Educación

Tres familias del colegio Carlos III demandan ampliar el horario del monitor escolar

  • Consideran insuficientes dos horas diarias para dedicarse a sus hijos, uno con retraso en el desarrollo y dos con autismo

Fachada del colegio Carlos III en la capital gaditana. Fachada del colegio Carlos III en la capital gaditana.

Fachada del colegio Carlos III en la capital gaditana. / Lourdes de Vicente

Las reivindicaciones para la mejora de la atención a alumnos con necesidades educativas especiales no cesan. Una nueva petición a los responsables de Educación surge en el colegio público Carlos III de la capital gaditana. Patricia Ríos es la madre de uno de los tres alumnos de este centro cuyas familias demandan que se amplíe el horario del monitor de apoyo para su hijo, de 3 años y con retraso en el desarrollo aún sin diagnóstico, y otros dos pequeños con autismo, uno de 4 y otro de 7 años. “El monitor tiene dos horas contratadas al día, que vienen a ser 40 minutos por cada niño. Pero necesitan que este trabajador esté a jornada completa, a cinco horas. El tiempo es insuficiente. Mi hijo, por ejemplo, necesita un monitor de apoyo constante”, señala Patricia Ríos.

"El monitor tiene dos horas contratadas al día, que vienen a ser 40 minutos por cada niño. Pero necesitan que este trabajador esté a jornada completa"

El monitor pertenece al Personal Técnico de Integración Social (PTIS), que son más conocidos como monitores escolares. Sí apunta Patricia Ríos que en el Carlos III “no tenemos quejas en cuanto al funcionamiento de la Pedagogía Terapéutica y Audición y Lenguaje”.

Las tres familias han presentado un escrito en la sede de la Delegación Territorial de Educación destinado al departamento de Ordenación Educativa. “Pero nos derivan a Planificación, en Sevilla, y allí nos dicen que el monitor no necesita estar más horas”, apunta Ríos. Estas familias, junto a la Asociación de Madres y Padres (AMPA) del colegio, siguen pidiendo firmas que apoyen sus reivindicaciones. De la misma manera acudieron hace escasas junto a otras con hijos con Necesidades Específicas de Apoyo Educativo (NEAE) para reclamar en Educación su derecho "a una educación de calidad e inclusiva". Estas familias recordaron entonces que "todo el alumnado de la educación pública tiene reconocido por ley su derecho a contar con los apoyos necesarios para su escolarización en términos de equidad. Sin embargo, sus derechos se vulneran al faltar monitores de Educación Especial, profesorado de Pedagogía Terapéutica, orientadores, intérpretes de lengua de signos...”. Entre las reivindicaciones presentadas se encontraba la que piden un monitor para atender al pequeño Álex, un alumno de 3 años del colegio público Celestino Mutis.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios