Crónica y resultado del Cádiz CF - Atlético de Madrid El Cádiz CF cae ante el líder con polémica (2-4)

  • El equipo amarillo planta cara pero es frenado por el VAR y la pegada de los rojiblancos

Lozano remata de cabeza por delante de Llorente. Lozano remata de cabeza por delante de Llorente.

Lozano remata de cabeza por delante de Llorente.

La lógica impuso su ley en el estadio Carranza y el Cádiz CF perdió 2-4 frente al todopoderoso Atlético de Madrid que no fue superior en el juego pero sí en la pegada. En esa faceta decisiva se notó la diferencia entre un modesto y un gigante que camina con paso firme hacia el título de Liga.

El Cádiz CF mereció mucho más. Arrinconó a todo un líder y hasta tiró más veces a puerta. Fue valiente hasta el último instante pero los colchoneros no perdonaron cuando llegaron a puerta. Y para colmo, las decisiones sobre las jugadas polémicas cayeron a favor del grande, como suele ser habitual.

Los amarillos se quedaron sin puntos pero dejaron sensaciones esperanzadoras para el futuro. Fue un partido eléctrico, con más goles de lo esperado en un duelo de artilleros entre Negredo y Luis Suárez, con un doblete para cada uno.

El comienzo de los locales fue tan frenético que antes del primer minuto tuvieron una clara ocasión con un disparo de Alberto Perea desde el balcón del área que se escapó a córner después de que a Oblak se le escurriese el balón de las manos.

No fue gol pero sí el aviso de los gaditanos de que estaban dispuestos a plantar cara a la escuadra más en forma de España y quizás de toda Europa.

No tardaron los colchoneros en hacerse con el control del cuero para establecer el guión esperado: acoso de los visitantes y muralla defensiva de los locales, abocados de bascular con rapidez de para frenar las continuas acometidas.

Al filo del cuarto de hora dio señales de vida en ataque el Atlético con un remate de Luis Suárez en boca de gol que taponó Marcos Mauro y el posterior zurdazo de Saúl desde la frontal que mandó el esférico por encima del larguero.

El avance del tiempo asentó a los rojiblancos y situó a los amarillos en la dura realidad, abonados casi en exclusiva a la destrucción, que no era poco, y casi sin opciones arriba salvo en alguna acción a balón parado. En el 24, Lozano cabeceó fuera el balón tras un saque de falta de Salvi.

Y tres minutos después, en el 27, el partido tomó el peor derrotero posible para el Cádiz CF. Libre directo algo lejano desde la frontal del área que Luis Suárez transformó de forma magistral para colocar el cuero dentro de la portería por una esquina a media altura. La clave de esa jugada fue la falta que sufrió Cala y no fue señalada.

Los de Álvaro Cervera estaban haciendo bien su trabajo de contención pero la calidad de Luis Suárez abrió el marcador. Pero para calidad la de Álvaro Negredo, que restableció la igualada en el 34 con un zurdazo marca de la casa.

Antes de que los de casa pudiesen empezar a comerse el coco, el ariete recibió de Salvi, venció en la pugna con Lemar y desde el vértice del área soltó una rosca con la bota izquierda con la que coló la pelota en la portería por el palo contrario en el que se hallaba Oblak.

Un golazo lleno de plasticidad, el quinto de Negredo en la temporada, puso el encuentro en la casilla de salida pero activó de nuevo al conjunto de Diego Simeone.

Una vez más defendían con orden los anfitriones y una vez más se adelantaron los madrileños en una jugada de estrategia. En el 44, saque de esquina en corto, Lemar centró desde un costado y Saúl elevó el balón con la punta de la bota para salvar a Ledesma y entrar en el arco pegado a un poste. Un tanto de bella factura, quizás con la suerte que acompaña al campeón.

El descansó irrumpió con 1-2 después de una acción polémica. En la prolongación, Gil Manzano señaló penalti por mano de Koke dentro del área pero el colegiado, tras revisar la jugada en el monitor a instancias del VAR, rectificó y no pitó pena máxima.

El árbitro pareció explicar a los jugadores que a mano de Koke estaba apoyada en el suelo cuando contactó con el esférico y por eso no era penalti. Era una cuestión interpretable porque si hubiese apreciado que el jugador ocupaba un espacio más grande para interceptar el balón, entonces si hubiese podido decretar el máximo castigo.

Para no perder costumbre, el grande salía beneficiado y el pequeño perjudicado, y no sólo por el penalti birlado al Cádiz CF antes del intermedio sino por la pena máxima a favor del Atlético justo después del inicio el segundo acto.

En el 49, Marcos Mauro llegó tarde a la puja con Lemar dentro del área y hubo contacto que llevó a Gil Manzano a señalar el punto fatídico. Un penalti tonto que si no es pitado tampoco pasaba nada, pero contra un grande no hay margen para la duda.

Luis Suárez no perdonó desde los once metros y con 1-3 al Cádiz CF sólo le quedaba el camino de una proeza para esquivar la derrota. Cervera dio entrada a Garrido por Iza y Fali se ubicó como lateral derecho.

Los amarillos se lanzaron al ataque y generaron un par de ocasiones. En el 55, un taconazo de Negredo acabó el cuero entre los brazos de Oblak. En el 59 el balón tocó en el travesaño tras un centro de Fali.

Sin nada que perder a esas alturas, los locales arriesgaron con una presión arriba que propició espacios en la zona trasera. El Atlético se agazapó en su parcela a la espera del contragolpe. En el 61, Luis Suárez perdonó tras una contra de manual.

No se rindieron en ningún momento los gaditanos, que de nuevo se metieron el partido en el minuto 70. Saponjic, debutante ante el equipo que le ha cedido, estorbó a la defensa dentro del área y el balón lo cazó Negredo para finalizar con un remate mordido pero suficiente para que el cuero entrara manso en la portería.

El 2-3 dio vida a un equipo que siguió lanzado. De nuevo emergió Negredo con un testarazo que llevó el balón a las manos de Oblak. Y en 78 Oblak evitó el empate tras un cabezazo de Saponjic. El empate parecía una posibilidad con visos de realidad.

Mereció el empate el Cádiz CF, que lo buscó con insistencia ante un Atlético algo nervioso, ultradefensivo, que sin embargo aprovechó una indecisión atrás de los de casa para cerrar el partido. En el 87, Koke marcó a placer delante de Ledesma tras servir de Correa. 2-4 definitivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios