Cádiz CF Cerrar la portería, de problema a obsesión

  • El equipo amarillo ha recibido gol en 12 de los últimos 13 partidos de Liga

Nieto coge el balón mientras Koke celebra el cuarto gol del Atlético. Nieto coge el balón mientras Koke celebra el cuarto gol del Atlético.

Nieto coge el balón mientras Koke celebra el cuarto gol del Atlético. / Lourdes de Vicente

El Cádiz CF dejó un grata impresión pese a la derrota (2-4) sufrida frente al Atlético de Madrid. El imparable líder de Liga necesitó de la ayuda arbitral para imponerse al modesto conjunto amarillo en el duelo de la 22ª jornada de Liga.

El equipo de Álvaro Cervera no mereció perder. Llegó a poner en apuros al gigante rojiblanco y se mantuvo con opciones hasta el final a pesar del calamitoso arbitraje de Jesús Gil Manzano. Con decisiones acertadas del colegiado, el resultado podría haber sido bien distinto.

Pero los fallos arbitrales y las magníficas prestaciones ofrecidas en el choque contra los colchoneros no esconden la cruda realidad de un equipo al que en los últimos tiempos le cuesta un mundo dar pasos en forma de resultado. La consecuencia es la paulatina bajada de puestos en la clasificación.

Los gaditanos sufren un empacho de goles en contra. Siete recibidos en sólo dos partidos de la segunda vuelta. Demasiados para un conjunto con fama de consistente que basa sus opciones de éxito en el sistema defensivo.

Más allá de que el trencilla de turno pite una cosa u otra, el Cádiz CF tiene un problema. O frena la sangría en su portería (una labor que va mucho más allá de Jeremías Ledesma) o está condenado a pasarlo muy mal en la contienda por la permanencia.

Los amarillos demuestran que no son tan sólidos. Los números así lo reflejan y el entrenador, Álvaro Cervera, no oculta su preocupación por la elevada cantidad de tantos en contra.

Y es que el Cádiz CF es uno de los equipos más goleados del campeonato. Pasa de dejar el arco intacto en cinco de sus ocho primeros encuentros a recibir al menos una diana en doce de los últimos trece partidos. Ha recibido gol en 15 encuentros y sólo en seis logró cerrar el marco.

Los 31 goles en contra (un promedio de casi uno y medio por partido) pesan como una losa que le obligan a marcar más de uno para tener posibilidades de ganar. Un problema para un equipo que no suele sentirse cómodo cuando tiene que llevar la iniciativa en ataque.

Los amarillos no andan lejos de los 34 tantos en contra que sitúan al Real Betis y al Granada como las escuadras más frágiles del torneo de la regularidad. Le sigue el Real Valladolid con 32.

El Celta de Vigo comparte con el Cádiz CF la cifra de 31 y el colista Huesca, con 30, completa la lista de conjuntos que han llegado a la treintena.

Si hay algo que incomoda a Cervera es que la muralla amarilla se desmorone. El técnico decía hace unos días que el Cádiz CF ha perdido fiabilidad en los últimos tiempos. Los números le dan la razón.

Hay equipos que compensan los goles en contra con efectividad en la portería contraria. Al Cádiz CF le cuesta encontrar el equilibrio entre defensa y ataque, un hecho plasmado en las cifras. Es el segundo equipo con el balance goleador más negativo. Presenta una cuenta de -12 (19 a favor y 31 recibidos). Sólo el Huesca, el último de la fila, un peor saldo, en su caso -13.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios