San Fernando Retiran la valla de la obra del Ayuntamiento y queda al descubierto el revestimiento de acero corten

  • Su introducción a modo de contraste en la fachada histórica añade otro polémico elemento a la intervención 

La retirada de la valla del Ayuntamiento deja al descubierto por completo el edifico y su revestimiento de acero corten. La retirada de la valla del Ayuntamiento deja al descubierto por completo el edifico y su revestimiento de acero corten.

La retirada de la valla del Ayuntamiento deja al descubierto por completo el edifico y su revestimiento de acero corten. / D.C. (San Fernando)

Ha sido otra de las señales inequívocas de que el final de la gran obra está cerca. La valla colocada a lo largo de todo el perímetro del Ayuntamiento a principios de 2016 ha empezado a retirarse y ha dejado completamente a la vista la fachada del histórico edificio tras los trabajos de rehabilitación. 

El edificio monumental y toda la escalinata ha quedado al descubierto, así como el revestimiento de acero corten que se ha colocado junto a la escalinata y a lo largo de la parte más baja de los muros del Ayuntamiento; un elemento que evidentemente resulta del todo ajeno al origen constructivo del inmueble y que, precisamente por ese contraste que ejerce en la fachada histórica, está destinado a convertirse en uno de los temas más polémicos de la intervención llevada a cabo y que, por otro lado, ha conseguido reunir numerosos aplausos.

Basta recordar la escasa aceptación de la fuente Tusquets en La Ardila para darse cuenta de ello. No obstante, a pesar de su escasa popularidad -al menos, en La Isla- el acero corten resulta un material especialmente recurrente en la arquitectura al estar realizado con una composición química que hace que su oxidación tenga unas características muy particulares que protegen la pieza realizada con este material frente a la corrosión atmosférica sin perder prácticamente sus características mecánicas. A eso se suma el potente efecto de contraste al que, sin duda, se ha querido recurrir también en la intervención llevada a cabo en este monumento histórico. 

El Ayuntamiento y su escalinata, al descubierto al retirarse la valla. El Ayuntamiento y su escalinata, al descubierto al retirarse la valla.

El Ayuntamiento y su escalinata, al descubierto al retirarse la valla. / D.C. (San Fernando)

No obstante, a diferencia de lo que ocurrió hace unos meses con el rótulo de las Casas Consistoriales que vino a rellenar el hueco dejado por el azulejo del Sagrado Corazón, el revestimiento de acero corten no ha sido una sorpresa para los isleños ya que se había visto ocasionalmente con anterioridad durante la ejecución de las obras. Eso sí, hasta ahora no resultaba claramente apreciable a la vista porque lo impedía, precisamente, la valla perimetral que rodea todo el edificio a esa altura. 

Como ocurrió con el polémico rótulo, cuyo coste todavía sigue dando que hablar, se trata a todas luces de un elemento nuevo y totalmente ajeno a los orígenes constructivos del inmueble; un argumento que ya de por sí siempre resulta complicado de encajar en este tipo de intervenciones pero que, además, fue el que se utilizó hace dos años para, precisamente, justificar la retirada del azulejo del Sagrado Corazón colocado en la fachada. 

Tras la retirada de la valla, que se completará en estos días, la obra queda pendiente ahora de la reurbanización de las calles aledañas al edificio histórico, presupuestadas en unos 600.000 euros. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios