado izquierdo podría inclinarse, como ya hizo cuando no pudo contar con Salvi en la derecha, por colocar a Álex en una demarcación en la que cumple más que de sobra en labores defensivas pero en la que el ataque sí se resiente. La alternativa, en esta ocasión, se llama Machís, que debutaría de esta forma con la elástica amarilla pegado a la banda. El entrenador tendrá que elegir, pues, entre la continuidad con lo que había hasta ahora y dar la alternativa a uno de los refuerzos invernales más destacados.

En cuanto a la vacante para el eje de la zaga, la vuelta al trabajo de Sergio Sánchez dificulta aún más si cabe la decisión de Cervera. En este caso, el máximo responsable del plantel baraja como acompañante de Kecojevic tres futbolistas. A priori, la opción más segura parece la de Edu Ramos, tan válido por su polivalencia como por sus prestaciones cada vez que ha saltado al campo. No obstante, en modo alguno se puede descartar que juegue de inicio Sergio, si bien su falta de ritmo se antoja un hándicap, o Pantic, pese a que ha sido el último fichaje en unirse al grupo.

Sea cual sea la alineación del Cádiz en Oviedo, el objetivo no puede ser otro que salir a reencontrarse con la victoria después de cuatro jornadas sin ganar para empezar a sumar de tres en tres y con ello mantener vivas todas las opciones de ocupar plaza en la zona noble, unos puestos de fase de ascenso a Primera División que se encuentran a tiro de piedra, con el Alcorcón, siguiente rival tras la cita del Tartiere, como referente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios