Cádiz

Valcárcel tendrá su hotel

  • Diputación cederá el lateral de la futura Facultad de Educación para que Zaragoza Urbana construya un establecimiento de 126 habitaciones.

Valcárcel tendrá su hotel. Cuando parecía que el futuro del emblemático edificio pasaría por alojar únicamente la nueva Facultad de Ciencias de la Educación, el empeño de los dirigentes socialistas de la Diputación Provincial de Cádiz y la resistencia de Zaragoza Urbana a tirar la toalla harán posible el más difícil todavía, ese anhelo de tenerlo todo tan humano, esa cuadratura del círculo que hasta hace pocos meses parecía casi una quimera. Porque donde ahora mismo se alza un monumento a la incapacidad de las administraciones para ponerse de acuerdo en beneficio de los ciudadanos, próximamente se asentará la citada facultad de la Universidad de Cádiz y, en su lateral, en el lugar que ocupa el párking en superficie, se levantará un hotel de tres plantas y 126 habitaciones que contará con un aparcamiento subterráneo de cuatro plantas con capacidad para 460 vehículos.

La Diputación obtuvo el pasado jueves la conformidad definitiva de la empresa aragonesa, que se hizo en su día con el edificio de Valcárcel con la idea de construir un hotel de cinco estrellas, en un proyecto muy ambicioso que se quedó en el limbo, y la idea del alcalde es dar su aprobación a una operación de la que ya tiene conocimiento porque hace dos semanas le fue esbozada en una reunión por Irene García, presidenta de Diputación, y Fran González, vicepresidente de Diputación, portavoz del grupo municipal socialista y la persona que ha llevado más directamente las negociaciones con Antonio Presencio, consejero delegado de Zaragoza Urbana. Una vez que estas tres partes vayan de la mano, sólo faltará la conformidad del rector, Eduardo González Mazo, que no parece probable que vaya a tumbar un proyecto muy beneficioso para la ciudad y especialmente para un barrio tan deprimido económicamente como La Viña. Máxime, cuando la Junta de Andalucía ya ha ingresado en una cuenta bancaria 700.000 euros para realizar el proyecto de la rehabilitación integral de Valcárcel y su transformación en centro educativo y ha adelantado que una suma importante de la partida de 15 millones de euros que tiene reservada para próximas inversiones universitarias irá dedicada a convertir el vetusto edificio en una moderna facultad que dará cabida a unos 2.000 estudiantes.

La carambola a tres bandas no ha dejado nada al azar. De hecho, una de las condiciones del rector para el traslado de Educación desde Puerto Real era quedarse con todo el espacio que ocupa Valcárcel para construir en su lateral un pabellón cubierto y pistas deportivas de pádel y voleibol. En el borrador del proyecto que le presentó al alcalde estas instalaciones incluso se situaban en el frontal del edificio, algo imposible porque, según recoge el PGOU, está previsto eliminar el muro existente y urbanizar toda esa zona como espacio público. Así pues ese era uno de los condicionantes que hacía peligrar el proyecto. Sin embargo, el Ayuntamiento, para desbloquear las negociaciones, está dispuesto a ofrecer buena parte del Campo de las Balas para que se construyan allí las instalaciones deportivas universitarias que, de esta forma, no sólo darían cobertura a los alumnos de Valcárcel sino a los del resto de facultades presentes en el denominado anillo universitario. Lo dicho, la cuadratura del círculo.

La historia reciente de esta compleja y muy beneficiosa operación para la ciudad se remonta a enero de 2015. Entonces el PSOE de Cádiz inicia su campaña electoral y lleva en su programa recuperar Valcárcel y darle uso. Un día antes de que Irene García tomara cargo como presidenta de Diputación, ya el rector de la UCA se puso en contacto con ella para solicitarle la cesión del inmueble, una idea que se había barajado cuando Carlos Díaz aún era alcalde de la ciudad pero que no cristalizó.

En el mes de octubre pasado, la Corporación Provincial aprobó iniciar el expediente de resolución del contrato con Zaragoza Urbana y arrancó la negociación para pactar las condiciones de la misma. Entonces la firma aragonesa reconoció que el contrato se resolvía por su incumplimiento, y también por el excesivo tiempo que el equipo de Gobierno de Teófila Martínez empleó en cambiar el PGOU para facilitar que se hiciera realidad un proyecto liderado en su día por Rafael Román, presidente de Diputación y posteriormente candidato a la Alcaldía de Cádiz.

Zaragoza Urbana pagó en su momento 1,5 millones de euros al Ayuntamiento de los 3 que debía abonar por la recalificación de los terrenos y por el mantenimiento del edificio. La empresa hostelera, reacia a renunciar a su idea de tener dos establecimientos en la capital gaditana -ya posee el Hotel Playa Victoria- vio con buenos ojos la posibilidad planteada por los dirigentes socialistas y que le compensaba lo invertido hasta el momento con la cesión del suelo del lateral con la condición de la futura edificación de un hotel de cuatro estrellas.

Para esto se requerirá una modificación puntual en el PGOU que convertirá el recinto de Valcárcel en dos parcelas independientes separadas por una calle peatonal. Una de las condiciones que se le ponen a Zaragoza Urbana, eso sí, es que el hotel nunca pueda superar en altura al histórico edificio.

El proyecto del nuevo hotel que construirá la empresa aragonesa, que también se hará cargo de la urbanización de todo el exterior de la Facultad de Ciencias de la Educación, contempla una zona comercial en la calle Porlier, que desemboca en la gaditanísima calle de La Palma. Para paliar el impacto visual y eliminar las barreras arquitectónicas se colocarán pantallas transparentes y una rampa con pocos grados de inclinación que comunicará la explanada de Valcárcel con esa zona donde se instalarán comercios y que necesitará una pequeña modificación en el PGOU.

El aparcamiento subterráneo será gestionado por Zaragoza Urbana, que de esta forma confía en poder recuperar en la medida de lo posible su fuerte inversión y su apuesta por la ciudad. La primera planta del subterráneo será para los clientes del hotel y las restantes para uso público. La recepción del hotel estará en una entreplanta en la que también habrá 18 habitaciones, mientras que en las plantas segunda, tercera y cuarta, y que tendrán forma de L, habrá 36 habitaciones en cada una de ellas, hasta el total de 126.

El hotel estará equipado con mobiliario moderno, más asequible en su coste comparándolo con el que Zaragoza Urbana quería dotar en principio a su gran proyecto del cinco estrellas. La operación, como puede observarse, es perfecta porque se consigue recuperar un edificio noble que actualmente se encuentra en estado de abandono, se le cede el inmueble a la UCA para que traslade la Facultad de Ciencias de la Educación, la ciudad libera terreno en el Campo de las Balas para levantar un equipamiento deportivo financiado por la Universidad y, además, se construye un hotel en La Viña con el que se aumentan las plazas hoteleras de la ciudad. Ese es el acuerdo que está encima de la mesa con el visto bueno de Diputación y Zaragoza Urbana, la buena predisposición municipal, y a expensas únicamente de que los responsables de la UCA pienses en sus necesidades pero también en lo mejor para Cádiz y los gaditanos.

Una vez que todas las partes ratifiquen el proyecto se iniciará el plazo para activarlo. El primer paso será que el Ayuntamiento apruebe la división de las parcelas -hotel y facultad-, para lo que será necesario una modificación del Plan General que devuelva a Valcárcel la calificación de uso dotacional, en vez del hotelero que tiene ahora. Y así, tras más de 15 años de idas y venidas, tras más de dos décadas de sueños académicos y hoteleros, Valcárcel, y el barrio de La Viña, lo conseguirá todo: una gran facultad y su hotel frente a La Caleta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios