Su propio afán

El tacón y el taco

El golazo de escorpión de Olivier Giroud es, además, el mensaje motivacional del año nuevo

Para un día que voy a hablar de fútbol y no es del Cádiz CF, que sería lo suyo en un columnista de la cantera. Discúlpenme; pero el gol de Olivier Giroud con el Arsenal justifica mi distracción, además de que yo, de fútbol, no entiendo nada. Sí me alcanza, sin embargo, para saber que un gol de escorpión como el que (se) ha marcado es una maravilla técnica. Y estética. Hay quien aventura que, aunque lo metió el día uno de enero, ya es, con toda probabilidad, el mejor gol del 2017.

Pero también hay quien comenta que fue un gol de pura chamba. Esa manía de rebajarlo todo desde la barrera o desde la tribuna, en el fútbol, en la literatura, en la vida, me produce sarpullidos de alergia. Esta vez, un vídeo un poco más largo del gol me permite no atrincherarme sólo en mi prejuicio a favor de la excelencia. En la jugada desde su inicio se demuestra perfectamente el mérito de Giroud en el gol. Para empezar, desde la mitad de su campo, ya da un pase estupendo, abriendo el juego... ¡también de tacón! Lo que demuestra que él lo maneja con maestría. Y a partir de ahí se pega una carrera interminable y vertiginosa de tres cuartas partes del campo a toda mecha para llegar al área rival en disposición de rematar. Luego, está el gol de escorpión picando en el larguero, sí. Pero antes: la prueba del tacón, que no engaña, y la carrera épica, que cansa de sólo verla. Primero, la técnica; después, la épica; finalmente, la estética y la plenitud.

Giroud nos ha dado, de paso (al sprint, mejor dicho), un mensaje motivacional para el año que empieza, en el día en que empezaba. Habrá que hartarse de correr. Y aguantar, si hay suerte, que digan que todo fue por suerte.

El otro día un amable comentarista confesaba que no sabía dónde colar en el Diario su recomendación del calendario del taco del Corazón de Jesús y que, en vista de mi fe del carbonero, la había dejado al pie de mi columna, aunque no tenía nada que ver. Me pareció muy bien, porque ese calendario es muy bueno, y porque yo no aspiro a meter ningún gol de tacón, pero sí con el taco, o sea, a correr como un loco todo este calendario (metafóricamente) y a ver si acierto a meter la pelota de escorpión o de chilena o de un punterazo o de cabeza. Ojalá en el diciembre que viene, tengamos, usted y yo, quien nos diga, despreciativo, que la colamos de chamba. Recordaremos este artículo, y la carrera de Giroud y susurraremos: "Ya, ya".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios