La difusión de un correo electrónico enviado por el alcalde, David de la Encina, a la directora gerente de la Fundación Andalucía Emprende, Vanessa Bernad, en el que se refería a sus obligaciones laborales y la mejor preparación de su candidatura a los comicios municipales de 2015, y la consiguiente postura de la asamblea y el consejo local de IU de romper el pacto de gobierno si el regidor no dimite antes de la primera hora del lunes, constituyen dos episodios más de la deriva del gobierno local.

El acuerdo forjado para impedir que el PP, la lista más votada, se hiciera con la alcaldía, por encima de las diferencias programáticas de sus firmantes, ha demostrado ser negativo para El Puerto. A la expulsión del tripartito de Levantemos al año de la rúbrica, con la posterior creación de un bipartito en minoría, se une ahora la solicitud de dimisión del alcalde por parte del socio de gobierno que quedaba, dimisión para la que pide que el PSOE intervenga por tierra, mar y aire, dimisión que, si no se produce, supondrá mañana la previsible ruptura del pacto y dejar al frente del Consistorio a un ejecutivo de 6 concejales (ni la cuarta parte de la Corporación, que forman 25 ediles).

El Puerto de Santa María no se merece esto. Desde el obvio respeto democrático a todas las formaciones entiendo que quienes ya han demostrado tal hoja de servicios carecen de elementos para hacer pensar que los próximos cuatro años sean más provechosos de lo ya visto, como entiendo también que los partidos que, resguardados bajo su marca, retrasan hasta el último momento la presentación no ya solo de sus listas sino incluso de quien las encabeza, conducen con su actitud a recelar de su facultad transformadora.

Frente a esas circunstancias, creo que el proyecto que lidera Germán Beardo en el PP, un proyecto con buenos profesionales para las distintas áreas de gestión, se erige como el más convincente de los que se presentan a las elecciones municipales del 26 de mayo, como el más capacitado para conseguir que El Puerto de Santa María sea esa ciudad que los portuenses piensan que puede llegar a ser, una ciudad que ponga en valor su indudable potencial.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios