Entrevista al candidato de Adelante Andalucía en Cádiz

David de la Cruz: “Kichi no es mi sombra sino mi compañero”

David de la Cruz posa en la plaza de San Juan de Dios con el Ayuntamiento al fondo.

David de la Cruz posa en la plaza de San Juan de Dios con el Ayuntamiento al fondo. / Jesús Marín

–¿Cómo se siente un día después de ser presentado como candidato de Adelante Andalucía? ¿Ilusionado, responsabilizado, asustado…?

–Estoy con mucha ilusión, con muchas ganas, feliz, tengo una sensación de felicidad pero también con mucho respeto y vértigo y creo que eso también es importante tenerlo. Si no tuviera respeto y vértigo sería un inconsciente y no lo soy. Se mezclan varias cosas: la conciencia de la responsabilidad que tengo delante; el vértigo hacia un espacio que, en lo personal, es desconocido y, en lo colectivo, una responsabilidad enorme; pero también con muchas ganas, ilusión y con las ideas muy claras y eso es fundamental. Hay una cosa que es lo que mas me empuja, me tranquiliza, me calma y me estabiliza y es que tengo a mucha gente detrás que me apoya. Me siento muy respaldado, querido y eso me hace estar con mas tranquilidad y con mas seguridad.

–¿Cuándo decide dar el paso? ¿Cómo ha sido el proceso hasta llegar a ser el candidato de Adelante Andalucía?

–No existe un momento concreto, es como una evolución natural. Sabemos que el alcalde va a cumplir su palabra y que no va a repetir y comienza a haber debates colectivos y se pone mi nombre sobre la mesa. Es verdad que a mí el que me conoce sabe que no tengo una ambición individual de poder, de protagonismo ni de foco pero poco a poco se va madurando la idea. Poco a poco los compañeros y compañeras me van explicando que esto es un proyecto colectivo, que yo puedo hacerlo, que debo ser esa persona que debo dar el paso y encabezarlo y finalmente se pone el debate de manera colectiva sobre la mesa y se decide que sea yo quien lo encabece. De este modo, acepto el reto y asumo la decisión colectiva.

–¿Ha tenido muchas dudas a la hora de dar el sí?

–He madurado mucho la decisión. No está tomada desde el impulso. Es una decisión que está muy madurada, reflexionada y reposada y eso es fundamental. Si va s a tomar una decisión que afecta a una ciudad, al conjunto de Cádiz, tienes que hacerlo de manera reposada y no puede ser un impulso ni hacerlo de manera inconsciente.

–¿Qué es lo que más miedo le puede dar? Una sobre exposición pública, las redes sociales, el fracaso electoral?

–No son las cuestiones individuales sino las colectivas. Lo que más miedo me da es que en algún momento pudiera equivocarme o fallar al colectivo, fallar a la comunidad que represento. Por ello es importante rodearte bien de un equipo. Cuando tomas una decisión así las cuestiones individuales quedan en un segundo plano. ¿Que voy a estar mas expuesto y que va a cambiar mi vida? Todo eso lo tengo asumido.

–Va a suceder al alcalde José María González ‘Kichi’ como candidato. Además de que va a llevar su respaldo, ¿no es un peso eso también?

–La sombra de Kichi, ¿no? Kichi es un referente y con el tiempo se recordará como un personaje histórico de esta ciudad. Es una persona honesta, un político espectacular y para mí ha sido el mejor alcalde que ha tenido Cádiz en la democracia. Pero Kichi no es mi sombra, es mi compañero. Esto no lo identifico como tener que reemplazar a nadie, sino que va a estar mi lado, va a seguir militando conmigo y va a estar en otra trinchera. No es una competencia ni competición. Es un compañero que me va a estar acompañando en este camino y que va a ser fundamental aunque no ocupe ningún cargo institucional.

–¿Qué va a aportar usted desde el punto de vista personal a este proyecto?

–Creo que al final es lo mismo que he intentado aportar estos años. Quien me conoce sabe que soy una persona con mucha empatía, que me gusta mucho dialogar, que no me gusta la confrontación, que me gusta llegar a consensos y que tengo una sensibilidad social importante. Quiero aportar lo que hice desde el periodismo y la escritura y desde mi militancia social y es que la gente que se siente mas desprotegida y vulnerable tenga una voz y se sienta un poquito mejor en este mundo. Eso desde el punto de vista político. Desde el humano un compañero tanto para la gente como para los vecinos y vecinas de esta ciudad, que me sigan sintiendo como uno de ellos, con total humildad y sencillez.

–¿Cómo es el proceso a partir de ahora hasta la conformación de esta candidatura?

–Yo ya soy candidato tras la ratificación de la asamblea y yo sigo trabajando como jefe de discurso en el Ayuntamiento de Cádiz, y en mi espacio de militancia y el tiempo que me quede estar como candidato a la Alcaldía, reuniéndome con los colectivos sociales de la ciudad, con el tejido social y sobre todo escuchando mucho y aprendiendo porque eso es fundamental.

–¿Confluencia sí o no?

–Yo apuesto por la confluencia con Ganar Cádiz. Son compañeros con los que llevamos gobernando ocho años, con los que llevamos más tiempo militando en la calle tratando de conformar una sociedad más justa e igualitaria. Yo apuesto por confluir y creo que llegaremos a un entendimiento. Lo que pasa es que las confluencias son un ejercicio de comprensión al final, de empatía. Desde el reconocimiento de que somos dos fuerzas y dos proyectos políticos diferentes, tenemos que llegar a un acuerdo. No se trata de integrar sino de respetar la autonomía de cada proyecto político y de cada asamblea. Eso se irá haciendo con naturalidad. Nosotros convivimos con los compañeros de Ganar Cádiz, estamos juntos en el Ayuntamiento. Será un proceso que se hará de manera madurada y dialogada.

–Y se va a hacer una confluencia que en Cádiz es muy especial porque esta unión de fuerzas en otros sitios ha chocado, como ha sido el caso del Parlamento de Andalucía.

–Evidentemente en Cádiz hemos conseguido marcar esa distancia. Ha sido un ejemplo de convivencia a diferencia del resto de lugares donde nuestros compañeros han sufrido que los expulsaran de las instituciones y que tuvieran que compartir un despacho con Falange y determinadas situaciones que no son agradables en el Parlamento de Andalucía. En Cádiz hemos conseguido mantenernos al margen y marcar una línea roja y, siendo conscientes de esa realidad, anteponemos el bien común porque al final la política no se puede hacer desde el dolor ni el rencor.

–¿Por qué cree que ha sido usted el elegido y no Lola Cazalilla, aunque no eran dos proyectos antagonistas?

–Al final ha sido una decisión colectiva. Nunca ha sido Lola o yo sino que siempre hemos estado dentro del mismo proyecto. De manera colectiva, natural y abordando un debate, se decidió que lo encabezara yo y he asumido el reto con naturalidad y normalidad. Lola hubiera sido una pedazo de candidata y una pedazo de alcaldesa porque es una concejala que para mí está haciendo un trabajo brutal, tanto en Fiestas como en Cultura. Ha transformado ambas concejalías y ha hecho un trabajo magnífico. Pero los compañeros y compañeras, entre los que se incluía Lola, han decidido que tenía que ser yo el que encabezara este proyecto.

–Ayer se refirió a Ismael Beiro y este tipo de proyectos. ¿Que piensa de los políticos apolíticos?

–La política y la no ideología no existe. La ausencia de ideología ya es una ideología en sí misma. Tú quieres que permanezca todo igual. Los proyectos apolíticos no existen y eso es partir de una mentira. Si alguien te está diciendo o escribe un libro en el que quiere fomentar el uso de las criptomonedas, si alguien te dice que en un espacio natural enmedio de una crisis climática te quiere construir rascacielos, si alguien te dice que las comisiones del Rey es algo muy español y que está justificado, y si alguien banaliza sobre la violencia machista que se ha dado en un programa de televisión, está dando su ideología. Y la suya es contraria a la mía, al modelo de sociedad que yo quiero construir. Pero pasa con todo el mundo, no hay ningún proyecto que sea apolítico.Decía Julio Anguita que no había nada mas político que los presupuestos municipales. La pequeña política hasta donde tú compras el pan, hasta donde tú decides la compra la forma de relacionarte con el mundo día a día, es política. Que no intenten disfrazarlo ni intenten engañar.

–¿Hay algún proyecto con el que sueña?

–Para mí hay tres ejes fundamentales: El primero es la conquista de derechos. Yo sueño y deseo que en Cádiz existan canguros municipales, dentistas municipales y psicólogos municipales. Creo que hemos pasado un primer espacio y un primer partido dentro de los derechos municipales que era que no se cortara a las familias el agua y la luz, que no se desahuciaran y ahora hay que aspirar a mas. Los dentistas, los psicólogos y la conciliación no pueden ser temas que dependan de una cuestión económica sino que tienen que ser derechos fundamentales de los que goce toda la población independientemente del dinero que tengan. Todo el mundo tiene derecho a sonreír, a ir a un psicólogo si lo necesita y no tenga que elegir entre comer y pagar el psicólogo. En la cuestión de derechos esos son mis tres sueños.

Luego en la vivienda social se ha emprendido un camino muy bonito que ha hecho la compañera Eva Tubío y eso hay que seguirlo. Para que la gente joven se quede en la ciudad y no se vaya tiene que tener acceso a la vivienda y ésta tiene que dejar de verse como una economía de mercado para verse como un derecho fundamental. La ampliación del parque público de viviendas, el fomento del alquiler social y el alquiler joven tiene que seguir desarrollándose.

Y por último el empleo. Estos últimos años Carlos Paradas ha dado un giro espectacular a la política de empleo. Las contrataciones en el Hotel Q o la forma de desarrollar la formación son un ejemplo de ello pero ahora se abre una oportunidad que es la transición energética que tenemos que aprovecharla y tenemos que subirnos a ese tren. Cádiz no puede vivir solo del turismo. Esto puede ser un complemento económico pero Cádiz tiene que industrializarse y la economía verde es un factor fundamental en ese camino.

–Hace unos meses perdió a su padre. Si hoy le viera, ¿qué cree que le hubiera dicho?

–(Se muestra muy emocionado). Lo primero es que echo mucho de menos a mi padre. Ayer en el acto estaba mi madre pero me faltaba mi padre porque yo siempre he estado muy unido a ellos. Mi padre siempre me decía que fuera honesto, era el ejemplo que siempre me daba. A mí me hace mucha gracia que una frase muy típica en esta sociedad es la de “yo no le debo nada a nadie, yo me he hecho a mí mismo” y éste no es mi caso. Yo le debo mucho a mi padre, a mis padres. Sacrificaron su vida para que yo tuviera un futuro. Si ellos no hubieran hecho esos sacrificios, yo no hubiera podido tener esa carrera ni haberme formado. Yo le debo mucho a ellos y estos días me he acordado mucho de él. Mi padre no era de dar muchos consejos sino de actuar. Hay una anécdota muy bonita. Cuando escribí mi novela yo me quedé con la cosa de que él no la había podido leer. Ya después en el tanatorio mi hermana me dijo que mi madre se la leía a mi padre en el hospital. Entonces me quedó esa cosa. Yo espero que él esté orgulloso de mí y lo hago con ese objetivo, que al final la política son raíces y las mías las tengo muy claras, que son las de mi padre y mi madre.

–¿Cómo ve el panorama político de cara a las municipales?

–Yo aspiro a la mayoría absoluta y creo que se puede conseguir. Considero que cuando la gente mas ha conocido la forma de gestión de nuestro proyecto político y nuestra forma de hacer política nos ha reconocido más. Primero fueron 10, después 13 y yo ahora aspiro a más, porque al final cuando el proyecto tiene raíz, conciencia y las ideas claras, la gente lo nota. Cuando se cumplen los derechos fundamentales, cuando se es responsable con el dinero público, cuando no se hacen barbaridades y se gestiona poniendo a la gente en el centro de lo colectivo y el bien social, la ciudadanía se da cuenta. Mi apuesta y mi objetivo y por lo que yo salgo a las elecciones municipales es para ganarlas.

–¿Le ha dado algún consejo el alcalde?

–Que sea yo mismo En el acto de presentación dijo una de las cosas más bonitas que yo creo que se puede decir y es que él pondría las manos en el fuego por mí y yo le puedo asegurar que no se las va a quemar. Conectando con lo de mi padre, hay una cosa que siempre dice mi madre, que es muy política porque no le gusta criticar a nadie,y es que cuando ve a alguien muy egoísta, con muchos cuentos, siempre dice: “David, éste no es como nosotros”. Lo único que puedo asegurar es que la gente me vea como uno de ellos. Kichi es lo que me ha dicho, “sé tu mismo porque tú eres uno di noi”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios