comparativa socioeconómica

El juego de las siete diferencias

  • Algunos alquileres en Cádiz están entre los más altos del país, pero la ciudad no puede equiparar parámetros con Madrid, Barcelona o Donostia

El Paseo Marítimo de la capital gaditana, entre las zonas de alquiler más caro del país. El Paseo Marítimo de la capital gaditana, entre las zonas de alquiler más caro del país.

El Paseo Marítimo de la capital gaditana, entre las zonas de alquiler más caro del país. / Joaquín Hernández Kiki (Cádiz)

Comentarios 4

En el cálculo hecho público hace días por Tecnitasa, Cádiz se asomaba a la lista con complejo de nueva rica. Se incluía dentro de las seis ciudades con alquileres más altos a nivel nacional, junto con Madrid, Barcelona, Donostia, Las Palmas o Marbella. A la cúspide, la aupaban los alquileres que, en el Paseo Marítimo y en la Avenida, se colocan en una media de 18.50 euros por metro cuadrado al mes. Por semejante escuadra sólo se cuelan direcciones del Paseo de Gracia, Puerto Banús, el Boulevard de San Sebastián o la primera línea de playa en Las Palmas.

Juguemos a las siete diferencias. Un juego que se presenta, por lo general, a la baja para nosotros –lo que convierte el dato en algo aún más chirriante–. Peculiaridades de Cádiz. La primera, la evidente, la limitación física:el alquiler y la vivienda pueden hacerse impracticables en Madrid y Barcelona, pero existe la periferia: un triste consuelo conforme avanza el chapapote de la inhabitabilidad. Pero si, en la capital gaditana, el alquiler y la vivienda se hacen impracticables no hay periferia a la que recurrir: la población marcha a municipios cercanos y, con ellos, mengua la capacidad recaudatoria del ayuntamiento.

Segunda diferencia:la tendencia demográfica. Marbella (que se cuela en la lista por su excepcionalidad de puerto para ricos) y Las Palmas son las ciudades de tejido social más parecido al nuestro, pero ambas forman parte de zonas que la División de Población de Naciones Unidas califica como de “alto crecimiento urbano” en los próximos diez años.

De las seis ciudades de la lista, Cádiz es la única en alerta de despoblación según la ONU

Cádiz es el farolillo rojo de la despoblación: en las dos últimas décadas, la ciudad ha perdido más de 27.000 habitantes, una escalada que ha ido en aumento a partir de la crisis. Es, de hecho, la única de las seis ciudades con alquileres sobredimensionados que ha experimentado un decrecimiento de población en los últimos diez años (-8.04, según cálculos del SIMA, el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía).

Continuemos con el juego de las diferencias. Según datos del INE, dentro de ese grupo, Cádiz es también la ciudad que cuenta con una mayor tasa de paro (el último dato se situó en el 28,24%), con un mayor porcentaje de mayores de 65 años (23,13%) y con un menor porcentaje de menores de veinte años (16.59%) –curiosamente, la media de edad con Jerez es casi la inversa: el porcentaje de mayores de 65 se sitúa en un 15.70%, y el de menores de veinte, en un 22.49 –.

Ya van cinco. La sexta diferencia: Cádiz tampoco se coloca mucho mejor en el cómputo de las rentas familiares. Según los datos recogidos por la Agencia Tributaria, la renta bruta de los hogares gaditanos se sitúa en 27.248 euros, y la renta disponible, en 22.615. Sólo en Marbella, la renta es menor según IRPF: 24.791 euros de renta bruta, y 20.565 de renta disponible –la renta total de Donostia, que ocupa el primer lugar de la lista, llega a los 45.236 euros, 37.849 de renta disponible–.

El precio de la vivienda da cierto respiro: ocupamos el penúltimo lugar del pódium

El único valor que da cierto respiro en los principales registros económicos y demográficos es el precio medio del metro en la vivienda.No es que la séptima diferencia nos sonría pero, al menos, no nos asfixia. Según los parámetros que recoge el portal inmobiliario Hogaria, el precio del metro cuadrado en Cádiz se sitúa en los 2095 euros: nuevamente, sólo por encima de su valor en Las Palmas, 1944 euros. Como hemos dicho, tampoco es una cifra que llame a la euforia: el precio del metro cuadrado en Jerez, por ejemplo, es de 1407 euros (en Jerez, la burbuja inmobiliaria estalló a lo grande: los precios han caído un 25%desde 2008). Si tomamos una ciudad como Jaén, de población parecida a la de la capital gaditana, el precio del metro cuadrado se sitúa en 1493 euros. En Huelva, localidad con algo más de población (unos 145.000 habitantes),pero también costera, se coloca en los 1392 euros, tras un año al alza.

El parque inmobiliario de Cádiz nació comprometido y, en los últimos tiempos, abundó en esa condición. Gran parte de las indemnizaciones del desbroce industrial se invirtieron en pisos destinados al alquiler de corta duración (curso escolar/verano). Abundan las segundas residencias y la ciudad tampoco es ajena al fenómeno de las casas vacías: según el mapa elaborado recientemente por la delegación de Vivienda del Ayuntamiento gaditano, la capital cuenta con alrededor de 5000 casas deshabitadas, en torno al 9% del parque total. En algunas zonas del casco antiguo, sin embargo, este porcentaje llega a duplicarse. En este sentido, Cádiz vuelve a darle la vuelta a la estadística nacional, que dice que la mayor parte de las viviendas vacías del país están en municipios de menos de 100.000 habitantes –aunque, teniendo en cuenta la actual sangría, lo único que necesitamos es un poco tiempo para colocarnos en esa casilla de población–.

El fenómeno de las viviendas y apartamentos turísticos ha venido a apretar un poco más el escenario: el 70% de los proyectos visados en Cádiz ciudad, según recoge el Colegio de Arquitectos, son proyectos para fines turísticos y obras de microapartamentos. Aprovechando que la situación que vive la ciudad al respecto no es una situación “de alarma, sino de alerta”, el Ayuntamiento gaditano acaba de terminar una ordenanza –que aún ha de ser puesta en común con los distintos colectivos implicados– para regular su proliferación.

Un proyecto en cuya permanencia confía el actual equipo de gobierno, más allá del límite de 3 ó 4 años. “Estamos en el punto exacto para regular, algo que comparten incluso las entidades que organizan a los gestores de viviendas turísticas”, comentaba al respecto el concejal delegado de Urbanismo, Martín Vila. El consistorio ha puesto en marcha en los últimos años medidas destinadas a paliar el problema de la vivienda, como el programa de alquiler Vivir en Cádiz o la elaboración del mapa de casas vacías, aunque la actividad que Procasa ha desarrollado esta legislatura –según ha apuntado la oposición del PP– deja bastante que desear.

La gaditana es la capital andaluza que cuenta con un menor número de empresas

La problemática de la vivienda es una de las sanguijuelas en la sangría de población. La segunda es la economía. Techo y comida. Bonus track: Cádiz es la capital andaluza con menor número de empresas. Desde el Colegio de Economistas, se ha alertado de que el problema del tejido empresarial en Cádiz reside, no tanto en que no se creen –en el primer trimestre, la entidad había contabilizado 50 sociedades con domicilio en la capital–, como en que no aguantan. No cuentan con mucho oxígeno y su capacidad de resistencia es limitada: “El 44% de las empresas tiene menos de 9 trabajadores, y son las empresas medianas y grandes las esenciales en la creación de la riqueza”, comenta el decano de los economistas, Javier Cabeza de Vaca. Al respecto, son importantes las conclusiones del estudio realizado por José Ruiz Navarro, en el que se subraya la condición individualista de una parte importante del empresariado.

¿Estamos condenados a ser una ciudad de cartón piedra, un Marina d’ Or con más solera? Javier Cabeza de Vaca admite que la dimensión geográfica de Cádiz y sus potencialidades la están convirtiendo “en una ciudad selectiva”:“Aprovechando la proyección de los cruceros –comenta el economista–, hay que construir un modelo turístico que genere riqueza no sólo al operador inmobiliario, y que que tenga un impacto moderado en la ciudad. Un modelo turístico que no genera valor, pagará salarios bajos, y sus beneficios se limitarán a las empresas de hospedaje y hostelería”.

Para Javier Cabeza de Vaca, la ciudad no termina de aprovechar su patrimonio arquitectónico, cultural e histórico, aunque destaca iniciativas de investigación y desarrollo como el Campus de Excelencia Internacional del Mar CEI-MAR. “La formación, la cultura y la educación deberían ser los cimientos en los que se basara el paradigma de nuestra ciudad –apunta–, sin olvidar la apuesta por las nuevas tecnologías”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios