San Fernando

El Cristo de la Vera Cruz se retira del culto para afrontar su restauración

  • La talla considerada como la imagen procesional más antigua de La Isla se traslada hoy a Sevilla

La imagen del Cristo de la Vera Cruz, en su última salida procesional. La imagen del Cristo de la Vera Cruz, en su última salida procesional.

La imagen del Cristo de la Vera Cruz, en su última salida procesional. / román ríos

La imagen del Santísimo Cristo de la Vera Cruz llegará hoy a los talleres sevillanos de Pedro Manzano para acometer su restauración, una intervención que fue aprobada por los hermanos en el pasado mes de abril -justo después de Semana Santa- y a la que el Obispado ha dado luz verde hace apenas unos días.

La hermandad, que además acaba de celebrar también su cabildo de elecciones, se despidió de la talla en la jornada del pasado domingo, en la que celebró un besapié extraordinario con la imagen de su titular -un acto muy emotivo- antes de que fuera retirada del culto. A lo largo de la jornada de hoy, según explicó el hermano mayor, Mariano Domínguez, está previsto que la talla llegue a los talleres del célebre restaurador para dar comienzo a la intervención.

Pedro Manzano se encargará de la intervención, que prevé terminar en Cuaresma

Por el momento se desconoce el tiempo exacto que tardará en reponerse al culto la imagen del Cristo de la Vera Cruz ya que hay numerosas variables que inciden en la restauración y que dependen del estado de conservación de la talla, que se verificará una vez que comiencen los trabajos de restauración en sí. Con todo, la junta de gobierno maneja un plazo mínimo de seis meses. Se prevé así que pueda regresar a La Isla a lo largo de la Cuaresma de 2019 para poder presidir la estación de penitencia que la hermandad realiza cada Miércoles Santo.

El Cristo de la Vera Cruz es, probablemente, la imagen más antigua que procesiona en la Semana Santa de San Fernando y una de las más representativas del conjunto pasional isleño. De ahí la relevancia que cobra una intervención de esta índole. Cabe recordar -el propio hermano mayor lo señalaba a este medio- que no hay constancia alguna de que se haya acometido anteriormente una restauración de la imagen.

La talla del Cristo de la Vera Cruz es de tamaño académico -mide 1,24 metros- y es de autor anónimo. Data del último tercio del siglo XVI o principios del XVII y se atribuye a la escuela castellana.

Por su parte, Pedro ManzaManzano, nacido en San Fernando, es uno de los especialistas en restauración más reconocidos y cuenta en La Isla con varias destacadas intervenciones, como las del Santísimo Cristo Yacente, la del crucificado de la Expiración o, hace más tiempo ya, la de Jesús de Medinaceli. Entre sus trabajos más recientes se incluye la restauración del Santísimo Cristo de las Tres Caídas de Triana (Sevilla). Es licenciado en Bellas Artes con la especialidad de conservación y restauración de obras de arte, forma parte del equipo de especialistas del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía en Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios