Infraestructura cultural

Mucho BIC pero poco dinero para el Teatro Romano de Cádiz

  • La protección como Bien de Interés Cultural no va acompañada de una reactivación inmediata de las obras de recuperación del conjunto arqueológico

La galería principal del Teatro Romano La galería principal del Teatro Romano

La galería principal del Teatro Romano / (Cádiz)

La aprobación, por parte del Parlamento de Andalucía, de la declaración del Teatro Romano de Cádiz como Bien de Interés Cultural, aún siendo una excelente noticia no ha ido acompañada con la reactivación de las obras de recuperación del conjunto arqueológico, que desde hace años sufre la lentitud de la administración regional a la hora de aportar fondos para uno de los edificios más importantes del Imperio Romano en suelo de la península.

No hay que olvidar que desde julio de 2018 está paralizada la adjudicación de la redacción del proyecto del yacimiento, que iba a contar con fondos de la ITI cercanos al medio millón de euros.

Aunque desde el nuevo gobierno de la Junta se le ha dado "prioridad" a esta actuación, lo cierto es que la ausencia de trabajos contrasta con otras actuaciones en materia de recuperación del patrimonio cultural que sí se ejecutan en otros puntos de la región. Y todo ello cuando, tras la última reapertura, el Teatro Romano se ha convertido en uno de los alicientes turísticos más importantes de la capital, con más de cien mil visitantes.

Las últimas actuaciones ejecutadas se centraron en la Posada del Mesón y el graderío, con el descubrimiento de una nueva puerta de entrada a aditus. Queda por delante mucho trabajo por hacer. Por una parte, está el acondicionamiento del acceso al edificio, con la puesta en uso de toda la finca de la Posada que permitirá ampliar de forma considerable el centro de recepción a los visitantes. Por otra, los trabajos de conservación y restauración del graderío, en mal estado y la reforma de todo el frente del Campo del Sur.

Una de las actuaciones más ambiciosas que en su día se planteó la Junta era la de derribar buena parte de los edificios de viviendas que dan al Teatro, manteniendo sus fachadas, para ampliar así las excavaciones, para lo que era necesario, lógicamente, acomodo a las familias afectadas. También en más de una ocasión se ha puesto sobre la mesa la viabilidad de buscar una nueva ubicación a la Guardería Municipal ya que bajo la misma se encuentran más tramos de la construcción romana y, también, del antiguo castillo de la villa.

Junto a ello, el centro de interpretación ya en funcionamiento apenas es una parte de lo que en primer momento se diseño para el Teatro Romano, viéndose afectado el diseño final por los recortes en la financiación.

La escasa atención a uno de los grandes elementos culturales de Cádiz se une a la que también sufren otros equipamientos históricos de la capital y de la provincial.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios