Semana Santa

La Madrugada se duerme

  • La Madrugada estuvo marcada por el parón de más de dos horas y media entre el Nazareno y Sanidad · Fue la última vez que la hermandad de Santa Cruz abrió la jornada al tener decidido cambiar al Martes Santo

LA Madrugada urge un cambio si es que ésta lo tiene. El parón de dos horas y media entre la última cofradía del Jueves Santo, el Nazareno de Santa María, y Sanidad provocó una desbandada en toda la carrera oficial, donde gran parte de las sillas quedó desierta. El ambiente fuera de esta carrera fue bueno durante las primeras horas, pero más tarde las cofradías se quedaron prácticamente solas en la calle. Este no es el camino a seguir.

La hermandad de Sanidad realizó su última estación de penitencia en la Madrugada, ya que para 2011 formará parte de la nómina del Martes Santo. En la oscuridad interior de la iglesia de Santa Cruz se notaba que era una noche especial, nada menos que la última después de cincuenta años abriendo la Madrugada.

Un momento emotivo de la salida fue que la primera levantá de los dos pasos corrió a cargo de Antonio López Pelayo, que fuera durante muchos años capataz del paso de misterio. Las marchas Sanidad y Amargura acompañaron a la Virgen de la Salud en la bajada por Fray Félix, por última vez como hermandad de la Madrugada.

La cofradía de Descendimiento es otra de las que quieren abandonar la Madrugada. Este año ha salido con el Cristo despegado de la Cruz con el previsible objetivo de pedir el cambio al Sábado Santo como Yacente. Esta hermandad, que se pone con gran gusto en la calle, tuvo un incidente en San José, ya que la imagen del Cristo perdió dos dedos al chocar con una farola. Uno de ellos fue en el lugar de los hechos y el otro en San Lorenzo.

A la cuatro de la madrugada del Viernes Santo, en la confluencia de la calle Ancha con Sagasta, se situaban las cuatro bocinas que preceden a la cruz de guía de la hermandad de Medinaceli, que con la hermandad procesionó por vez primera como hermano mayor Juan Luis Prián, y posiblemente sea la última vez que salga diez minutos antes de las dos de la madrugada, ya que su junta de gobierno quiere adelantar la hora de salida.

Veinte minutos antes de las seis de la madrugada era la cruz de guía del Perdón la que llegaba a la misma confluencia de las calles Sagasta y Ancha. Representación de hermanos del Prendimiento, mientras que delante de la Virgen estaba el capuchino fray Ricardo de Córdoba, autor del diseño del manto de la Dolorosa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios