Nuevas viviendas en Cádiz

Abárzuza ultima la mayor promoción en la avenida Juan Carlos I

  • Siguen en el aire actuaciones en los Depósitos de Tabacalera y en las casitas bajas 

  • Los ‘hitos’ planteados por el Ayuntamiento han quedado a la mitad

Obras de urbanización en el exterior de Abárzuza Obras de urbanización en el exterior de Abárzuza

Obras de urbanización en el exterior de Abárzuza / Julio González

Comentarios 10

La promoción de viviendas en Abárzuza encara su última fase. La previsión es que todas las obras estén terminadas el próximo mes de septiembre. En estas semanas se concluyen las obras de urbanización del exterior, con la apertura de una gran plaza entre estos inmuebles y la estación de Cercanías de Renfe y los últimos detalles de la quinta y última fase de la operación, donde buena parte de los pisos ya están vendidos.

Abárzuza ha supuesto la construcción de más de 200 viviendas. En este caso los compradores se han repartido entre residentes en la ciudad y vecinos de otras localidades de la provincia y del país.La operación es de mayor calado que en materia de viviendas se ha ejecutado en la avenida de Juan Carlos I, tras la conclusión de las obras del soterramiento del tren y la apertura de la nueva arteria. Hasta ese momento en Abárzuza se mantenían en pie diversas naves y talleres vestigio de la zona industrial que funcionó en este distrito de la ciudad entre finales del siglo XIX y parte del XX.

Tras la entrega de las cinco fases y la urbanización de la zona, queda por salir al mercado los locales comerciales de los últimos edificios construido. La zona ha visto también como en su trasera se han construido nuevos edificios, dos de ellos de titularidad municipal, pasando a la historia equipamientos como el Cine Brunete.

La conclusión de esta promoción, construida en dos etapas tras el parón que sufrió debido a la crisis inmobiliaria, contrasta con la paralización de otros dos grandes proyectos también previstos en la avenida de Juan Carlos I, en los terrenos de las casitas bajas y en los depósitos de la Tabacalera.

En el primero de los casos, el plan era construir el primer rascacielos de la ciudad, que formaría parte de los ‘hitos’ urbanísticos que el planeamiento urbano proyectaba para esta vía (y del que solo se ha levantado el bloque de la glorieta de la Zona Franca).

El rascacielos, como es evidente, no se levantó mientras que el terrenos hoy vacíos los han adquirido, en partes, varios promotores inmobiliarios de la ciudad.

Respecto a los depósitos de Tabacalera, la trasera de este antiguo equipamiento industrial está en manos de la sociedad Logista. Según el convenio que en 2012 se firmó con el Ayuntamiento de Cádiz, en este suelo, sin valor histórico alguno, se iban a levantar 188 viviendas de renta libres, en torres de doce y veinte plantas.

Si el convenio se firmó en plena recesión económica, la salida de la crisis y la evidente recuperación del mercado inmobiliario privado en Cádiz no ha activado esta operación, mientras que desde Logista se mantiene en silencio la situación futura de este proyecto.

Por el contrario, frente este terreno sí avanza a buen ritmo una edificación de nueva planta con un total de una veintena de viviendas, y cuya conclusión permitirá la apertura de una nueva calle que unirá la avenida de Juan Carlos I y el barrio de La Laguna.

Dentro de la reordenación prevista por el Ayuntamiento, tras el soterramiento del tren, también se proyectaba un edificio en altura en una parcela municipal junto alas instalaciones de La Martona, cerca del Estadio, aunque inicialmente destinado a oficinas. Este proyecto tampoco se ha ejecutado. El terreno funciona como aparcamiento para vehículos de Aguas de Cádiz.

Tras el soterramiento de la vía del tren, lo que entonces era una de las traseras más degradadas de la ciudad se proyectó como una zona a desarrollar. El Ayuntamiento, en cooperación con el Colegio de Arquitectos, diseñó una serie de mejoras estéticas especialmente en las fincas que estaban en peor estado, a la vez que incluyó en el PGOU la construcción de varios edificios en altura a modo de ‘hitos’ urbanos.Lo primero no se llegó a ejecutar nunca, mientras que de las torres de viviendas tampoco han salido adelante tal y como estaban previstas.

Junto a ello, el soterramiento animó a inmobiliarias gaditanas a poner sobre la mesa la reurbanización de grandes espacios ya existentes pero con viviendas de hace más de medio siglo. La idea de levantar en su lugar edificaciones de nueva planta fue paralizada por el nuevo PGOU de 2012 y, también, por la crisis en la construcción.

El derribo de los edificios de Cooperativa supondrá la conexión de la avenida de la Constitución de 1812 cruzando Juan Carlos I. Esta operación completará el diseño inicialmente previsto para esta vía hace quince años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios