Visita del presidente en funciones a Cádiz Cataluña y Franco marcan el camino de Pedro Sánchez a las elecciones

  • El presidente en funciones recibe el respaldo del PSOE de Cádiz en un acto en la capital y presenta su gestión frente a independentistas y con el dictador como avales para ganar el 10–N

Pedro Sánchez y Susana Díaz, abrazados en el acto celebrado este martes en Cádiz Pedro Sánchez y Susana Díaz, abrazados en el acto celebrado este martes en Cádiz

Pedro Sánchez y Susana Díaz, abrazados en el acto celebrado este martes en Cádiz / Lourdes de Vicente

Rechaza el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, que la exhumación de Franco sea algo electoralista. Pero su fugaz visita de este martes a Cádiz ha dejado claro que lo que está previsto que ocurra el jueves en el Valle de los Caídos marcará la campaña electoral para las generales del próximo 10 de noviembre. Eso, y la situación de Cataluña, sobre todo la generada a raíz de conocerse la sentencia sobre el ‘procés’.

Estos dos asuntos se presentan como los ejes que conducirán la campaña del PSOE a las generales. Y en el acto de Pedro Sánchez en Cádiz ha quedado claro desde el principio. Antes incluso de que llegara a la Sala Momart, en la Punta de San Felipe, se proyectaron vídeos con declaraciones de los líderes socialistas sobre Cataluña, y también con reacciones a la exhumación del dictador. Y en las intervenciones previas a la intervención del presidente en funciones (de los secretarios local, Fran González; provincial, Irene García; y regional, Susana Díaz).

Con Cataluña empezó la intervención de Pedro Sánchez, que criticó las últimas declaraciones del presidente catalán, Torra, anunciando que se va a abrir una comisión de investigación “no para identificar a quiénes están detrás de los violentos, sino para investigar los protocolos de actuación de los Mossos”. “Sigue demostrando que no condena la violencia”, lamentó Sánchez, que invitó a Torra a que “antes de llamarme a mí, que últimamente lo hace todos los días, haga una llamada a la convivencia y al fin de la violencia”.

También hizo referencia al último desafío del Parlamento catalán al Tribunal Constitucional, señalando que ese tipo de provocaciones “en el mejor de los casos no sirven para nada, y en el peor sólo sirven para provocar dolor en quien lo hace y en el conjunto de la sociedad catalana”. Y envió un aviso: “Cualquier persona que sobrepase las fronteras de la ley va a encontrar la respuesta firme del Estado. Y eso vale para todos, sea quien sea y se viva donde se viva”.

La actuación del Gobierno español en el conflicto callejero de Cataluña, que está siendo arma arrojadiza por la mayoría de partidos de la oposición, es utilizada por el PSOE como ejemplo de gestión y, con ello, aval de cara a las elecciones del 10 de noviembre. “El Gobierno de España está haciendo lo que tiene que hacer. Y lo estamos haciendo solos”, ha afirmado Sánchez lamentando la actitud de los partidos “que en el despacho de la Moncloa prometieron lealtad pero eso duró lo que tardaron en salir de la Moncloa”. A esos partidos les pidió “corresponsabilidad con el Estado, con la soberanía nacional, con la división territorial y en consecuencia con el bienestar de nuestro país”.

“Templanza”, “firmeza” y “proporcionalidad” son las armas del Gobierno de España ante el conflicto catalán que Sánchez ha puesto en valor este martes en Cádiz para hacer valer su gestión. “En siete años Rajoy triplicó el número de independentistas. ¿Os imagináis a ‘los tres de Colón’ (en referencia a la foto de los líderes del PP, Ciudadanos y Vox en la manifestación en defensa de España que se celebró en Madrid hace meses) al frente del Gobierno de España”, se ha preguntado. “En realidad el independentismo lo que querría es que gobernara la derecha”, ha concluido.

Además, Sánchez saca pecho de no haber pactado en su momento con independentistas ni tampoco haber aceptado formar gobierno de coalición con Podemos –partido que evitó nombrar durante su intervención ayer, salvo para señalar que en cuatro años “ha votado cuatro veces en contra del gobierno del PSOE”– ante el escenario de estos días en Cataluña.

Del problema catalán pasó Sánchez a hablar de Franco y su exhumación. “Es un triunfo de la democracia española”, ha afirmado rechazando que se trate de una medida electoralista del Gobierno. “Si hubiera sido por nosotros lo hubiéramos sacado hace mucho tiempo”, ha asegurado.

Con esas dos gestiones como avales de su Gobierno, Sánchez ha pedido el voto para “ahora sí hacer todo lo que dijimos que íbamos a hacer” y que el bloqueo del resto de partidos no lo ha permitido. Y ha anunciado una nueva ley educativa, de Formación Profesional y universitaria; la derogación de la reforma laboral y un nuevo estatuto de trabajadores; la revalorización de las pensiones “conforme al coste de la vida”; o un “gran plan de vivienda pública en venta y alquiler para los jóvenes”.

Por todo ello, Sánchez ha pedido a los militantes gaditanos que han llenado la Sala Momart que no hagan caso a las encuestas “porque a día de hoy el PSOE tiene los mismos votos que el resto de partidos, cero”. Y ha resumido las elecciones del 10 de noviembre en dos opciones de voto: “el bloqueo, para lo que hay partidos a derecha e izquierda; o avanzar, y eso sólo lo puede hacer el PSOE”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios