Polémica Elías Ahuja, el gaditano que da nombre al colegio mayor de Madrid con expulsados por gritos machistas

Nuevo parking en Cádiz

Todo a punto para abrir las 180 plazas de aparcamiento del antiguo Garaje América

  • Cuenta con 37 plazas privadas y el resto rodado, además de 17 trasteros y puntos de recarga para vehículos eléctricos

La cartelería original ha sido restaurada y mantiene la 'g' francesa

La cartelería original ha sido restaurada y mantiene la 'g' francesa / Jesús Marín

El mismo cartel que en los años 60 lucía el Garage América, vuelve a la fachada, restaurado, y manteniendo esa llamativa 'g' que podría deberse al origen francés de la propiedad. Los mismos colores naranja y amarillo anuncian la reapertura del antiguo párking de la avenida Andalucía 59 tras veinte años de abandono, completamente renovado, con una nueva planta en sótano y 180 plazas de aparcamientos, entre rodados y privados, 19 trasteros y cinco puntos de recarga eléctrica de vehículos. Un nuevo aparcamiento cuya fecha de apertura no ha trascendido aún, pero que está solo pendiente de algún último trámite burocrático.

Así lo cuentan Guillermo Vilches y su hija Paula Vilches, de Vilches Arquitectos SLP, directores del proyecto y la dirección de la obra que "tras muchas complicaciones incluido hallazgos arqueológicos y la propia pandemia" ha visto por fin la luz. La constructora ha sido Cobos y Román y el promotor, la empresa vasca Ipark Estacionamientos y Servicios de Movilidad S.A, que actualmente gestiona aparcamientos por numerosos puntos de la geografía española y Portugal. 

Una vez se accede a través de la rampa principal se llega al sótano uno, pero además tiene un sótano dos y una planta baja a 140 metros sobre el nivel de acceso desde la avenida. Es así como este edificio industrial construido en 1964 ha sido demolido y levantado de nuevo, ganándole una planta al conjunto. El semisótano o sótano 1 ocupa todo el patio de manzana y tiene una superficie de 2.279 metros cuadrados y espacio para 70 plazas de aparcamiento rodado. Justo aquí se encuentran los puntos de recarga eléctrica, "que la empresa que lo gestiona puede ampliar en un futuro porque disponen de un centro de transformación propio". 

La planta baja ocupa la misma superficie y tiene capacidad para 73 plazas también destinadas al aparcamiento rotatorio, "por lo que se ha mantenido la rampa de 8 metros de doble dirección", explica Guillermo Vilches, además de estar dotada de dos escaleras peatonales, una de ellas con ascensor accesible. Llama la atención la luz natural que se cuela por cada rincón de esta planta y que se debe a la altura sobre elevada "que permite una ventilación e iluminación natural", así como un acceso peatonal desde Santa María de la Cabeza. 

"Antiguamente tenía una cubierta de cerchas metálicas a dos aguas, y ahora cuenta con una cubierta de grava y un parterre de grava alrededor para que no haya impacto visual de cara a los vecinos", explica Paula Vilches. "No se ha mantenido ningún forjado", puntualiza.

El sótano dos es la planta que alberga los aparcamientos privados, un total de 37, aparte de los trasteros y está retranqueada, por lo que tiene una superficie menor de 1.389 metros cuadrados. Al ser de uso privado la rampa ya es de seis metros y a doble dirección, asevera Vilches padre. 

El acceso peatonal de la calle Santa María de la Cabeza también se anuncia con una reproducción de la cartelería original de la fachada principal, además de exhibir nada más entrar al edificio por esta parte peatonal, el croquis que el propio Guillermo Vilches realizó en los albores del proyecto.

La gran sorpresa fenicia y romana de la obra

La excavación en el terreno del Garaje América vino con sorpresa, que aunque dificultó la marcha del proyecto, sacó a la luz varios enterramientos púnicos y romanos que vinieron a completar el puzzle de la gran necrópolis que es Puerta Tierra. 

Enterramientos hallados en el Garaje América. Enterramientos hallados en el Garaje América.

Enterramientos hallados en el Garaje América.

Tal y como informó la Consejería de Cultura, durante los trabajos arqueológicos localizaron tres inhumaciones y una cremación. De época púnica, en torno al siglo IV a.C., aparecieron dos tumbas en cista, ambas alteradas por la cimentación del antiguo garaje, y otra más completa expoliada ya en la antigüedad. Asociado a este horizonte se documentó un pozo excavado en los estratos geológicos del solar y que suele ser un tipo de estructura muy abundante en la necrópolis gadirita.

De época romana es una tumba de cremación en fosa simple con los restos de algunos ungüentarios incinerados en su interior. Asimismo se localizó ya de época bajo imperial una tumba también en cista y sin alterar, a pesar de estar casi pegada a una de las correas de cimentación del antiguo garaje.

También de época romana se encontró una construcción a nivel de cimentación de época alto imperial cuya funcionalidad no se pudo precisar.

Ya de época moderna se localizaron algunos restos materiales correspondientes a las huertas que ocupaban la finca desde el siglo XVIII. Unos hallazgos que van en consonancia con lo que se conoce de la zona a través de las diferentes intervenciones arqueológicas llevadas a cabo durante los últimos 40 años, según puntualizó Cultura.

La excavación arqueológica fue realizada por la empresa TripMilenaria bajo la dirección del arqueólogo Juan Miguel Pajuelo, además de Francisco Javier Ramírez Muñoz y la arqueóloga y antropóloga física Carmen M. Román Muñoz, de la empresa Arqueoantropo. Todo, bajo la supervisión de la Delegación de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía en Cádiz. 

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios