El sicólogo Javier Urra ha ofrecido una charla en las instalaciones del colegio ‘El Centro Inglés’ con un clarificador título: “Déjale crecer: riesgos de la equívoca educación sobreprotectora”. Psicólogo forense especialista en sicoterapia y pedagogo terapeuta, Urra cuenta con una larga trayectoria que le ha llevado a escribir diversos libros sobre educación infantil y ofrecer numerosas charlas. Doscientas personas acudieron a la cita, en la que dijo cosas certeras como que “conocer las adversidades también enriquece” o que “actualmente hay que educar no solo a los niños, sino también a los padres”.

A mi humilde juicio, uno de los mayores problemas que padece la educación es el buenismo. El buenismo se traduce, por ejemplo, en quitarle autoridad al profesor, no vaya a ser que el alumno desobediente adquiera un trauma del que no pueda liberarse en toda su vida: es así que se otorga a los gamberros el derecho preferente a molestar a quienes cometen la osadía de querer aprovechar las clases. Otra de las manifestaciones buenistas consiste en querer eliminar los deberes o en permitir la impunidad del acosador a costa del sufrimiento del acosado. Otra es interpretar la evaluación negativa del informe Pisa como una afrenta a determinada comunidad, en lugar de plantearse si tiene razón y, en caso positivo, cuáles son las actuaciones para mejorar esos índices. O creer que la panacea está en disminuir el número de alumnos por docente o que el aprendizaje no tiene por qué implicar esfuerzo.

Por puro sentido común deduce uno que la sobreprotección a los escolares corre un serio riesgo de generar personas carentes de resiliencia una vez la vida les obliga a abandonar el acogedor útero familiar.

La conferencia de Urra se enmarca en las actividades y charlas públicas que El Centro Inglés viene organizando con motivo de sus 50 años de vida. Cumplir 50 años no es fácil para una empresa, tampoco para las educativas. En este caso hablamos además de una entidad que ha crecido mucho y bien y que supone uno de esos emblemas de los que El Puerto de Santa María puede presumir. Felicidades por ello.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios