Tenía escrita y lista para mandar mi colaboración de los sábados en este Diario de Cádiz. Pero al leerlo me encuentro con una noticia, para mí sensacional, como es que la palabra "sieso", que ya figuraba en el diccionario de la RAE, con su significado científico-anatómico de "parte inferior del intestino recto, en la cual se comprende el ano", aclarando que la palabra viene del latín "sessus", que significa asiento y que ahora se incorpora al diccionario con el significado que se le da en Cádiz, aunque académicamente expresado de "dicho de una persona: desagradable, antipática, desabrida" y digo que este es el sentido que se le da en Cádiz, porque aplicar a una persona, con este significado, la definición, es exclusivo de esta ciudad trimilenária. Estoy dispuesto a admitir que cuando hablo de Cádiz, incluyo a toda la provincia, con los límites que la configuró Javier de Burgos, pero no a extenderla como si fuere una ocurrencia de todos los andaluces.

Me siento especialmente orgulloso de este reconocimiento porque el 24 de octubre de 2013, publique en Diario de Cádiz un artículo que titulé "palabras representativas", que puede usted consultar en la hemeroteca de este Diario. En el artículo contaba que se había celebrado en Panamá el VI congreso de la Lengua Española al que asistieron representantes de los 22 países, que la tienen como lengua oficial y se mencionó a Cádiz, porque la tolerancia, respeto y democracia, fueron los valores que inspiraron en nuestra ciudad la creación de un espacio cultural.

Por ello El País discurrió un "atlas sonoro de las palabras más autóctonas del español" para discernir cuál es el vocablo más antiguo o que represente mejor a cada país de habla hispana, pidiendo a 21 escritores que eligieran la palabra más autentica en su respectivo país. Para Méjico la palabra fue "pinche" (que no significa como aquí ayudante de cocina, sino lo peor de personas y cosas). En Argentina "boludo" y para España, Alvaro Pombo propuso "contradios" con el significado de disparate o cosa absurda y pedían que el quisiera propusiese la palabra que consideraba más representativa de su país, para aportarla a la edición digital del diccionario de la Academia.

En mi artículo pedía que en Andalucía se pudiera hacer una encuesta parecida y en el caso de Cádiz, aunque otras palabras, como "picha" podían aspirar al primer rango, yo sugería la palabra "sieso" y terminaba escribiendo "¿qué opina usted?

Para mí es una satisfacción este reconocimiento académico porque sin él nuestro "sieso" (con sus variantes de "pedazo de sieso", "valiente sieso" y "sieso manío") no podrían optar a ese rango. Vuelvo a preguntarle ¿qué opina usted?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios