retrato a dos caras

pepe / monforte

Antonio Rosales 'El del Corralón' Un hombre con papa

Hace ya un montón de años, Antonio lo cuenta en bajito, iba con su maestro en lo de freir las papas, Paco: "No me acuerdo de su apellido, pero ibamos a Sevilla, a comprar el género". En los bolsillos llevaban unos papelitos que por entonces utilizaban los diabéticos para mirarse el azúcar. Cuando nadie los miraba, con disimulo, realizaban un infalible control de calidad. Cogían una papa de un saco, la abrían, le metían dentro el papelito y si daba "positivo", si la papa tenía el "azúca" alta, no servía pa freir…porque se ponen negras.

La historia la cuenta mientras deposita una gran bolsa de patatas fritas, de las que los finos llaman "chips", las de feria, las finitas y crujientes, en su expositor del asador "El Corralón" desde donde hace más de 20 años ejerce como gran maestre de la papa frita del barrio de La Viña, San Lorenzo y parte del Mentidero.

El sitio lo tiene escamondao. Igual que él, que lleva una camiseta blanca, por fuera, que llama la atención por su blancura. Lo podrían llamar para hacer un anuncio de detergentes…ni un lamparón. En el pecho, en chiquitito, una inscripción que pone Asador de pollos El Corralón. Pantalon de cocinero, azul, de acuadritos y a los pies unos zapatos deportivos, de cordones, de estos con un toque fosforito. Hay que estar cómodo ante tanto trajin.

A sus 64 años, gafas redonditas, como de sabio, luce moreno, bigote, pero bien afeitao. Le gusta irse a pescar con su hijo, Antonio, que tiene una sucursal de su asador en Puerta Tierra. "Pero me gusta coger el pescao…luego comérmelo, menos". El expositor donde Antonio trocea los pollos a cuartos antes de ponerle la salsita, tiene pegadas las fotos de sus hazañas pesqueras con piezas de esas que ocupan medio cuerpo. En medio de las corvinas y las urtas, una foto de su hija Estefanía cuando se licenció en Ciencias de la Educación…que ese es uno de los grandes logros de la familia. En la puerta, para que nada malo entre "paentro" una foto del niño Jesús de Praga coronado y otra de la Virgen ¿Qué Virgen es, Antonio?..."No lo sé, de eso se encarga mi mujé"… arreglao vamos, porque yo de marcas de virgenes también estoy poco puesto.

Rosario Torres Guerrero, su mujé, le ayuda en el negocio. Han tenido 4 hijos: "dos varones y dos niñas". En lo de freir papas lleva más de 20 años. "No me acuerdo exactamente cuanto". Sucedió en el negocio a Cristóbal Brenes Fernández, que se jubiló y a un francés que fue el que creó el celebre freidor papero.

Antonio le sumó a las papas fritas que freía Cristobal el asador de pollos, por aquello de ofrecer algo más. Ya venía "aprendio" después de una larga experiencia de chicucho y encargado de "armacén" en "El Gallo" en la esquina de la calle Diego Arias con Ercanación.

Le salió lo del Corralón y no se lo pensó. Lo de los almacenes estaba ya por entonces tocaito y lo del asador de pollos prometía en una España que había descubierto el pollo asao de los domingos, para que las mujeres no tuvieran que guisá en fiesta de guardá.

¿Dónde está el secreto de una buena papa frita, Antonio?..."Lo fundamental es la materia prima. Tiene que ser una papa que tenga poco azúcar para que se quede rubita". Luego viene lo de cortarla bien. A mi me gusta un poquito más gordita y freírla en condiciones. Utiliza aceite de girasol en un gran perol en el que caben más de 20 litros. Añora los peroles antiguos "donde se freían las papas muy bien".

Los días que más papas fritas se venden son los de Nochebuena y Nochevieja, porque nos es lo mismo recibir el año con las papas de Antonio, que con Matutano. Su gran éxito de "marketing" durante estos años han sido sus bocadillos de pollo asao a los que bendice con un poquito de salsa…bendición de Dio…esto si que es estudiar el mercado.

El mejor dia de ventas Navidad y Año Nuevo

Nunca mejor dicho Antonio… sabe buscarse las papas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios