Ayuntamiento de San Fernando El mandato acaba en obras

  • La rehabilitación del edificio consistorial y las obras de la playa, ambas en su recta final, marcan la terminación del mandato 

  • Varias actuaciones se quedan en marcha y pendientes de acabar para los próximos cuatro años: la escuela de adultos, el Mercado Central, la ampliación del centro cívico, el Museo Camarón...

  • Es la 'foto finish' con las que el gobierno de Cavada y Fran Romero llega a las elecciones 

Obras en el solar en el que se levantará el Museo Camarón. Obras en el solar en el que se levantará el Museo Camarón.

Obras en el solar en el que se levantará el Museo Camarón. / Román Ríos (San Fernando)

En apenas cinco días la campaña electoral de las municipales se pondrá en marcha. El mandato toca a su fin. Los cuatro años de gobierno compartido entre socialistas y andalucistas –Patricia Cavada y Fran Romero– llegan a su término con un buen número de obras en marcha y otras tantas proyectadas y a la espera de materializarse.

También, qué duda cabe, con importantes asignaturas pendientes que seguirán presentes en el siguiente mandato y con las que tendrá que lidiar la nueva Corporación Municipal que se constituya a mediados de junio, sobre la que pende además de nuevo la amenaza de la fragmentación política. El incierto futuro del tranvía y todo lo que atañe a la calle Real –incluida la ordenanza municipal específica, que no ha conseguido salir adelante por la falta de apoyo político– será sin duda uno de estos temas pendientes de mayor relevancia, al igual que la terminación del centro de salud de Camposoto.

Pero han sido fundamentalmente tres las obras que han asumido el protagonismo del mandato que ahora acaba: la rehabilitación del Ayuntamiento, la remodelación de los accesos de la playa de Camposoto y la puesta en marcha del Museo Camarón junto a la Venta de Vargas.

Las dos primeras están ahora en su recta final. Más de un millar de ciudadanos ha tenido la oportunidad en los últimos meses de conocer el resultado de la rehabilitación del edificio consistorial, una obra faraónica que empezó a gestarse a finales de la década de los 90 y que se ha impulsado a través de sucesivos mandatos hasta licitarse en los últimos meses de gobierno de Loaiza. Adjudicada en octubre de 2015, ya con Cavada en la Alcaldía, se puso definitivamente en marcha en abril de 2016. Acaba de cumplir tres años y, aunque queda poco para rematar la faena, su terminación –y especialmente la mudanza de vuelta de áreas y servicios municipales– se colará necesariamente en los inicios del próximo mandato.

El Ayuntamiento, con la rehabilitación a punto de terminar tras tres años de obras. El Ayuntamiento, con la rehabilitación a punto de terminar tras tres años de obras.

El Ayuntamiento, con la rehabilitación a punto de terminar tras tres años de obras. / Román Ríos (San Fernando)

Lo mismo ocurrirá con las obras de la playa. En estos días ha podido verse ya el paseo marítimo que discurrirá por el caño prácticamente terminado y se espera que esta parte de los trabajos termine en unas semanas para dar paso a la habitual puesta a punto de Camposoto de cara a la temporada de verano. Aunque, para no interferir con los meses clave, la remodelación de los carriles de circulación y el asfaltado de la calzada se dejará también para septiembre. Esta semana, de hecho, el Ayuntamiento ha formalizado el contrato con la premisa de que las obras no comenzarán hasta después del verano.

Pendientes de acabar están también otros proyectos que han marcado el mandato como la primera fase de la remodelación del Mercado Central, la ampliación del centro cívico de La Ardila o la adecuación en el edificio de los viejos juzgados de la nueva escuela de adultos.

El regreso de áreas y servicios municipales al Ayuntamiento marcará los inicios del mandato que viene

En paralelo, se incluye la gran apuesta de los proyectos de la Estrategia de Desarollo Urbano Sostenible Integrado, la EDUSI. La concesión de las ayudas millonarias de Europa para la ciudad ha dado pie en este mandato a un revolucionario planteamiento para regenerar toda la franja este de la ciudad. Ha sido, de hecho, uno de los temas de los que más se ha hablado en estos años, si bien el mandato se ha ido en los farragosos trámites previos para la puesta en marcha de estas obras, que previsiblemente tendrán que ser licitadas también durante el próximo mandato.

En paralelo, el también llamado mandato de los grandes contratos llega a su término a la espera de que se materialice la puesta en marcha del nuevo contrato de la limpieza, adjudicado a Cespa hace apenas unas semanas. Para el próximo le toca a la concesión de los servicios de agua y alcantarillado, que desde luego no es poco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios