Quién es el responsable del patrimonio histórico de las ciudades. El patrimonio ¿es público o privado? ¿Puede el patrimonio histórico privado situado desde hace años en una ciudad emigrar a otra localidad sin previa comunicación a las autoridades locales? ¿Cuida la ciudad su patrimonio? La FEMP en 2014 constituyó el plan de Gestión del Patrimonio Histórico Cultural.

Siempre ha sido una preocupación el desorden, por decirlo de una manera suave, que ha existido en nuestra ciudad sobre la dejadez y la pérdida del Patrimonio artístico, histórico y cultural. Hace unos días conocíamos la preocupación del Defensor del Pueblo Andaluz por el estado calamitoso de la Casa Lazaga. Pero el escándalo que ha producido en la opinión pública la desaparición, y posterior aparición, de las figuras de la Roldana de la Catedral de Cádiz, nos hace reflexionar sobre la custodia del patrimonio de nuestra ciudad. ¿Tiene la ciudad catalogado e inventariado su patrimonio? ¿Saben los responsables municipales el patrimonio histórico cultural que posee nuestra ciudad? Me atrevo a decir que no. Ni está inventariado, ni se sabe que bienes posee La Isla.

Nuestra ciudad tiene mucho patrimonio en entidades religiosas, sociales, militares. Pero aunque sean propiedad de ellos ¿pueden salir de la ciudad? ¿No pertenecen también a la ciudad donde llevan depositados desde la creación de estas entidades? Yo opino que todo bien cultural debe formar parte de la Administración Pública. La Isla ha perdido gran parte de su patrimonio y mucho con la pasividad y permisividad de sus dirigentes. El expolio de la Casa Lazaga, donde toda su histórica cultural acabó en contenedores de basura. La historia de la fábrica de San Carlos tirada a la calle. Yo he visto libro de visita con firmas de personajes históricos y cuaderno de bitácora en manos privadas recogidos de los contenedores.

Sabemos que las entidades religiosas han sido las depositarias de una gran patrimonio cultural y más las órdenes religiosas. Son de su propiedad, pero también pertenecen a la ciudad donde han estado depositada, algunas centenaria. Por consiguiente, es licito que el cierre del Convento de las Capuchinas lleve consigo la perdida para la ciudad del poco patrimonio que quedaba. Igual ocurre con la Compañía de María, que ante la pérdida de religiosas han sacado de la ciudad todo la magnífica colección de arte sacro que poseía el convento. Igual ha pasado con las Carmelitas. Y con el antiguo archivo y una magnífica pintura del Patrón de la ciudad del Hospital de San José. Nada sabemos de la Iglesia Mayor considerada BIC. Ni tampoco de lo que posee el Convento del Carmen. Y recordemos que algunos de estos inmuebles han sido restaurado con dinero público. Y nada sabemos de lo que guardan las Fuerzas Armadas y lo que ha volado a otros lugares.

Y podríamos preguntarnos por el patrimonio arqueológico, escudos heráldicos desaparecidos y más. Pero creo que después de los hechos acontecidos con la imaginería de la Roldana la ciudad debería empezar a preocuparse de su Patrimonio.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios