El pinsapar

Andalucía quilombo

Poner una cruz de hierro en lo alto del cerro es motivo para ofendiditos, las corridas son maltrato y lo que vendrá

La dulce Inés Arrimadas vestida de gitana, sonriendo en una preciosa fotografía de Miguel Ángel González, nos anunciaba ayer en el Diario lo que llega: "Si el PP nos cambia por Vox, en Andalucía sólo habrá lío y bronca". En verdad no será lo mismo que con Juan Marín y Ciudadanos, parece obvio. Porque es verdad, Olona no es Marín. La brillante e híspida señora enfadada de Vox, no es el hombre que conoce sus limitaciones y se viste todas las mañanas de modestia y vicepresidente de Juanma Moreno, que también conoce sus limitaciones y se levanta también con el ánimo similar, para servir a los andaluces lo mejor que se pueda desde sus carestías. Muchos se fueron a Ciudadanos por los "moditos" de líderes como Inés Arrimadas y Albert Rivera, que acabó estrellándose contra la pared de sus propios y graves errores estratégicos. Sin ir más lejos, oí los mensajes que dio la Directora General de Turismo de la Junta, Marián Adán, en el Congreso de FECOAN en la capital del Santo reino de Jaén. Digo que me pareció juiciosa, muy sensata y razonable, muy Ciudadanos. Y pensaba yo, ¿va realmente a caer esta gente competente y necesaria? De creer a las encuestas, sin duda. Pero también si no se presta oídos a mensajes como el de la jerezana que ganó las elecciones en Cataluña pero no sumó lo suficiente para constituir un gobierno en Barcelona. Creo que llegará la bronca y el lío aún en el mejor de los casos, que el PP se vea obligado a abrirle San Telmo a Vox y se haga realidad lo que dirá Abascal, que a la señora Olona se le ha puesto cara de vicepresidente de Andalucía. Aunque muchos vean como un horror una Andalucía de la bronca y el lío, una Andalucía quilombo. Porque no hemos venido siendo así en los últimos años. Antes al contrario, todo ha venido discurriendo por cauces amistosos, cauce de evitación de colisiones dañinas. Quiero decir que creo haber vivido en esa Andalucía, ya hay que establecer categorías con mucho cuidado y atención. Porque hay señales de la cercanía del quilombo, y de las enormidades, como lo que ha dicho (al parecer) una dirigente de izquierdas andaluza de los Reyes Católicos (1475-1504) , o sea, un juicio político de una monarquía del siglo XV, empeñada en unificar los reinos peninsulares y construir una gran Nación y un Estado moderno y eficiente. Todo en revisión, pues, nada es eterno, poner una cruz de hierro en lo alto del cerro es motivo para ofendiditos, las corridas son maltrato animal y lo que vendrá con la tensión y los extremos…

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios