La Tribuna Cofrade El retrato de Zornoza

  • El obispo acierta plenamente en su carta pastoral a los cofrades, tanto por el contenido como por el continente

  • Ecce–Homo ya anuncia sus cultos, que empiezan el jueves

El obispo Zornoza, con los cofrades gaditanos en el pleno diocesano del pasado día 11 El obispo Zornoza, con los cofrades gaditanos en el pleno diocesano del pasado día 11

El obispo Zornoza, con los cofrades gaditanos en el pleno diocesano del pasado día 11

Estos días en los que la cosa va de pinturas que anuncian la Semana Santa de muchas ciudades, la carta pastoral que se ha sacado de la manga el obispo Zornoza y que se conocía hace una semana se puede considerar todo un retrato del mundo cofradiero actual. Una pintura con luces, sobre todo porque Zornoza reconoce la importancia y el peso que las cofradías tienen en la diócesis; y con algunas de las sombras que con un magistral uso del pincel ha dibujado a la perfección el obispo.

Vaya por delante que el mero hecho de que el obispo diocesano haya dedicado una carta pastoral a las hermandades habla por sí solo de la importancia que éstas tienen en la diócesis; y, en paralelo, del acercamiento que Zornoza está teniendo a este mundo morado desde su llegada en 2011 cuando se temía que su origen getafense iba a jugar en contra de las cofradías. Zornoza ya mostró su predisposición cofradiera con los actos de la Patrona o con el impulso que quiere dar al Corpus; y ahora lo ratifica con esta carta pastoral que es, en algunos párrafos, un retrato costumbrista del cofrade.

De toda la carta, sin duda habría que resaltar el párrafo en el que Rafael Zornoza recuerda o remarca que entre los cofrades no tiene sentido “el interés personal, los protagonismos ostentosos, el figurar” y menos aún “el afán de poder”. Toma ya. Sin mecidos ni pasos cortos, directo a casa. Uno lee este párrafo de la carta pastoral y se le viene a la mente más de uno y de dos nombres con sus correspondientes apellidos; que en este mundo nuestro sigue habiendo quien no se ha enterado de qué va la película y para qué porta el día de la salida una vara en lugar de un cirio. ¿O no es figurar, por ejemplo, esas fotografías que anuncian todo lo que hace la hermandad y en las que siempre aparece en primer término el hermano mayor de turno, que le falta nada más ponerse en la proclama de los cultos?

“Sobran los personalismos y los modos autoritarios, así como todo tipo de reyertas, críticas o cualquier aprovechamiento particular”, dice también Don Rafael. Lo de reyertas puede que sea una exageración –esperemos–, pero el resto es de consumo casi diario. Pregunten si no por el Consejo o el Secretariado por esos cruces de escritos, denuncias y amenazas judiciales de unos a otros cada vez que hay un cabildo con dos listas.

Al obispo Zornoza le ha faltado un párrafo en el que diga que a las cofradías hay que ir a vivir, a servir, a caminar unos con otros. Que diga que uno en su cofradía tiene que ser como Juan Pérez en Borriquita, Ignacio Bruzón en La Palma o José María Reyna en El Huerto, por poner tres ejemplos de los muchos que se cuentan en la ciudad; cofrades entregados en cuerpo y alma por su hermandad sea quien sea el que mande en ese momento, el que lidere la próxima lista o el que lleve el paso. Esos sí que no saben lo que es figurar, ni tienen interés personal alguno y, mucho menos, afán de poder. Con esa gente es con la que se construye de verdad este mundo de las hermandades al que Zornoza ha reforzado con esta carta pastoral.

El Consejo

Pleno de hermanos mayores del pasado miércoles Pleno de hermanos mayores del pasado miércoles

Pleno de hermanos mayores del pasado miércoles

La cuestión de las sillas de la carrera oficial y ese IVA que todo apunta que el Consejo va a declarar a partir de este año y que lo van a costear las cofradías y no los usuarios (en una especie de oferta como la que estos días anuncia El Corte Inglés) va camino de provocar algunos cambios importantes en la cuestión económica del propio Consejo de Hermandades. Resulta que en el pleno de hermanos mayores del pasado miércoles se descubrió –sorprendente que hasta ahora no hubiese certeza de ello– que el organismo de la calle Cobos digamos que vive demasiado holgado económicamente para las fatigas que pasan cada una de las 36 hermandades que lo integran para llegar a fin de mes. Esta situación generó un cierto debate que a poco que insistan algunos de los hermanos mayores más activos (otros intervienen menos en el salón de plenos que el nazareno de barro que hay a la entrada) generará cambios futuros. Ya se ha planteado que el Consejo no se quede con el 10% de los principales ingresos de las hermandades (venta de sillas y subvenciones municipales) o que reduzca el importe de los gastos que deduce a cada cofradía. El asunto, cuanto menos, es interesante.

Formación

Pleno diocesano de hermandades celebrado el 11 de enero en San Fernando Pleno diocesano de hermandades celebrado el 11 de enero en San Fernando

Pleno diocesano de hermandades celebrado el 11 de enero en San Fernando

Una de las principales preocupaciones trasladadas en el pleno diocesano fue la de la formación, que el propio obispo señala en su carta pastoral como “una gran deficiencia”. Lo que sí parece claro es que esa exigencia de hacer cursos de formación para acceder a una junta de gobierno o para encabezar una candidatura no se va a aplicar en la diócesis por ahora, aunque sí se están buscando las fórmulas que puedan permitir la implantación a medio plazo.

Ecce–Homo

Proclama de los cultos de Ecce-Homo Proclama de los cultos de Ecce-Homo

Proclama de los cultos de Ecce-Homo

Ya ha impreso la hermandad su clásica proclama de cultos, los primeros del año. La inconfudible orla impresa en color rojo y coronada por el también inconfundible escudo de la hermandad es señal inequívoca de que la Cuaresma está cada vez más cerca. Y es que Ecce–Homo es a las vísperas de Cádiz como Borriquita a la Semana Santa. El jueves arrancan los cultos; y el domingo, la primera función principal de 2020.

EL DETALLE: Un nuevo cura... en Perú

El gaditano Diego Cano, en la ceremonia de ordenación sacerdotal en Perú El gaditano Diego Cano, en la ceremonia de ordenación sacerdotal en Perú

El gaditano Diego Cano, en la ceremonia de ordenación sacerdotal en Perú

Es de Cádiz, en Cádiz descubrió su vocación y en Cádiz desarrolló buena parte de su formación. Pero los avatares de la vida –vamos a dejarlo ahí– han hecho que Diego Cano sea ordenado sacerdote en Perú, nada menos. El obispo de la diócesis de Huancavelica, Isidro Barrio, ordenó el jueves a este sacerdote gaditano que lleva un par de año sirviendo en tierras peruanas. Cofrade de Ecce–Homo y hermano de los Patronos, la noticia ha sido acogida con alegría en Cádiz, donde algunos ya confían en leer pronto su nombre en proclamas de cultos. Felicidades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios