Las cofradías y el coronavirus

El Consejo estudia elaborar un protocolo Covid para el culto externo de las cofradías

Una mujer reza ante la iglesia de Santa María. Una mujer reza ante la iglesia de Santa María.

Una mujer reza ante la iglesia de Santa María. / Julio González

Este mismo sábado, día de la Asunción de la Virgen, deberían haber salido a la calle la primitiva titular de Servitas, la Virgen del Amor Hermoso, la Virgen de la Victoria y posiblemente también la del Poder Divino. Hasta cuatro imágenes recorriendo la ciudad en diversos cultos externos que al igual que todos los que tenían fecha de celebración desde el pasado 13 de marzo han quedado suspendidos. El escenario, además, parece que se alargará varios meses, después de que esta misma semana el Ayuntamiento haya denegado la autorización solicitada por la cofradía de Las Penas para celebrar en septiembre el rosario de la aurora de la Virgen de la Caridad; una decisión que se mantendrá firme respecto a las solicitudes que también han elevado a la autoridad municipal o tienen previsto hacerlo otras hermandades en próximas fechas.

A raíz de esta última noticia sobre el rosario de la aurora de Las Penas, desde el Consejo de Hermandades se ha explicado que actualmente se está en conversaciones y se están manteniendo reuniones con el Ayuntamiento de Cádiz “con el objetivo de ver cuál es el escenario y estudiar las diferentes opciones que puedan existir” de cara a restituir el culto religioso en la vía pública, una de las pocas actividades que no han recuperado un ápice de normalidad después del estado de alarma.

El presidente del Consejo, Juan Carlos Jurado, es consciente de la dificultad de que un paso -sea en el escenario que sea- pueda volver a pisar las calles, “pero aún así estamos trabajando con el Ayuntamiento”. De hecho, Jurado avanza que en el momento actual se está estudiando la posibilidad de redactar un protocolo que se deba cumplir cada vez que una hermandad o parroquia quiera celebrar un culto en la vía pública. “Sería algo similar a los que ya existen para las actividades culturales, los conciertos o determinados deportes, por ejemplo”, ahonda el presidente del Consejo, que no esconde la dificultad de establecer un documento así teniendo en cuenta que en toda procesión existe un factor difícilmente controlable: el público. Acotar las calles, establecer un aforo para las aceras o garantizar una distancia de seguridad mínima entre las personas que acuden a ver una procesión se antoja una misión del todo imposible actualmente; y además, no podría corresponder a la hermandad que celebra esa procesión asumir la responsabilidad del control de la pública.

En cualquier caso, Jurado insiste en que el Consejo y el Ayuntamiento “estamos abordando la solución y viendo si hay posibilidades”. De hecho, en los próximos días volverá a celebrarse una reunión entre las partes, a fin de avanzar en ese posible protocolo o en el estudio de otras medidas. Hasta entonces, el presidente opta por “ser prudentes” ante la salida de imágenes, ya sea para una procesión, un rosario de la aurora, un vía crucis o incluso un simple traslado.

El problema de la situación, y el desgaste para las hermandades, es que por ahora no se ve horizonte. Sobre todo después del avance que de nuevo está teniendo el Covid en los últimos días y que está provocando que las administraciones empiecen a dar marcha atrás a parte de los avances en la normalidad que se habían conseguido en estos últimos meses. “Tendremos que estar, por supuesto, a lo que en cada momento puedan ir disponiendo las autoridades”, señala al respecto Jurado, reafirmando que el primer objetivo es cumplir de manera escrupulosa las instrucciones o dictados de las autoridades “como de hechos venimos haciendo desde el primer día” e incluso ser aún más cautelosos “como ya lo fuimos en Cuaresma cuando decidimos suspender los cultos y las procesiones de Semana Santa antes incluso de que se declarara el estado de alarma”.

En relación a esto, no esconde el Consejo de Hermandades su preocupación -todavía lejana- por la celebración de la Semana Santa del año 2021, para lo cual se han mantenido ya contactos con los presidentes de los consejos de hermandades del resto de capitales andaluzas a fin de intentar ir todas las ciudades de la mano en relación a los posibles escenarios y decisiones que haya que tomar en relación a la celebración de las procesiones desde el Domingo de Ramos al de Resurrección.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios