Crisis del coronavirus La odisea de una pareja de San Fernando para volver de Mallorca con el Imserso

  • Viajaban con un grupo de gaditanos, a los que les adelantaron la vuelta para luego dejarlos "tirados" en Barcelona

  • Critican la falta de atención del Imserso una vez salieron de Mallorca a pesar de tratarse de un grupo de personas mayores

La odisea de un grupo del Imserso en su viaje de vuelta a Cádiz desde Mallorca

"Primer y último viaje con el Imserso". Así de contundentes se muestran Juan Antonio Salazar y Nieves Cayetano, una pareja de San Fernando, tras la odisea vivida para volver de Mallorca en los primeros días del estado de alarma. "Al final nos buscamos una salida nosotros para viajar desde Barcelona. Nos vinimos en AVE nueve personas del grupo, pero no sabemos cómo volvieron los demás", comenta Juan Antonio sobre el resto de compañeros de viaje, de la provincia de Cádiz.

La estancia programada entre el 9 y el 16 de marzo en Mallorca se vio alterada el viernes 13 por la tarde cuando las excursiones previstas quedaron suspendidas y tuvieron que quedarse dentro del hotel. "Habíamos preguntado en la agencia de viajes antes de ir porque ya había algún caso en Canarias y nos dijeron que no había problemas. Allí fuimos viendo durante la semana que los casos aumentaban en España", apunta Salazar.

Aunque en las primeras horas no les hablaron de adelantar la vuelta, finalmente el sábado 14 por la tarde les informaron de que cogían un vuelo con destino Sevilla al día siguiente. La encargada del Imserso los dejó en el autobús y después en el aeropuerto una persona les llevó a los mostradores de facturación. "Ahí se despidió y no tuvimos ningún contacto más", lamenta esta pareja.

"¿Para qué adelantaron el vuelo al domingo? Si nuestra vuelta estaba prevista el lunes", se preguntan Juan Antonio y Nieves

La sorpresa entonces fue que no viajan directos a Sevilla sino que tenían que aterrizar en Barcelona para coger otro avión de Vueling, la compañía con la que volaban, a la capital andaluza. "No entendemos cómo hicieron esto cuando éramos un grupo de riesgo, personas mayores, y Cataluña era uno de los focos", critican. 

"Tras el control de seguridad comenzó el peregrinaje y el calvario", aseguran. Se refieren a los cuatro cambios de puerta de embarque que sufrieron, a la hora y media que estuvieron en el avión sin despegar porque Barcelona no daba permiso, a la incertidumbre si podrían coger el vuelo a Sevilla por llegar tarde y finalmente a la indignación al saber ya en el aeropuerto que durante toda la jornada del domingo no había habido vuelo a Sevilla y no se preveía otro. "Nos habían engañado", se queja Juan Antonio, que cuestiona además que nadie del Imserso estuviera en la capital catalana para recibirlos.

La solución de Vueling les llenó de nerviosismo porque les daban plaza en un vuelo del martes a las 16.00 horas, pero sin alojamiento en esa espera ni comida. "Se trataba de un grupo de personas mayores, con sus tratamientos médicos, que no habíamos comido nada desde el almuerzo y eran ya las doce de la noche", describen. Además en el aeropuerto todos los establecimientos estaban cerrado.

"No entendemos cómo hicieron esto cuando éramos un grupo de riesgo, personas mayores, y Cataluña era uno de los focos"

Allí en el aeropuerto del Prat encontraron a otro grupo del Imserso que esperaba vuelo a Sevilla desde las doce de la mañana. Tras muchas protestas les adelantaron el vuelo al lunes a las 18.00 horas sin la garantía de que no se cancelara. "Por eso, decidimos buscar una alternativa y miramos por internet billetes de AVE para Sevilla", desvelan Juan Antonio y Nieves, que viajaron con otras siete personas así hasta Sevilla.

No fue hasta lunes por la mañana a las 8.30 horas, y ya en Sevilla cogieron otro tren hasta San Fernando. "Lo que no entendemos es para qué adelantaron el vuelo. Si nuestra vuelta estaba prevista para el lunes 16. Lo mismo el Imserso no quería arriesgarse a que se cancelaran todos los vuelos y verse con el grupo en Mallorca", exponen. Tienen constancia de que otros grupos, sin embargo, viajaron con normalidad.

Son muchas las críticas que hacen porque consideran que ni el Imserso ni MundoSenior han estado a la altura. "No viajaremos nunca más con ellos", sentencian.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios