Polémica Elías Ahuja, el gaditano que da nombre al colegio mayor de Madrid con expulsados por gritos machistas

La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Mascarilla en bolsillo, tío en Alcalá

Tiene razón Aguirre al decir que "no hay evidencia científica de que la mascarilla en el bolsillo sea efectiva"

Mascarilla sí, mascarilla no. Desde mañana se podrá quitar en exteriores siempre que no haya aglomeraciones y exista una distancia de 1,5 metros entre no convivientes. ¿Quién establece los aforos? ¿Quién mide las distancias? La responsabilidad y el sentido común de cada cual. Pues apañados estamos. España se quita la mascarilla sin consenso entre las autonomías y sin simetría en la evolución de la pandemia en ellas o entre las ciudades y pueblos de cada región o provincia. Andalucía tiene la mayor incidencia de España con 169,5 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, mientras la media nacional está en 92; con Córdoba en cabeza con 334 casos, triplicando la media nacional y haciendo necesario que su alcalde pida que se mantenga el uso de la mascarilla tras el 26.

Los expertos están de acuerdo en que no es necesario llevarla en espacios abiertos no urbanos (ojo con los apelotonamientos en las playas). Pero también en que no es prudente prescindir de ella en las ciudades hasta que se alcancen los 50 casos por 100.000 habitantes y el 50% de la población haya recibido la vacunación completa. Lo primero solo lo cumplen Baleares, Galicia, Murcia, Comunidad Valenciana, Ceuta y Melilla. En cuanto a las vacunaciones, estamos en el 31%. Tras la molestia de ir enmascarados durante un año y medio, ¿a qué estas prisas? La variante Delta está a las puertas. En Israel, líder mundial en vacunaciones, aumentan los contagios con un 40% de infectados vacunados. En Reino Unido representa la mayoría de los casos con los preocupantes datos de que el 32% de quienes la contraen están vacunados con una dosis y el 10% con las dos, mientras el 45% de los fallecidos tenían una dosis y el 29% las dos, posponiéndose el final de la desescalada.

Sobrado de razón está el consejero Aguirre al decir que poner fin al uso obligatorio de la mascarilla "hace bajar la percepción del riesgo de la población en un momento de incertidumbre, porque vemos un aumento de la incidencia acumulada en otros países como consecuencia de la variante Delta y en España como consecuencia del contagio entre los menores". Añadiendo con ironía que "no hay evidencia científica de que la mascarilla en el bolsillo sea efectiva". La mascarilla en el bolsillo equivale a lo que dice el refrán de quien tiene un tío en Alcalá: ni tiene tío ni tiene ná.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios