Crisis del coronavirus en San Fernando Colegios cerrados: las clases siguen en casa

  • Los centros educativos plantean distintas alternativas para que los niños no pierdan el ritmo de aprendizaje

  • Destaca el aprovechamiento de las nuevas tecnologías que se mezcla con la realización de fichas de ejercicios de las distintas materias

Una niña inicia el día siguiendo las tareas mandadas por su colegio.

Una niña inicia el día siguiendo las tareas mandadas por su colegio. / D.C.

No están de vacaciones. Aunque los alumnos de los distintos niveles educativos están desde hoy sin acudir a clase por el cierre de los colegios e institutos decretado por la Junta de Andalucía para evitar la propagación del coronavirus COVID-19, los equipos directivos de los centros educativos de San Fernando y su claustros han habilitado distintas herramientas y cauces para mantener en cierta medida la rutina de las clases e impedir que las semanas de parón perjudiquen la preparación de los estudiantes. Cada colegio o instituto, dada también la falta de tiempo para organizar las alternativas de aprendizaje, han echado mano de los recursos que disponían, también de los existentes en internet, o planifican hoy los detalles de su propuesta. Las nuevas tecnologías están muy presentes.

En el colegio San Ignacio, por ejemplo, el viernes informaron a las madres y los padres delegados de las orientaciones de trabajo que se planteaban para el día a día en casa. El mantenimiento de unos hábitos y horarios, el fomento del ejercicio físico, la implicación de los hijos en la organización del día, el cuidado de la alimentación o el fomento de la creatividad son esas pautas generales. Pero además en la web del centro, explica su director, José Luis Romero, se han dejado enlace a aplicaciones educativas de distintas materiales y ciclos donde se recoge teoría y prácticas. Propuestas para trabajar la tabla de multiplicar, distintas operaciones matemáticas, el cálculo de la longitud o de la superficie, actividades divertidas para conocer las tildes, el análisis de las oraciones o la ampliación de vocabulario son solo algunas de ellas. 

"La profesora de mi hija nos ha mandado un pdf con la tarea. Hoy toca hacer dos fichas de Lengua, dos fichas de Matemáticas y la primera ficha de Sociales", explica Pilar, madre de una alumna del colegio Casal Carrillo acerca de las instrucciones sobre la primera semana de confinamiento en casa que ha recibido por Whatsapp a través de la madre delegada con la que la docente mantendrá la comunicación. Sus alumnos tendrán que entregar las actividades en un cuaderno cuando vuelvan a clase. A eso se suma una enlace a una web para mantener el aprendizaje del inglés a través juegos, cuentos y ejercicios. La idea es alentar a los estudiantes gracias también a actividades divertidas. El profesor de Música ha remitido en ese sentido un vídeo con una canción del colegio con esa finalidad de animar.

En el colegio Las Carmelitas hoy ultimaban la planificación de trabajo entre los profesores, con un claustro virtual en el que se definió el calendario, la opción de comunicación de cada docente. Las etapas de Infantil y Primaria seguirán activas gracias a las propuestas educativas que se plantean en una web (elcolesigue) que han habilitado. Para Secundaria aprovechan todo el trabajo de digitalización en el que llevan implicados varios años gracias a Google for Education. "Gracias a Google Classroom podrán seguir la videoconferencias. Además han ampliado gratis el número de conexiones hasta el 1 de julio para poder dar clases así", explica Eduardo Ruiz, jefe de estudios del centro y docente innovador certificado de Google. Tres son las opciones que los profesores tienen para seguir sus clases: la mencionada videoconferencia, en la que incluso los estudiantes podrán formular sus dudas pidiendo el turno de palabra; la conexión al escritorio del profesor que "podrá escribir como si fuera una pizarra y los alumnos lo verán en sus pantallas, con la opción de que se conceda permiso a un alumno para que escriba y responda alguna cuestión que formule el profesor"; y el mantenimiento de la clase invertida a través de vídeos subidos. "El profesor sube un vídeo y manda trabajos para la siguiente clase", comenta Ruiz al respecto de esta última alternativa. Un profesor de Plástica por ejemplo seguirá con sus vídeos en Youtube e Instagram con instrucción de lo que tienen que hacer los alumnos. El profesor de Educación Física prepara vídeos para fomentar el movimiento en casa. "Media hora al día, y quiere que los profesores también lo hagamos", añade el jefe de estudios de Las Carmelitas. Los estudiantes contarán incluso con una herramienta para hacer trabajos en grupo.

La creación de contenido se suma así al aprovechamiento que otros centros hacen de los recursos ya disponibles, con un papel importante o complementario de las nuevas tecnologías. Además de seguir haciendo las tareas que se han encargado, en el colegio Juan Díaz de Solís algunos docentes también han indicado enlaces de vídeos de Youtube donde se dan explicaciones sobre determinadas materias. 

A todas las propuestas educativas, también se suman recomendaciones de organización en casa y de actividades de lectura, de relajación, para el movimiento y para el ocio y la diversión con las que disfrutar en familia a lo largo del tiempo que dure el aislamiento en casa. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios