Astronomía Una impresionante bola de fuego sobrevuela el Golfo de Cádiz a 69.000 km/hora

La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Llevar el gato de la comisión al agua

Ellos solos se metieron en el embrollo de anunciar, ocultar y negar la dichosa comisión de expertos

No fue la prensa canallesca y reaccionaria la que inventó que existía una comisión de expertos, sino Simón e Illa quienes la anunciaron y Sánchez quien aludió a ella.

No fue la prensa canallesca y reaccionaria la que inventó el subterfugio de que los miembros de esa comisión de expertos tenían que permanecer en el secreto, como si se tratara de los científicos del proyecto Manhattan preparando la bomba atómica o los agentes del Circus de John Le Carré, sino Simón quien se negó el pasado mes de mayo a revelar su identidad para que "puedan trabajar con la suficiente libertad" porque "en todo este proceso que llevamos varios meses las presiones que se dan por parte de la sociedad en general, y de los medios de comunicación en particular, hacen muy difícil que puedan trabajar con la suficiente libertad".

No fue la prensa canallesca y reaccionaria, sino el ministro Illa, quien afirmó posteriormente que "no se creó un comité al margen de la administración pública del Ministerio de Sanidad".

No fue la prensa canallesca y reaccionaria, sino la directora general de Salud Pública, quien afirmó que "no existe ningún comité de encargado de la evaluación de la situación sanitaria de las comunidades autónomas y que decida las provincias o territorios que pueden avanzar en el proceso de desescalada del confinamiento".

No fue la prensa canallesca y reaccionaria, sino el propio Simón que antes había anunciado la existencia de la comisión de expertos y se había negado a dar sus nombres, quien posteriormente dijo que "los informes técnicos de desescalada que dependen del Ministerio de Sanidad son elaborados por sus propios equipos" y que "no había un comité de desescalada" porque "no podemos cargarle una responsabilidad con un cierto grado de oficialidad a un comité externo".

Y no es la prensa canallesca y reaccionaria -que también lo había hecho sin ser atendida- sino el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno quien ahora obliga al Ministerio de Sanidad a dar a conocer los nombres del comité de expertos que primero se anunció, después se negó y finalmente ni lo uno ni lo otro. Reclamación a la que Carmen Calvo ha respondido con estas herméticas palabras dignas de una sacerdotisa de Hermes Trismegisto: "Vamos a valorar la resolución. Vamos a estudiarla. La valoraremos y cuando tengamos una decisión tomada la conocerá públicamente todo el mundo". Ole.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios