Educación Los días festivos y los lectivos en el puente de diciembre

Sanidad

Enfermeros saturados, la realidad a pie de cama en Cádiz

Enfermeras junto a un paciente en uno de los momentos duros de la pandemia.

Enfermeras junto a un paciente en uno de los momentos duros de la pandemia. / Efe

“El trabajo sale por los equipos. Por la profesionalidad de la gente, pero lo que pasa en Cádiz, en el Puerta del Mar, en mi caso, yo no lo he visto en otros hospitales, y he trabajado en muchos, dentro y fuera de España”. La enfermera se toma medio minuto, respira y enumera. Porque tiene mucho que enumerar. Lo que cuenta –plantas cerradas, relevos por bajas que no llegan y, si lo hacen, tarde, turnos de noche con un número de pacientes insostenible...– es la realidad a pie de cama de las cifras que ayer puso sobre la mesa el Consejo General de Enfermería. Es decir, la traslación corpórea de la ridícula ratio que deja el número de pacientes por enfermero en nuestro país, en nuestra comunidad autónoma, en nuestra provincia, en nuestra ciudad. Faltan más de 3.200 enfermeros en la provincia para alcanzar los estándares europeos de atención sanitaria, alertaba el informe. Y, a juicio de lo que cuentan los profesionales, vaya si faltan...

El trabajo sale, sí, y la calidad asistencial se intenta mantener por todos los medios en el Hospital de Cádiz y los centros de la Bahía pero el milagro de los panes y los peces, a día de hoy, no ha llegado al gremio. “¿26, 28 pacientes para dos enfermeros?”. Es la proporción que arroja el turno de noche en el Puerta del Mar o en el Hospital de Puerto Real, donde a veces hay solo una profesional, y, como cuenta Sandra, enfermera de este centro, “en momento como este verano, por las vacaciones, acaban también requiriéndote y haciendo turnos en otro servicio distinto al tuyo”.

“Las vacaciones y las fechas claves...” Olga, desde el Puerta del Mar, todavía no logra entender “cómo en una población como Cádiz, que hasta aumenta en verano” se permite “año tras año” el “cierre de plantas” en su hospital” o que los centros de salud “cierren por la tarde” cuando “lo que se consigue es saturar las Urgencias”. “No, señor, lo que se necesita es cubrir las bajas de vacaciones no cerrar plantas, con la excusa de que se van a pintar, ni cerrar cirugías, porque desemboca en un aumento de las listas de espera”.

La situación que pinta la profesional (“yo he trabajado en varios hospitales en Madrid en vacaciones y ahí no se cierra una planta”) también se repite con otro tipo de bajas o, como suma Sandra desde Puerto Real, “a veces no se llegan a cubrir las reducciones de jornadas de compañeras con contratos sino que el resto vamos supliendo esos turnos”.

Un baile de turnos, puestos y vacíos que acaba repercutiendo en el paciente (“yo a veces tengo que priorizar porque no doy abasto, y me digo, primero el dolor, después tal cosa, después tal otra” / “hay momentos que si tomas a todos las constantes no llegas a tiempo a la medicación, así que tienes que ir haciéndolo a casos puntuales”, confiesan una y otra) y en la propia organización de los enfermeros (“llega un momento que no hay nadie en el retén de guardia, que no sabes quién va a venir, ni de dónde”/ “sí, hay veces que como tienes que cubrir aquí y allá es un poco descontrol”).

Por todo esto, “obviamente pues la calidad merma”. “En el Puerta del Mar, cubrir las bajas, justito... Si lo normal en una planta es que haya tres enfermeras, aquí trabajamos dos”. Traducción: timbres que suenan durante demasiado tiempo... “Y al final tú tienes que dar la cara con el paciente, ¿sabes?”, se lamenta la enfermera del Puerta del Mar. “En fin, que sigue faltando gente...”, resume la enfermera del Hospital de Puerto Real.

“La falta de enfermeras es brutal”. Así también lo ve, y lo enuncia, Juan Antonio Alconchel desde el sindicato de la profesión, Satse. “Estamos completamente de acuerdo con el informe del Consejo General. Es más, en nuestro último estudio hablábamos de una ratio de 8,5 de media en Europa, 5,4 en España y en la provincia de Cádiz la cifra era aún peor pues no salía 4,77 enfermeras por cada 1.000 habitantes. Es decir, que según nuestro informe, serían necesarias unas 4.500 enfermeras para alcanzar la media europea”.

De hecho, la raquítica ratio nacional de la profesión llevó hace tres años al Satse a impulsar una proposición de ley en el Congreso de los Diputados (Ley de Seguridad del Paciente) que, a pesar “de haberse aprobado por mayoría absoluta”, está bloqueadas desde entonces “por el partido socialista, algo que nos parece incomprensible”.

La conocida como ley de ratios propone es una normativa pionera en Europa que supondría el establecimiento legal de unas ratios enfermeras mínimas por paciente o población, concretamente, la norma plantea pasar de la relación de una enfermera por cada 15-20 pacientes a una por cada 6-8. “Pero ahí está paralizada con lo que no descartamos emprender próximamente un calendario de movilizaciones”, advierte Alconchel.

El representante sindical también pone el acento en “las plantillas envejecidas” de enfermeras y enfermeros en la provincia de Cádiz (“de aquí a cinco años enfrentamos un número de jubilaciones importantes”) y la advertencia de que la ya de por sí mermada relación de profesionales pueden volver a sufrir un nuevo recorte “cuando a 31 de diciembre venzan los contratos de refuerzos covid”, apunta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios