Cádiz

El jurado considera culpable a la acusada de dejar morir a su madre

  • Los miembros aprobaron por unanimidad que la procesada cometió un delito de homicidio y otro de malos tratos por falta de atención básica

El jurado decidió ayer por unanimidad que la mujer de 37 años acusada de abandonar a su madre hasta causarle la muerte es culpable de homicidio y de malos tratos, dos delitos por los que el fiscal mantuvo su pena de 15 años de prisión.

Pasadas las ocho de la tarde, la procesada entró en la sala y, sin hacer una sola mueca, sin cambiar un ápice el gesto -como ya hiciera durante las cuatro sesiones del juicio- escuchó impasible el veredicto inculpatorio del jurado.

 

Tras una relativa rápida deliberación, los miembros del jurado determinaron que la acusada no prestó a su madre los cuidados fundamentales higiénicos, sanitarios y alimenticios, manteniendo además una actitud obstaculizadora que impedía la asistencia de  terceros. 

 

Ahora bien, el jurado no vio probado (con un voto a favor y ocho en contra) que la procesada buscase "de manera directa" el fatal desenlace. Lo que sí estimaron fue que la falta de atención a su madre agravó sus patologías e incluso generó otras nuevas; y como "lógica consecuencia" de esta conducta, "aceptó" el estado de deterioro que padeció la víctima. En términos jurídicos, el jurado consideró el dolo eventual frente al dolo directo.

 

Asimismo, los miembros aprobaron (con siete votos a favor y dos en contra) que la muerte de la anciana fue "violenta", "no natural" y "agónica", lo que le provocó "un gran sufrimiento" durante varios días.

 

El jurado dio el visto bueno al agravante de parentesco entre madre e hija, aunque también valoró el tiempo transcurrido entre el fallecimiento de la anciana, en 2010, y la fecha actual en la que se están juzgando los hechos (es decir, la concurrencia de dilaciones indebidas).

 

Una vez leído el veredicto, la fiscal mantuvo su petición de cárcel de 13 años por un delito de homicidio y dos más por otro de malos tratos. La defensa, por su parte, interesó la pena de cinco años por el delito de homicidio y tres meses por el de malos tratos, atendiendo a las dilaciones indebidas antes mencionadas.

 

Este juicio, que se ha prolongado durante cuatro sesiones, arrancó el lunes con la única declaración de la procesada. Esta vecina de Cádiz justificó el estado de abandono en el que se encontraban tanto su madre como la vivienda en la que ambas residían aduciendo que ella era la única que se hacía cargo de la anciana, pues sus dos hermanos se habían desentendido por completo. Explicó también que trabajaba en un supermercado en horario de mañana y tarde, razón por la que -dijo- se vio superada para asistir a su madre, diabética, sordomuda y recientemente operada por gangrenas de asas en el intestino delgado.

 

Los trabajadores sociales que llevaron el caso de esta familia declararon durante la segunda sesión que la procesada "obstaculizó su trabajo": no abría la puerta, no atendía a sus requerimientos y no acudía a las citas programadas, por lo que no tuvieron más remedio que denunciarla.

 

La tercera sesión fue, probablemente, la más dura y, a la vez, más esclarecedora para el jurado. El informe de la autopsia reflejaba como causa fundamental de la muerte de la madre "la omisión de cuidados". Varios indicadores sacaron a luz evidentes signos de abandono en el cadáver: suciedad, delgadez extrema y uñas excesivamente largas y con hongos. 

 

Pero lo que hizo llevarse las manos a la cabeza a más de un miembro del jurado fue el tiempo estimado que la víctima aguantó con el mismo pañal: "entre uno y dos meses". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios