La firma invitada

Pascual Vicente Crespo Ferrer

Darwin, el caballero de la evolución

ESTE año conmemoramos el bicentenario del nacimiento de uno de los científicos más grandes, Charles Robert Darwin, nacido un 12 de febrero de 1809 en Shrewsbury (Inglaterra). Fue tan importante su aportación al mundo de la evolución biológica como Lavoissier en Química, Newton en Física, o nuestro compatriota Cajal en Histología del Sistema Nervioso.

Esta aportación darwiniana significó, grosso modo, decir que todas las especies de los seres vivos -incluido el hombre- se hayan sometidas a la selección natural que es la causa que provoca la variación de los individuos en una misma especie y, con el tiempo, la evolución y la diversidad de las especies que mejor se adaptaban al medio.

Para ver cómo nuestro "caballero de la evolución" forjó esta teoría tan revolucionaria y controvertida, analizaremos brevemente algunos factores que intervinieron en su vida y en su desarrollo como hombre observador, crítico y deductivo, es decir, como "científico", término acuñado por Whewell en 1833 y que nunca antes se había utilizado.

En primer lugar, influyó el ambiente donde Darwin creció y vivió los primeros años de su niñez y juventud, esto es, en lo general, en una Inglaterra que cambiaba de la ilustración al romanticismo y, en lo particular, en el seno de una familia acomodada, culta y liberal. En este periodo, su padre es clave. El doctor Robert Waring Darwin quería que su hijo estudiara Medicina como él y su abuelo Erasmus, y lo envió a la Universidad de Edimburgo. Sin embargo, Darwin no se siente atraído por la Medicina, le aburría, y le mandaron a estudiar Humanidades y Teología a la Universidad de Cambridge.

En esta etapa de Cambridge, el profesor John Henslow le acerca a la historia natural. Y le introduce en el ambiente intelectual y elitista de las amistades de la Universidad. Además, le abrió las puertas de su futura dedicación profesional al recomendarle para el puesto de naturalista en el buque Beagle. Darwin se entrevista con el capitán Fitzroy y obtiene dicho puesto.

El 27 de diciembre de 1831 zarpan en el Beagle y tras pasar por Canarias -aunque no pudo visitar Tenerife, una de sus ilusiones-, comienza su periplo suramericano. Lo que está viendo en el Beagle le hace pensar mucho; sabe que es un momento especial para él: "Siempre he creído que le debo a la travesía la primera instrucción o educación real de mi mente", escribe. Pero necesitaba recoger datos, y así nos dice: "Me he convertido en una especie de máquina que observa hechos y deduce conclusiones". En esta etapa del viaje, las Islas Galápagos le causan un profundo impacto y serán importantes en la génesis y configuración de su teoría. Aquí Darwin inicia un cambio de pensamiento en términos de poblaciones más que de individuos, a medida que estudiaba las variaciones que había de una isla a otra.

A su vuelta a Londres, se dedicó a estudiar los datos recogidos en su viaje y, tras la maduración de los mismos, influenciado por las lecturas de Lamarck, Malthus y Lyell, se decide, finalmente, postular la teoría darwiniana tras el contacto con Wallace, que obtenía datos muy similares. Expone su teoría en el libro Sobre el origen de las especies por medio de la selección natural, o la preservación de las razas favorecidas en la lucha por la vida, calificado por él como el "resumen de resumen" y fue publicado el 24 de noviembre de 1859, conmemorándose también en este 2009 el ciento cincuenta aniversario de su publicación. Y ese mismo día se vendieron todos los ejemplares de su primera edición (1.250).

La publicación de dicho libro creó muchas expectativas y agitación pública. Tanto en ambientes científicos como políticos, y religiosos. Darwin explicaba con su teoría cómo una especie daba lugar a otra y, en palabras de Mayr, suponía "un repensar por completo el concepto que el hombre tenía del mundo y de sí mismo".

Y por tanto, desde entonces, gracias a su teoría, nos repensamos, día a día, año a año, y siglo a siglo, las preguntas que siempre, a todos, nos han importado: ¿Cuál es nuestro origen? ¿De dónde venimos? Y, en definitiva, ¿qué y cómo somos?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios