Cádiz 2012

Heineken, el único inquilino pagador de la Casa de Iberoamérica

  • La empresa cervecera abonó 1.330 euros por usar el inmueble en la final del COAC de 2017

  • El alquiler de los espacios de la Casa de Iberoamérica van desde los 300 a los 2.000 euros

Una actividad desarrollada en la Casa de Iberoamérica. Una actividad desarrollada en la Casa de Iberoamérica.

Una actividad desarrollada en la Casa de Iberoamérica. / Lourdes de Vicente

En la polémica sobre el alquiler de espacios de la Casa de Iberoamérica hay un dato llamativo: de 224 cesiones de instalaciones, solo se pasaron al cobro cuatro de ellas. Pero en la documentación que acompaña la denuncia de Ciudadanos realmente sólo hay una factura que se constate como emitida y cobrada. Se trata del uso que hizo de la Cárcel Real el Grupo Heineken con motivo de la final del Concurso de Agrupaciones del año 2017, por lo que pagó un total de 1.331 euros.

A esta factura se acompaña otra cuyo emisario se desconoce, señalándose en el informe del gerente de la sociedad al que ha tenido acceso este periódico que se trata de una factura a la “Fundación Municipal de Cultura por petición realizada a ellos de un tercero”. 726 euros se emitieron por esta cesión realizada en 2017, pero hasta la fecha este importe sigue apareciendo como “no cobrado”.

El alquiler de la Casa de Iberoamérica “por acto o jornada” se realiza en base a los espacios que se soliciten. Así, hay establecidas unas tarifas que oscilan desde los 300 euros más IVA (para las salas Mirabal, Florencio del Castillo y Benito Juárez) hasta los 2.000 euros más IVA (para la azotea del edificio). Entre medio de estas cantidades, hay dependencias por 400 euros (el patio de Poniente), por 500 euros (el patio de Levante), por 600 euros (el patio central o la sala Colombia) y de 1.000 euros (en el caso de las salas Llopis y Blas de Lezo).

Al hilo de esta cuestión, conviene reseñar que en el informe de la Gerencia se indica que el durante el consejo de administración celebrado el 24 de febrero de 2016 “se propuso una revisión de dichas tarifas al objeto de poder establecer bonificaciones, ajustes en las mismas, etcétera, sin que hasta la fecha (agosto de 2018) se haya llevado a efecto”. Curiosamente, es en ese mismo consejo de administración se aprobaría, según se va a remitir ahora al Juzgado, dar a la Casa de Iberoamérica “un uso institucional, social y cultural sin cobrar tarifas, ya que para estos casos el cobro iría en contra del fomento de estas actividades culturales”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios